lunes, 25 de mayo de 2015

Análisis de los resultados electorales del 24 de Mayo. Ayuntamiento de Palencia

Ayer votaron al ayuntamiento de Palencia 42.984 palentinos (el 66,15% de los electores), datos casi iguales a los de hace cuatro años, donde votaron el 66,61% del censo (44.084 votantes). Con el siguiente resultado:

Partido Popular:
Con 15.843 votos (37,52%) ha obtenido 10 concejales. Ha bajado en 4 concejales con respecto al año 2011, donde obtuvo el 49,31% del escrutinio (21.383 votos). El descalabro es evidente, ni con toda la maquinaria –que es mucha y con buenos dineros– del PP dando caña a todo trapo, ni con la regada de subvenciones –ampliamente publicitadas durante la campaña–, ha evitado que Alfonso Polanco, desde la alcaldía, obtenga peor resultado que Celinda Sánchez en 2007. He defendido la teoría que, hace cuatro años, el PP de Palencia tuvo tan buenos resultados en el ayuntamiento de la capital porque frente al desgastado PSOE de Zapatero y Gallego se presentaba el PP con un candidato totalmente desconocido que apenas generaba rechazo. Ahora, en cambio, el candidato del PP era ampliamente reconocido.

PSOE:
Solo ha obtenido 8 concejales con el respaldo del 30,49% de los votos (12.875). Ha bajado dos concejales con respecto al 2011 donde les votaron 16.071 palentinos (37,06%). Creo que Miriam Andrés ha sido la candidata a la alcaldía que ha hecho la mejor y más larga campaña de todos. Por eso ha recuperado parte del electorado que el PSOE ha perdido al no presentar a Heliodoro Gallego. Estos resultados avalan la teoría que en Palencia el voto oculto está en el PSOE, no en el PP.

Ganemos Palencia:
Al invento de Gascón le han votado 7.053 personas (16,70%) dándole 4 concejales. Siendo el mejor resultado de este mundillo en toda su historia. Hace cuatro años Gascón con IU consiguió 2.954 votos (6,81%). El resultado de ayer es fruto del trabajo realizado en exclusiva por Juan Gascón durante estos cuatro años. Ha sido la única oposición que ha tenido el PP en el ayuntamiento. Además no ha habido problema municipal donde no se haya metido. Luego defiende cosas muy raras que a mí no me gustan pero a su parroquia sí, que son los que le han votado.

Ciudadanos:
La candidatura liderada por Juan Pablo Izquierdo, que le ha faltado un mes previo de cocción, ha obtenido el magnífico resultado de 3 concejales, gracias al apoyo del 10,89% de los votantes (4.388 votos). Nada mal para ser la primera vez que se presentaban y habiéndose creado la agrupación hace un cuarto de hora. Con este resultado son la llave del ayuntamiento de Palencia. Podrán dar la alcaldía al PP si votan a favor de Polanco. Cosa arto difícil porque el actual alcalde no tiene la capacidad para realizar los cambios que Ciudadanos pide a cambio de su apoyo. Ya harán desde el PP palentino lo posible para que no salga la jugada y así poderse librar de Polanco. Esto hará que Ciudadanos se abstenga en la votación de investidura y la segura coalición PSOE–Ganemos, con sus doce concejales y con el respaldo del 47,19% de los votantes se haga con la alcaldía.

domingo, 24 de mayo de 2015

La España posible

No pocos de los vecinos de Moralzarzal, Madrid, están encantados con su plaza de toros. La construcción costó un ojo de la cara y apenas se utiliza tres tardes al año para las corridas de la feria local, pero su cubierta retráctil es tan moderna, su diseño tan perfecto, su parecido con un platillo volante, vista desde cualquiera de los picos de la sierra, tan imponente, que no hay vecino que no sienta un puntazo de orgullo, y que le vayan dando a los millones que se tragó el coso, que el pueblo no se merecía menos y puede que el centro de salud esté viejo y las escuelas mal dotadas, pero, hablando de toros, que no me quiten mi preciosa plaza… Por algún fenómeno curioso, o puede que simplemente por una cuestión de sobreabundancia, la plaza de toros de Moralzarzal no ha salido nunca a relucir en el muestrario de despilfarros –aeropuertos, polideportivos, autovías- que jalonaron la geografía española en los años de dinero abundante y barato. Las cosas, sin embargo, han empezado a cambiar también en Moralzarzal. Hoy, una obra de esas características no tendría ninguna posibilidad de salir adelante. Hoy, muchos vecinos sienten algo parecido a la vergüenza ajena cuando hablan de su preciosa plaza de toros, porque han visto tantas situaciones apuradas en tanta gente en esta crisis que la contemplación de tamaño despropósito les produce una sensación de malestar fácil de explicar.

