martes, 30 de marzo de 2010

Condeno la corrupción pero no perdono a los corruptos

Para mí, como ateo y liberal, lo único sagrado que hay es el dinero público, que es el dinero que nos quita el Estado, a la fuerza, para sufragar sus gastos. Si los gestores de lo público tuviesen tan alto concepto de dichos dineros como yo, se cuidarían mucho en despilfarrarlo, es más, tratarían cada céntimo con el cuidado y, porque no decirlo, con el cariño con que lo trata una honrada madre cuya familia le cuesta llegar a final de mes.

Por eso me molesta muchísimo cuando veo como se malgasta el dinero público, y se pueden imaginar lo que pienso cuando alguien mete directamente la mano en el cajón del Estado. Pero si, además, es del PP, el mosqueo que pillo ya es de campeonato.

A los políticos chorizos, yo les encerraba hasta que devolviesen todo lo robado con sus intereses correspondientes. Porque estos pájaros nos han robado a todos aprovechando las potestades que les da el cargo que ostentan. Pero si son del PP, en mayor o menor medida, llegaron a ese cargo con mi ayuda. Además, como soy militante de dicho partido, siempre hay alguien que te vincula, que te hace responsable, que te toca las narices con el tema. Y eso es algo que no me agrada en absoluto.

A uno, que intenta ser honrado y decente en su quehacer diario, no le gusta que le relacionen, aunque sea de forma muy indirecta y lejanísima, con personajes que se lo han llevado crudo. El PP debería ser mucho más diligente y contundente con los corruptos de su esfera porque, además del beneficio directo, se cargarían de razón para condenar la corrupción de los ajenos.

No me sirve la excusa de que el PSOE oculta a sus chorizos y que solo habla de corrupción para ganar votos, allá ellos. Si los socialistas crían chorizos, tendrán muchos y les pasará como en tiempos de Felipe González.

lunes, 29 de marzo de 2010

El mal ya está hecho

Parece que sí, que ahora es la buena, que por fin sale la sentencia del Estatuto de Autonomía de Cataluña. Que más dará, que anulen mucho o que anulen poco, si el mal ya está hecho. El famoso “Estatut” ha sido la puntilla que ha matado a la Constitución de 1978, que tenía en su interior –en el Título VIII– su propio mecanismo de autodestrucción. Ya solo falta enterrarla, que me temo que lo harán sin funeral y por la puerta de atrás.

Por otro lado, si queremos salvar la Nación –a la española me refiero– solo nos queda empezar de nuevo, con una nueva Constitución, que nazca del consenso, como la del 78, pero con la experiencia de los treinta años pasados. El espíritu de consenso y generosidad que hubo entonces ahora no lo hay. Y con la actual casta política, ni creo que lo haya, ni ellos creen que haga falta. Así nos va.

Además, ¿qué hemos aprendido en estos treinta años?:

Qué por muy generosos que seamos nunca habrá acomodo, dentro de España, para los nacionalismos. Que su visión totalitaria de la nación y del papel de los súbditos dentro de ella es incompatible con un estado de libertades.

Que hay ciertas cosas que deben ser inamovibles sin el concurso de toda la Nación.

Que ya no tenemos el espadón sobre nuestras cabezas. Igual en el 78 tampoco era para tanto pero fue utilizado por algunos para presionar.

Que ya no tenemos que elegir entre marxismo o el capitalismo. O al menos eso espero.

Y por último y más importante, que se puede, y se debe, contar más con el pueblo soberano para definir la carta magna.

¿Cómo debería ser esa Constitución?:

Consensuada, pero entre los que desean ser españoles, sino volveríamos a cometer los mismos errores que en 1978.

Debatida, no solo en las Cortes sino también entre los ciudadanos. Aquí estaría bien aplicar a los medios de comunicación su obligación de servicio público como consecuencia de su concesión pública, para esto sí que está.

