martes, 21 de julio de 2015

Un año más sin Miguel Ángel Blanco

En la clausura de la conferencia política del Partido Popular de la semana pasada el presidente del gobierno y del PP, Mariano Rajoy, en referencia al edil torturado y asesinado hace dieciocho años, Miguel Ángel Blanco, afirmó lo siguiente: “Hoy tendría 47 años, probablemente habría formado una familia y, seguro, estaría militando en el PP y estaría aquí con nosotros, debatiendo sobre lo que nos piden los españoles y nosotros podemos ofrecerles.”

Podría haber sido así y Miguel Ángel Blanco habría sido testigo de primera mano de cómo su partido había dejado de apoyar a las víctimas del terrorismo. De cómo Mariano Rajoy había asumido la política “antiterrorista” de Zapatero. De cómo los terroristas salen de las cárceles sin haber penado por sus crímenes. De cómo eta está consiguiendo sin matar lo que buscaba matando. De cómo el PP vasco ha pasado a la insignificancia política. De cómo un tal Maroto, tras salir del armario en Vitoria, se había metido en una alcantarilla en Madrid.

Pero así no fue. Lo que ocurrió es que el 12 de Julio de 1995 eta le asesinó, tras retenerle durante dos días, con la escusa de que el gobierno no había cumplido su exigencia de acercar los presos etarras a las cárceles vascas. Exigencia que ni material, ni moralmente se podía cumplir. Con su muerte nació el Espíritu de Ermua, donde la Nación Española consciente de sí misma y viéndose atacada por los terroristas, salió a la calle para exigir a los políticos que acabasen con el terrorismo a través de los instrumentos acordes al estado de derecho. Porque la victoria sobre eta debía ser policial, política y, sobre todo, moral. Y si no hubiese sido por Zapatero y por Zapatero dos, que ahora nos gobierna, así habría sido.

miércoles, 8 de julio de 2015

Una calle para Chema

El pasado 9 de Junio falleció Pedro Zerolo, concejal de Madrid (no le dio tiempo a recoger su acta como diputado autonómico). Figura clave en el movimiento LGBT, políticamente nunca fue nadie, sin embargo, el ayuntamiento de Madrid le va a dedicar una plaza en la zona de Chueca. Esta propuesta partió de la alcaldesa en funciones del PP, Ana Botella.

El pasado 15 de Febrero falleció José María Hernández, presidente de la diputación de Palencia y concejal de su capital. Fue una figura clave en la política palentina y con gran proyección a nivel regional. A pesar de que en ambas instituciones gobernaban, en aquellos días, sus compañeros del PP y, al día de hoy, lo siguen haciendo, nadie ha propuesto dedicar una calle al importante político popular fallecido.

Por lo tanto desde aquí, quiero proponer que el ayuntamiento de Palencia dedique una plaza, calle, travesía o plazuela a José María Hernández. Me han comentado que la travesía que une la calle Berruguete con la calle Joaquín Costa, por detrás del palacio provincial (donde han instalado el tanatorio de la plaza de abastos) no tiene nombre. Así que ya tenemos sitio donde hacerlo.

Yo no puedo considerarme amigo suyo, apenas empezábamos a conocernos cuando falleció, pero los mandamases de los medios de comunicación local sí. En especial Carlos Martín Santoyo, que presumía mucho de su amistad con el antecesor en el cargo de Ana Asenjo. Así que, desde aquí, insto a los medios de comunicación a sumarse a esta petición. No creo que la nueva presidenta de la diputación vea esta iniciativa con malos ojos y os retire las ayudas. Si ha estado elogiando al finado hasta la saciedad. Además, ahora es mucho más fácil llevarlo a cabo gracias a la doble condición de Alfonso Polanco como alcalde de Palencia y diputado provincial, es para estas cosas, para coordinar mejor ayuntamiento y diputación, para lo que ha entrado en la institución provincial, ¿o no?.

En resumen, animo a todos aquellos que estén de acuerdo con esta iniciativa a que se lo hagan saber al alcalde de Palencia y diputado provincial, y a la presidenta de la diputación y concejala de Palencia, a través de los medios que tengan a su cargo. Y con un poco de suerte a lo mejor conseguimos que le den una calle a Chema, que sinceramente creo que se la merece.

jueves, 2 de julio de 2015

El fin de la eurozona

El economista José García Domínguez considera que el euro es un error, desde hace un tiempo, vaticina que la crisis griega nos llevará a la destrucción de la eurozona y además dice que eso es bueno. ¿Tendrá razón? Os dejo su último artículo colgado en Libertad Digital.