Y sí, en efecto, las cosas están cambiando en Moralzarzal y en el resto de España. “La vieja idea fatalista de que somos incapaces de superar los obstáculos que impiden a España convertirse en un país moderno es falsa”, aseguraba este jueves Carles Casajuana en el debate mantenido con César Molinas, Luis Garicano y Elisa de la Nuez –con Mariano Guindal como moderador- en un auditorio de la Fundación Rafael del Pino lleno hasta la bandera, con motivo de la presentación del libro 'La España posible'. “Hay un cambio de mentalidad”, sostiene Garicano, “ahora la gente quiere que las cosas funcionen. Y ¿cuándo funcionan? ¿Cuándo crecen los países? Cuando cuentan con buenas instituciones y buen capital humano. Es el objetivo básico del regeneracionismo: dotarse de unas instituciones prestigiadas y de una ciudadanía mayoritariamente bien formada”. En opinión de Molinas, “la idea de la regeneración ha calado y está hoy presente en las preocupaciones de millones de españoles. Hubo un tiempo, por ejemplo, en que el fraude fiscal estaba incluso bien visto; eso está cambiando y hoy hay menos tolerancia social con el defraudador. España puede cambiar. La clave, en efecto, está en la mejora de la calidad de sus instituciones”. Así lo cree también De la Nuez, para quien es importante que la Ley se cumpla, “porque no se trata de hacer nuevas leyes, que tenemos de sobra, sino de que las que están en vigor se apliquen. Contra la corrupción, por ejemplo, que siempre ha salido muy barata en España tanto en términos penales como políticos”.

Termine de leer el artículo de Jesús Cacho colgado hoy en Vozpópuli.

viernes, 22 de mayo de 2015

Pide cambio

El próximo domingo se celebran elecciones municipales y autonómicas, esto quiere decir, que en Palencia elegiremos los concejales que conformarán el pleno municipal del ayuntamiento y los siete procuradores palentinos (o de donde sean pero que se presentan en nuestra provincia) a las cortes regionales de la comunidad autónoma de Castilla y León. El resto de los representantes públicos: alcalde, presidente de la junta, diputados provinciales y presidente de la diputación, se elegirán posteriormente de forma indirecta. Si le sumamos la poca democracia interna que tienen los principales partidos políticos, elegir, lo que se dice elegir, elegimos poco.

Por eso, el domingo, puedes seguir votando poca democracia, votando a los de siempre. Puedes votar al PP que se presentan como los serios, los formales, más bien los adustos diría yo. No te engañan cuando te prometen que si les votas todo seguirá igual, para nuestra desgracia en eso no mienten. O puedes votar al PSOE que se presentan como los ansiosos del cambio pero, ya sabemos todos, que el único cambio que estos buscan es el de quitar al PP del mando, ponerse ellos y que el resto siga igual, o parecido, o muy parecido. También puedes votar a IU, Ganemos, Podemos, Noosqueremos, o lo que sea, que se presentan como los del cambio total, los de la revolución flautera, los de todo se ha hecho muy mal, los de todos son muy malos menos ellos. El cambio de estos últimos es el de la patada en la mesa mandando tablero y fichas al suelo.

Yo voy a votar Ciudadanos, a la candidatura encabezada por Juan Pablo Izquierdo al ayuntamiento de Palencia y a la lista a las cortes regionales que lleva en primera posición a Francisco Cuadrado. Lo haré porque representan el cambio tranquilo. El cambio que deseo para Castilla y León y para Palencia. Porque son la respuesta al grito sordo de los ciudadanos que deseamos más libertad. Porque quieren “elevar a la categoría política de normal, lo que a nivel de calle es plenamente normal” como defendió en su día Adolfo Suarez. Porque ya está bien de tanto “mamoneo”. Porque se puede hacer otro tipo de política. Política hecha por gente normal que no necesita el cargo para vivir, ni se presenta para devolver un favor. Porque pido un cambio sensato. Yo con #IlusiónNaranja.

martes, 19 de mayo de 2015

Los soterradores

Durante mucho, mucho, mucho,… pero que… mucho, mucho, mucho tiempo, Heliodoro Gallego nos estuvo prometiendo que iba a soterrar las vías del tren. Era un imposible y él lo sabía pero la mentira disfrazada de gran inversión cuela… hasta que deja de colar. Durante todo este tiempo, como es costumbre en la casa, el PP se mantuvo de perfil para pillar cacho en el caso de que saliese. Inciso: hablando de perfiles, ¿habéis visto la foto del cartel electoral de Polanco? Bueno, bueno, bueno… ¿Quién la habrá escogido? Prefiero no saberlo… El enemigo está dentro.