Que deje meridianamente clara la separación de poderes, con sus mecanismos para reforzarla y con sus contrapesos. Esto es fundamental para que España sea una verdadera democracia. Más estado y menos gobierno, que es lo contrario de lo que tenemos ahora.

Que quite poder a los partidos políticos. La democracia no puede sostenerse solamente en los partidos. Esta es una las grandes taras de la España actual, que no tenemos democracia sino partitocracia.

Y que algunas principios básicos o temas polémicos los decida el pueblo a través de referéndums previos: la cadena perpetua, el encaje de la Iglesia en el Estado,… ¿la monarquía?

No es más que una idea pero ahí la dejo.

miércoles, 24 de marzo de 2010

El PP no quiere creer a Mayor Oreja, allá ellos

El PP prefiere creer que Zapatero les está siendo leal en la lucha contra la banda terrorista y comunista de Eta, que creer, como casi todo indica, que sigue negociando con ella, pues allá ellos. Jaime Mayor Oreja puede equivocarse en muchas cosas pero cuando es en el tema de Eta rara vez lo hace.

Soy consciente que asumir la tesis del exministro de Interior provocaría tener que replantearse el apoyo al gobierno de López en la Comunidad Autónoma Vasca o volver a la tensión de la pasada legislatura, entre otros inconvenientes. Pero esconder la cabeza bajo tierra en este tema, rezando para que no sea verdad, traerá consecuencias peores. Y no me refiero simplemente a que el PP pierda las elecciones de 2012. Negar la realidad nunca ha sido buena política, aunque esa realidad nos incomode.

Mucho se ha escrito sobre las declaraciones de Mayor Oreja y sus consecuencias, y por eso voy a recomendar unas cuantas lecturas:

“Incalificable” de Francisco José Alcaraz. Respuesta al PSOE por los ataques proferidos contra Mayor Oreja.

Mayor puede equivocarse” de Agapito Maestre. Un buen análisis, como casi todos de este catedrático de filosofía, sobre el tema.

Mayor Oreja, un juguete roto del pasado” de Antonio Casado. O como puede llegar un tonto tan alto, porque este es bobo desde siempre que no es de ahora.

lunes, 22 de marzo de 2010

Chiste


Por Ferran Martín

Pensar en España es pensar como echar del poder a Zapatero

Un gimoteante José Blanco declaró, ayer, en Canarias: “El señor Rajoy tiene una dosis de avaricia, sólo piensa en él, sólo piensa en hacer daño al Gobierno aunque haga daño a España y a los españoles. Si el populismo cotizara en bolsa, con Rajoy estaríamos en máximos históricos”. Esto lo dice el ministro más populachero, con permiso de su tocayo don José Bono, del gobierno más tercermundista que ha habido en España en toda su historia, y mira que es larga la historia de España.

Si yo fuese Rajoy le habría contestado, que el mejor servicio que se puede hacer a España y a los españoles es echar a Zapatero del gobierno. No por el mal que nos lleva haciendo estos seis años sino por lo que nos puede hacer los próximos dos. Porque un presidente socialista con las encuestas en contra, ya lo vimos con González, se convierte en un ente altamente peligroso.

No es que se negase a reconocer la crisis, o que no haga nada para paliarla, o que no quiera acordar nada para salir de ella. No es que toda la legislación aprobada sea para dividir a los españoles. No es que haya debilitado las instituciones para conseguir el poder o mantenerse en él. No es que se encamase con la banda asesina y comunista Eta. No es nada de todo eso lo que nos debe preocupar, es lo que puede llegar a hacer a partir de ahora para conseguir ganar las elecciones de 2012.

Y revisando la historia de España desde el año 2002, yo me espero cualquier cosa. Este personaje no tiene límites, ni nadie que le frene.

jueves, 18 de marzo de 2010

Señor

Más allá de la extrañeza que me produce la dimisión de Juan José Güemes y el abandono de la política por su parte, he de reconocer que ha dado una lección de señorío que muchos deberían aprender.