Mientras comienzo a redactar estas líneas cansinas solo hay algo que se sepa con certeza absoluta a propósito de la (hipotética) capitulación de Grecia: que no van a pagar. Pase lo que pase, no van a pagar. Y no van a pagar, entre otras poderosas razones, porque no tienen con qué. Volveremos, pues, a lo de siempre, a ese eterno día de la marmota en que se ha convertido la agonía a cámara lenta de la Eurozona. ¿Hace falta que recuerde al lector el argumento del enésimo remake que está a punto de proyectarse en todos los televisores del continente? Nuevo rescate solidario, nuevo plan de austeridad en las cuentas públicas, nueva contracción súbita de la demanda interna por efecto de esa misma terapia de choque, nueva diminución adicional del PIB local, nueva reducción inducida de los ingresos fiscales del Estado, nuevo agravamiento del déficit por efecto de lo anterior, nueva necesidad imperiosa de refinanciar una deuda mil veces refinanciada, nuevo colapso financiero… Y así ad infinitum.

Termine de leer “Por qué el euro causa tantos desastres”.

lunes, 22 de junio de 2015

Cuando el mañana no importa

“Después de mí, el diluvio” exclamó el rey Luis XV, poco antes de morir, al comprobar la desafección de los franceses hacía su persona.

Alfonso Polanco ha dicho que esta será su última legislatura como alcalde y la ha iniciado solucionando lo que él considera como el principal problema que tiene como regidor palentino, su sueldo. No creo que tenga que explicar que la única motivación para su entrada en la diputación es la crematística. La lógica solución habría sido aprobar una subida del sueldo del alcalde, dejando el tema solucionado para ahora y para el que en el futuro le sustituya. En vez de cometer el ridículo error de meterse en la diputación, dejando a la secretaria provincial del PP palentino y futura presidenta de la diputación, Ángeles Armisén, a los pies de los caballos. Salvo que ese fuese aliciente suficiente para hacerlo así de mal.

En estas primeras horas de legislatura también andamos enredados con las dedicaciones exclusivas y voy a resaltar un par de curiosidades que he observado. La costumbre, creada por Heliodoro Gallego, era que el equipo de gobierno tuviese cuatro dedicaciones exclusivas (contando la del alcalde) y otra la oposición. Para esta legislatura, Alfonso Polanco se ha quedado las mismas para sí y ha ofrecido dos a la oposición. Yo considero que la que ofrece a mayores a la oposición debería restarla de la del grupo de gobierno pero vamos, sin adoctrinamientos.

En el PSOE no están de acuerdo, quieren una más. Miriam Andrés tenía intención de cogerse el sueldo en la diputación pero la entrada de Polanco en la misma, la ha obligado a cambiar de estrategia –como iba a criticarle su presencia en la diputación si ella también estaba allí–, por lo que se cogerá el sueldo del ayuntamiento y, por lo tanto, le falta otro para dárselo a quien le correspondía. Por otro lado, me hace mucha gracia, que los que han renunciado a la medalla (Ganemos) por ser un gasto superfluo, en cambio quieren un sueldo entero, en vez de medio que les ofrecen. ¿Cuántas medallas podríamos comprar los palentinos con lo que nos costaría mantener, estos cuatro años, la media dedicación exclusiva a mayores que ansían?

De las dedicaciones exclusivas del PP, la única lógica es la de David Vázquez, que solo falta que le den las llaves y el mocho para que abra y limpie por las mañanas. Lo demás me parece todo muy raro. Una teniente de alcalde, Paloma Rivero, no tiene dedicación exclusiva. ¿Será por qué ahora es un letrado de la junta con el nivel máximo (alcanzado gracias a la dedicación exclusiva del mandato anterior), con un sueldo muy superior al que tendría en el ayuntamiento? Eso sin contar que sumará las asistencias. Raro es también que Facundo Pelayo, que mantiene las escasas competencias que tenía en la otra legislatura –eran catorce y tenía de los que menos–, sí tiene dedicación exclusiva. ¿Será por qué este al pertenecer al grupo C, cobra más en el ayuntamiento que de funcionario? Además a los dos años consolidaría el nivel 22, que es el máximo de su grupo. Es el justo pago por estar siempre al lado del alcalde, porque otra cosa no ha hecho y esta también es su última legislatura porque, aparte de Polanco, nadie más le llevaría con él al ayuntamiento.

Todo esto de momento. Atentos porque en los próximos días se puede enredar aún más. ¡Qué legislatura nos espera! La previa al diluvio.

lunes, 15 de junio de 2015

El pacto

El sábado 13 de Junio de 2015, Alfonso Polanco fue reelegido como alcalde de Palencia gracias al apoyo de los tres concejales de Ciudadanos Palencia. Este apoyo se consiguió tras la firma, el día antes, del “Pacto para la estabilidad y el futuro en el Ayuntamiento de Palencia” entre Juan Pablo Izquierdo por Ciudadanos y Alfonso Polanco por el PP. Desde la perspectiva de Ciudadanos este es el mejor pacto municipal que se ha firmado en toda Castilla y León. Y a punto estuvo de no firmarse.

