miércoles, 28 de noviembre de 2012

Dando tres cuartos al pregonero

Cuando alguien observa un desperfecto en el patrimonio público avisa a la administración correspondiente –o si se siente con ánimos, directamente a un albañil– para que lo arregle, salvo que sea un dirigente palentino del PSOE que llamará a los periodistas. Que es lo que hicieron Julio López y Heliodoro Gallego con los desperfectos que localizaron en el Cristo del Otero. Cuanto se esfuerzan algunos en hacer el ridículo.

Hablando de ridículos. Ayer estos mismos, el perdedor de las últimas elecciones municipales palentinas, Heliodoro Gallego, y el aspirante a perder las próximas, Julio López, dieron una rueda de prensa para opinar sobre los presupuestos municipales. Que más que rueda de prensa fue un show. Para demostrar que los presupuestos son iguales a los de la época de Marcelo de Manuel no se les ocurrió otra cosa que compararlos con una cámara Polaroid y un disco de vinilo. Estas referencias al pasado no son novedad en el PSOE. Buscan la legitimidad en la perdida de la guerra civil. Van a Rodiezmo a disfrazarse de un tipo de minero que hace más de un siglo que no existe. Y todas sus consignas son del siglo diecinueve. Así que, una Polaroid es un artilugio demasiado moderno para estos carcas.

Pero lo que realmente me da pena es ver como el que fuera mi profesor de macro en la facultad de económicas se ha vuelto tan sociata. Aún se tiene que acordar cuando nos enseñaba que la restricción del gasto público es la única política económica viable para salir de una crisis como la actual. Porque a lo que ellos llaman, con muy mala baba, unos presupuestos antiguos, en realidad son unos presupuestos con contracción del gasto –que ni es moderno, ni antiguo– sino necesario en estos tiempos. Y aún así, poco restrictivos son en mi opinión. En bastante más deberían reducirse los gastos del ayuntamiento.

Coda: ¿Os habéis fijado que a Julito López se le está poniendo la misma cara que Heliodoro? Nunca ha estado muy lucido pero ahora parece que está enfermo. Será, quizás, por tener que defender posturas económicas que sabe que no son ciertas. Vamos, digo yo.

miércoles, 7 de noviembre de 2012