Se nos van los mejores, el otro día Pizarro, hoy Güemes. Menos mal que al ser solo abandono del polítiqueo, alguno de ellos podrá volver cuando se pueda hacer POLÍTICA, así, en mayúsculas.

El error de Eta

Recomiendo muy encarecidamente leer el artículo de Pascual Tamburri, que ha colgado en elsemanaldigital.com, cuyo análisis comparto totalmente.

Desde marzo de 2010 podemos añadir un dato más: la banda agoniza, y no tanto por los éxitos policiales, las detenciones y la debilidad acumulada, entre otras razones porque ésta ya fue compensada por la transfusión de energía derivada de la tregua de Zapatero y de su presencia en las elecciones anteriores gracias cálculos socialistas. ETA agoniza porque acaba de cometer el error que todas las generaciones anteriores de asesinos han evitado desde la fundación del grupo de criminales marxistas.

El terrorista abertzale Joseba Fernández Aspurz, formando parte de un grupo de delincuentes que intentaba robar vehículos de un concesionario de BMW en las afueras de París, asesinó en la noche del martes 16 de marzo al suboficial de la Policía francesa Jean-Serge Nérin. Es la primera vez en su historia que la banda mata a un servidor de la República Francesa. Puede ser, también, la última.

Léalo aquí completamente.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Tortas a la siniestra

Carnicero, ¿solo te acuerdas de la censura cuando se te aplica a ti? Que majo.

Chiste


Por Malagón

Eta mata en Francia

Unos terroristas, miembros de la banda comunista Eta han matado a un gendarme francés, tras un tiroteo, cerca de Paris. Desde aquí mis condolencias a la familia del sargento Jean-Serve Nerine, sus amigos y al pueblo francés, por su asesinato.

Si alguien aquí, en España, o allí, en Francia, no sabía lo que era Eta, o se le había olvidado, que simplemente observe.

martes, 16 de marzo de 2010

Ni la muerte de Delibes respeta

Ya puede Antonio Fernández “Fer” presumir de haber leído la obra completa de Miguel Delibes e identificarse con él todo lo que quiera, que lo único que ha conseguido con la publicación de la viñeta “homenaje” al escritor fallecido, en el Avui, es demostrar que su sectarismo patológico no respeta ni a los fenecidos.


Y estos catetos del Norte de Castilla que son capaces de ensalzar semejante ignominia, que no creo que al que fuera su director más ilustre le hubiese hecho mucha gracia, simplemente porque lo hacen en un periódico de fuera y además en catalán, que es más moderno. Como si el Avui fuese algo más que una subvención impresa.

A diferencia de “Fer”, que desea la muerte de sus enemigos políticos –no es capaz de considerarlos adversarios–, yo sí que le deseo que viva muchos años, para así poder ver como se degrada moralmente como un Tiberio cualquiera. Y además deseo que los medios donde publica, el jueves y el Avui, duren mucho tiempo para así poder seguir ignorándole durante muchos años más. Que si no es por los bobolones del Norte ni me entero.

Son estas cosas las que hacen que me reafirme en lo que he dicho muchas veces: en este país ser de derechas es de las pocas cosas honradas y decentes que se puede ser hoy en día. Porque si eres de izquierdas, más pronto que tarde, tienes que coincidir con gente como este “humoristero” y la verdad, que quieren que les diga…yo tengo hijos.

domingo, 14 de marzo de 2010

Jesús Cacho y el 11M

Lleva varios domingos, el periodista Jesús Cacho, escribiendo buenos artículos en su sección Con lupa de elconfidencial.com y por eso, hoy, también me hago eco de ello.