Sigamos hablando de soterramientos. En la anterior campaña, el Partido Popular llevaba en su programa electoral el soterramiento del vial. A dios gracias esta genial obra no se ha realizado. Para que luego digan que las crisis son malas. No hay mayor peligro que un incompetente con dinero… público.

¿Y qué hace un soterrador cuando no puede hacer una gran loca obra pública? Pues hace una pequeña. Así que, han cogido el Mercado de Abastos y en vez de dotarle de una mayor luminosidad, sin romper su estética de finales del siglo XIX; le han plantado un tanatorio en la zona que le separaba del Palacio de la Diputación. Oye, un cristo con dos pistolas. Para que no haya dudas de que es un tanatorio, los dos negocios que han instalado son una cafetería y una floristería. Pero la prueba definitiva que demuestra que la intención era construir una casa mortuoria política son los 20.000 euros “enterrados” en los bancos de mármol colocados para evitar que el bar pierda las vistas.

domingo, 17 de mayo de 2015

Porque me fui del PP

El 7 de Abril, todos los lectores de este blog pudieron leer la carta que envié al Partido Popular solicitando mi baja como afiliado. Un día antes, los lectores del Diario Palentino pudieron leer la noticia de mi rechazo a ir en el decimotercer puesto en la lista del PP al ayuntamiento de Palencia. Son muchos los que me han echado en cara que me habría quedado en el PP si me hubiesen ofrecido un puesto más adelantado en esa lista. Lo cual no es del todo cierto y voy a intentar aclararlo.

Durante 22 años he estado militando activamente en el Partido Popular de Palencia. En primera fila, como cuando me nombraron secretario de área en la regional de nn.gg. o dando un paso atrás, como cuando con nocturnidad y alevosía buscaron una lista alternativa para sustituir a la que yo había presentado para el ayuntamiento de mi pueblo, dividendo con ello al mismo. Esto ocurrió en las primeras elecciones municipales con Carriedo de presidente del partido provincial. Y seguí militando en el Partido Popular.

Hace cuatro años, me ofrecí a ir en la lista del PP al ayuntamiento de Palencia. Polanco me dijo que de hombres ya tenía lista completa, en cambio que le buscase a alguna mujer que de eso andaba más escaso. Así lo hice pero la cosa no cuajó, ella no fue en la lista y yo tampoco. Y seguí militando en el Partido Popular.

Hace un par de meses, viendo lo mal que iba el PP y creyendo que en Palencia, al menos, tenían claro que había que cambiar las cosas volví a ofrecerme –con persona interpuesta, que es la torticera manera de hacer las cosas en ese partido– para ir en la lista. Esta vez la respuesta fue afirmativa.

El día que me reuní con Alfonso Polanco, me ofreció la concejalía de hacienda y para ello me incluía en su lista en el puesto de la mayoría absoluta. Le planteé la incongruencia de darle una concejalía tan importante a un número trece, por lo que rechacé ir en la lista. Ante mi negativa me dejó claro, de forma poco elegante, que aun incluyéndome en su lista no consideraba que yo fuese un activo para él, llegando incluso a menospreciarme al igual que a otras personas que van con él en la lista. En esta conversación fui consciente que, utilizando al partido como escusa, lo único que quería era amordazar este blog. Acabamos la reunión solicitándome que me replantease mi negativa. Tan pronto llegué a casa le llamé reiterándole la misma, ante lo cual me pidió tiempo para darme un mejor puesto, cosa que rechacé. Mi decisión estaba tomada, después de conocer al personaje, ni de número dos.

Como mi vocación, desde muy joven, es la política y la búsqueda del bien común, no dejaré de hacer política. Hoy creo que solo tengo cabida en el Ciudadanos, partido integrado por personas que defienden a España y a la libertad; y que con su esfuerzo personal están intentado regenerar la política de este país, incluyendo Palencia.

Coda: no fue el único dirigente del partido que me ofreció mejorar ese número trece. Pero en esos días descubrí que ni mi ideología, ni mi manera de ver la política, tienen cabida en el Partido Popular. Después de esto que cada uno piense lo que quiera.