sábado, 15 de julio de 2017

Miguel Ángel Blanco, veinte años de su tortura y asesinato

¿Recuerdas dónde estabas cuando asesinaron a Miguel Ángel Blanco? A pesar de que han pasado veinte años podrás responder a esta pregunta sin necesidad de pensar. Eso solo nos pasa con aquellos hechos que nos marcan de por vida. Y el asesinato a cámara lenta del joven concejal de Ermua fue uno de los que marcan a toda una Nación.

Otro año más me pongo a escribir en este blog sobre su principal leitmotiv. Mientras que en las anteriores ocasiones mi dolor era comprobar que apenas nadie se acordaba su tortura y asesinato, en cambio, en esta ocasión añoro aquella situación. Para el espectáculo que han dado algunos, mejor habría sido que no hubiesen hecho nada.

Ya nadie duda que el Espíritu de Ermua está muerto, lo cual no significa que debamos dejar de defender lo digno de aquella expresión popular y nacional. Desde aquellos días de Julio de 1997, solo los malvados pueden defender que en la bestia etarra tiene algo de bueno. Desde entonces solo los malvados intentan difuminar la línea que nos separa a los buenos de los malos. Porque en la lucha contra el terrorismo, hay buenos y hay malos.

Y porque el Espíritu de Ermua está muerto, aquellos que aún lo sentimos en nuestro interior tenemos la obligación moral de seguir defendiendo lo mismo que defendíamos entonces. Ya hay una generación de adultos que por su juventud no pueden responder a la pregunta con que iniciaba este post y corren el riesgo que la bruma del paso del tiempo oculte la senda de la verdad impidiéndoles transitarla. Por eso debemos seguir recordando y enseñando lo que aquellos duros días de hace veinte años ocurrió y como el pueblo español, todo el pueblo español, reaccionó. Como marcamos a fuego la línea que nos separa de los malos y como les dijimos a la cara que eran escoria y que no los queríamos en nuestras vidas.

Por eso espero que al próximo año los políticos basurientos batasunizados no se acuerden de Miguel Ángel Blanco y, en cambio, la gente decente sí lo haga y así podremos ir al reencuentro de aquel Espíritu de hace veinte años que tanta falta nos hace.

Coda: Visita la web del XX Aniversario de Miguel Ángel Blanco.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.