La memoria. Se cumplió el jueves el sexto aniversario de los atentados terroristas del 11-M en Madrid, una fecha que ha marcado el devenir español como lo hicieran el 18 de julio de 1936 o el 20 de noviembre de 1975, por citar solo dos, trascendentales, en la reciente Historia de España. Casi 200 muertos y cerca de 1.000 heridos como cortejo fúnebre para un cambio de Gobierno que ha resultado ser mucho más: casi un cambio de modelo social propulsado por las iniciativas legislativas de un Ejecutivo que, deliberadamente o no tanto, ha intentado una gran operación de ingeniería social reescribiendo, primero, la reciente historia de España desde al año 1936 para acá [algo que obviaron todos los Gobiernos de la democracia, incluidos los de Felipe González], y remodelando, después, o tratando de hacerlo, el “inconsciente colectivo”, en terminología de Jung, de los españoles, mediante una batería de leyes destinadas a alterar las pautas de conducta moral de los ciudadanos.

Si el intento de cambiar usos y costumbres ha sido drástico, no han sido menores las novedades introducidas, por la puerta falsa de la modificación de los estatutos de autonomía, en la organización territorial del Estado, con el catalán como punto de no retorno, diga lo que quiera en su día el Constitucional. En realidad, los cambios introducidos, o su mero intento, han sido de tal calado que obligan a replantear en toda su crudeza la cuestión fundamental del quid prodest referida a la masacre del 11-M. La sentencia del tribunal que presidió en juez Gómez Bermúdez en ningún modo puede apaciguar las conciencias de aquellos ciudadanos libres poco acostumbrados a comulgar con ruedas de molino. La versión oficial no es creíble, salvo para estómagos acostumbrados a digerir piedras. Ni teorías conspiratorias estilo Orquesta Mondragón, rozando a veces la paranoia, ni soluciones de conveniencia que ni han conseguido identificar a los culpables de la masacre ni, mucho menos, a sus autores intelectuales. Los atentados siguen despidiendo el mismo tufo que exhalaban pocos días después de ocurridos: operación típica de servicios secretos, en cuyo abecedario figura la posterior eliminación física de los autores de la matanza (Leganés) para borrar pistas. ¿Servicios secretos extranjeros con apoyos puntuales internos, o viceversa? La pregunta clave sigue siendo esta: ¿quién marcó la fecha para volar los trenes justo tres días antes de unas elecciones generales?

Siga leyendo aquí.

Coda:
“Seis años después de la matanza, lo peor que se puede decir de los españoles es que no hemos sido capaces –Gobierno y sociedad civil- de dar una respuesta cabal al puzzle del 11-M, incapaces de resolver la masacre desde un punto de vista estrictamente criminal, al margen de los componentes políticos involucrados en el suceso.”

Pero, al menos, algunos lo han intentado. Tú y tu periódico online, no.

jueves, 11 de marzo de 2010

Chiste


Por Puebla

Sexto aniversario de la masacre del 11M: No olvidar lo inolvidable

No se me ocurre mejor homenaje para las víctimas del atentado de los trenes de Atocha, que reproducir el artículo publicado el año pasado en Libertad Digital, “No olvidar lo inolvidable”, por Grabiel Moris, padre de un fallecido en dicho atentado.

Ahora se cumplen cinco años y un mes de la mayor masacre terrorista sufrida en Europa. A pesar de todo el tiempo que ha transcurrido, creo no equivocarme al afirmar que estamos tan lejos o más del conocimiento de la autoría que donde estábamos en los días en los que ocurrió. ¿Cómo puede explicarse esta realidad en un país de la Unión Europea que fue una de las primeras nacionalidades que surgieron en ella?

Por citar sólo tres hechos. En un principio, se nos habló de varias tramas y se detuvo a más de cien personas que entonces se relacionaron con la masacre. Todavía hoy se habla extraoficialmente de una cuarta trama. Pero desde mi óptica, ni a nivel judicial ni a nivel parlamentario se ha podido comprobar o demostrar con evidencias la existencia de dichas tramas. Respecto al alto número de detenidos, podemos decir que en el juicio y en la condena del Tribunal Supremo resultó un globo pinchado, ya que sólo se ha condenado a tres personas como autores sin explicar a cuál de las tramas pertenece cada una. Es más, respecto al único condenado por su presencia en los trenes, se ha demostrado que la noche anterior a la matanza estuvo en un gimnasio, existiendo registros que prueban su presencia en el mismo. El lector puede sacar sus propias conclusiones. Eso sí, ni los medios de comunicación ni ninguno de los poderes públicos ha desmentido esta investigación periodística.