Todo empezó la noche del 24 de Mayo. Sobre las diez y media de la noche el recuento daba que el último concejal de ayuntamiento de Palencia pasaba del PSOE a Ciudadanos, con lo que la izquierda palentina no conseguía la mayoría absoluta. En el PP, a pesar de perder cuatro concejales y de repetir su peor resultado (el de 1991, cuando gobernó por primera vez Heliodoro Gallego), estalló la euforia, creían que Ciudadanos les iban o directamente a apoyar o, al menos, a dejar que Polanco fuese alcalde como cabeza de la lista con más voto popular. Así sin más.

La prepotencia, la errónea lectura de los resultado electorales y la creencia de que se enfrentaba con unos pardillos hizo que Alfonso Polanco no se reuniese con Ciudadanos hasta el martes 9 de Junio, tan solo cinco días antes del pleno de elección del alcalde. El lugar de la reunión fue la sede del PP de Palencia, por ese partido acudieron el candidato a alcalde, Alfonso Polanco, el presidente provincial, Carlos Fernández Carriedo, y los concejales electos David Vázquez y Facundo Pelayo, por parte de Ciudadanos fueron los tres concejales electos, Juan Pablo Izquierdo, Mario Simón y Juan José Lerones, acompañados del coordinador provincial, Juan Cruz Vidal. Carriedo se negó a firmar el documento de regeneración democrática, condición previa que imponía Ciudadanos en toda España para sentarse a negociar, y se pasó toda la reunión criticando al Partido de la Ciudadanía y su política nacional. Vamos, tocando las narices toda la reunión, por eso en la segunda le sustituyó Ángeles Armisén. Ese encuentro terminó mal, muy mal. Polanco solo quería aprovecharse de Ciudadanos para solucionar sus problemas internos, ofreciendo a Izquierdo una teniente de alcaldía y la concejalía de hacienda, más una segunda concejalía para otro de los integrantes del grupo municipal de Ciudadanos.

Tras esa reunión, en Ciudadanos, se barajó la hipótesis de que Alfonso Polanco prefería estar en la oposición a gobernar sin el poder de la mayoría absoluta. Por eso se abrió la posibilidad de apoyar a Miriam Andrés como alcaldesa. Esta aceptaba no tener la mayoría absoluta en ninguna comisión –donde se jugaba todo era en la junta de gobierno– y gobernar en minoría. Con este preacuerdo con los socialistas, Ciudadanos acudió al segundo encuentro con el PP. En esta segunda ocasión las cosas fueron más normales. Carriedo firmó el documento de regeneración democrática (si no lo hacía se acababa la reunión) y se quitó de en medio. Todos los puntos que se fueron debatiendo se fueron aprobando, en algunos Ciudadanos había rebajado la exigencia, en otros el PP “reconocía” que las imposibilidades legales que el día antes impedían su firma ahora no eran tales. En todo estaban de acuerdo salvo en la composición de la junta de gobierno local. El PP alegaba que si no tenía mayoría absoluta en ese órgano, Polanco sería un alcalde marioneta, sin atribuciones. Lo cual es manifiestamente incierto, en España, independientemente de la mayoría que se tenga en el pleno municipal, el alcalde tiene un montón de atribuciones concedidas por ley. Lo que querían era robar la merienda a Ciudadanos, como les han hecho en otras provincias, con lo que se terminó la reunión sin firmar el acuerdo.

El PP de Palencia no daba la partida por perdida. La del jueves, fue una tarde de llamadas de teléfono, wasapes y comunicaciones por el radio teléfono de la policía municipal. Pero la firmeza de Juan Cruz frente al partido a nivel regional, la postura clara de que la alcaldía sería para quién renunciase al rodillo municipal, junto al convencimiento en el PP de que podían perder la alcaldía hizo que al final aceptasen. Todavía a última hora de la tarde, Alfonso Polanco intento convencer a Juan Pablo Izquierdo de que retirasen ese punto del acuerdo pero este le respondió que, o firmaban ese punto o nada. Al día siguiente, tras un par de retoques del PP, por el que dirán, Alfonso Polanco firmaba el acuerdo que les había presentado el día antes Ciudadanos Palencia.

A partir de ahora queda todo por hacer. Ciudadanos ha asumido una gran responsabilidad, la de fiscalizar al gobierno del ayuntamiento pero si impedir su normal funcionamiento. Valorando cada cuestión y votando en función de esa valoración. No pueden votar a todo que no (como pueden hacer tranquilamente el PSOE y Ganemos), ni pueden votar a todo que sí (como harían si formasen parte del gobierno municipal). Lo primero que tienen que hacer es enseñarle al alcalde de que el cuento ha cambiado, que ya no puede hacer lo que le dé la gana en el ayuntamiento para luego buscar el acomodo legal, si lo hay. Ahora antes de decidir primero hay que pensar, cosa que en ayuntamiento de Palencia, creo, que no se ha hecho nunca. Y regenerar, que hay mucho que regenerar.