Recordemos el papel de la oposición durante el atentado y el período de transferencia de poderes. El hoy presidente del Gobierno propaló la falsa información de que había terroristas suicidas en los trenes. Fueron muchos los que pensaron que si la autoría era de ETA, las elecciones las ganaría el partido en el gobierno. Mientras que si hubiera sido de carácter islamista, las ganaría el partido que las ganó. Es lo que entonces más preocupaba a los que, lejos de ayudar en la investigación, sólo reflexionaban sobre cómo iba a influir nuestro sufrimiento en el resultado electoral.

Poco después, el poder legislativo, a petición del principal partido de la oposición, creó una comisión de investigación con la supuesta finalidad de depurar las responsabilidades políticas del atentado. La comisión se cerró sin cumplir su objetivo. No sólo pudimos constatarlo, también vimos con estupor cómo los que nada investigaron mostraron su autosatisfacción por los trabajos no realizados.

El gobierno recién estrenado, que desde la oposición prometía aclarar el atentado, no sólo urgió el cierre de la comisión, sino que con el apoyo de todos los grupos parlamentarios excepto el Popular, trató en todo momento de olvidar y hacer olvidar a todos lo que con tanta fuerza exigió los tres días anteriores al 14 de marzo de 2004.

En lo que al Poder Judicial se refiere, podemos decir que el desastroso sumario difícilmente hubiera permitido llegar al conocimiento de la verdad. A pesar de ello, la vista pública se inició con un tribunal que nos hizo albergar esperanzas. Sin embargo, las pruebas que se presentaron dejaron mucho que desear. Es más, las mentiras y contradicciones de algunos testigos fueron patentes. Pese a todo no hubo deducción de testimonio para ninguno de los que declararon. El juicio finalizó con la sentencia conocida por todos.

Sobre las piezas que permanecen abiertas, yo, al menos, no sé cómo se están tratando. Lo que sí me consta es que en buena medida las peticiones de las partes fueron denegadas. Entre ellas, la visualización de las grabaciones realizadas durante la pericia de explosivos, a las que considero que tenemos derecho al menos los peritos que intervenimos en ella. Por último, la sentencia del Tribunal Supremo tampoco aportó grandes cosas. Ni antes ni después se pudo establecer la autoría intelectual del atentado.

Hoy -a pesar de que el 80% de los españoles considera que no se conoce la verdad- el silencio es casi unánime. Ignoro el interés que los poderes públicos puedan tener en olvidar lo inolvidable. ¿Qué podemos pensar las víctimas que tenemos infinidad de preguntas sin contestar? ¿A quién le importa?

En cualquier caso, ya pueden perder toda esperanza. Nunca vamos a dejar de preguntar. Y no sólo con intención de responder a lo que tanto nos importa. También para que nadie vuelva a sufrir lo que nosotros sufrimos. O el Gobierno, la oposición, los jueces, la fiscalía y la Policía nos ayudan a contestarlas, o desde la impunidad que se les ha ofrecido, los que causaron tanto sufrimiento volverán a intentarlo. Aún estamos a tiempo de reaccionar.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Chiste


Por Malagón.

Zas, en toda la boca

Cuando Baltasar Garzón abandonó el gobierno de Felipe González, el 13 de mayo de 1994, tras solo nueve meses de permanencia en él, este nombró a Margarita Robles Secretaria de Estado de Interior. El resto de la historia es bien conocida.

En la actualidad Margarita Robles es vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y ha decido inhibirse en la resolución del expediente de suspensión cautelar que se tramita contra Garzón, tras la recusación de este. La ex Secretaria de Estado de Interior, en su escrito, negó la enemistad manifiesta que Garzón le atribuye y justificó su decisión por el hecho de que ambos ejercieron cargos públicos durante el Gobierno de Felipe González. Además, opinó que el juez debió abstenerse de instruir el caso Marey según un fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Esto es lo que se coloquialmente se conoce como una patada en toda la boca.

martes, 9 de marzo de 2010

Por un puñado de discos

La decadencia de PRISA también afecta a los 40 principales. La gente ya no adquiere los discos que desde allí mandaban comprar. Ya no vendemos lo que vendíamos, es que se nos ha pasado el arroz, aunque echemos la culpa al interné. Así que, con este panorama, si no montamos el pollo no salimos en los papeles.

Esto pensaría, ayer, papito Bosé, porque está en la edad –y en los gustos– de un papito, cuando presentaba su nuevo disco. Eso y que desde que se ha metido de cabeza en el clan de la ceja, tiene que hacer méritos. Ver para creer.

Y yo me pregunto: si el maestro Luis Miguel Dominguín, padre de la criatura, si aún estuviese con vida, ¿qué le daría más vergüenza?, la primera vez que le vio cantar –vean el vídeo hasta el final– o la patética defensa de la dictadura castristra que realizó ayer.

domingo, 7 de marzo de 2010

Where this Churchill? En Moncloa no.

De vez en cuando el periodista palentino, Jesús Cacho, escribe, en su homilía dominical colgada en elconfidencial.com, un artículo que debe ser leído para saber por donde va España, o lo que queda de ella. Y el de hoy es uno de ellos.

Por ningún lado se perciben esos líderes capaces de ponerse al timón de la nave, pregonar los sacrificios necesarios y embarcar a los ciudadanos en un gran proyecto de regeneración colectivo. Aunque la responsabilidad principal en la última etapa de la crisis política- que no económica, o no solo económica- que vivimos corresponde al Gobierno socialista, todo es medianía a derecha e izquierda. Todo cortoplacismo. Todo quítate tú para ponerme yo. Cualquier signo de grandeza ha sido aquí sacrificado en el altar del uso y abuso del poder con fines partidarios. Zapatero encarna como nunca nadie el gran viaje español hacia la marginalidad y la pobreza. Perfecto anti Churchill, es el Charberlain que a los españoles nos ha tocado en suerte, un mentecato que ha demostrado desconocer algunas de esas verdades elementales que todo padre de familia entrado en sazón practica en la gobernación diaria de su propio hogar.

Léelo aquí completo, es algo largo pero vale la pena.

jueves, 4 de marzo de 2010

Buen análisis de Pascual Tumburri

Hablar de consenso, de pactos de Estado y de grandes acuerdos suena bien en muchos oídos. Es normal, porque los ciudadanos quieren soluciones y están hartos de ver cómo los políticos se dedican a tirarse los trastos sólo para medrar, para conseguir poder o para enriquecerse. Pero de ahí a dar por buenas las intenciones de José Luis Rodríguez Zapatero media un abismo. El mismo que separaría a Mariano Rajoy de la presidencia del Gobierno si cayese en una trampa que lleva mucho tiempo preparada para los hombres y mujeres del “centro”.

Siga leyendo el artículo de Tumburri colgado en elsemanaldigital en su Ruta Norte.

Los autodenominados demócratas

martes, 2 de marzo de 2010

Laporta for president

Ojala, ojala voten tan pocos en las próximas elecciones catalanas que Joan Laporta tenga los suficientes diputados para salir elegido presidente de la Generalidad Catalana y que inicie su proceso secesionista. Así cuando los catalanes soporten la versión más fascista del nacionalismo puede que abran los ojos y empiecen a hacerse responsables de su futuro.

Vota Loporta.

lunes, 1 de marzo de 2010

Ayudar a saber la verdad

La asociación de ayuda a las víctimas del 11M necesita fondos para seguir con su lucha en pro del total esclarecimiento sobre la matanza acontecida el 11 de marzo de 2004. ¿Quieres saber la verdad? Ayúdales.

Haz clic en el banner.