miércoles, 30 de diciembre de 2015

Rajoy, el fracasado

El “Váyase, señor González” se convirtió en uno de los más famosos latiguillos parlamentarios de los años noventa, cuando el fogoso José María Aznar por quien nadie apostaba un ochavo como candidato a La Moncloa pugnaba por desgastar a un Felipe González cercado por la corrupción. Aznar ganó por fin unas elecciones y ocupó la presidencia del Gobierno durante ocho años. Seis meses antes de despedirse con la marcha fúnebre de los atentados del 11-M, su dedazo plenipotenciario invistió como sucesor a Mariano Rajoy, otra lumbrera obligada a perseverar dos legislaturas en la oposición para llegar a ocupar un poder que le había birlado uno de esos tipos, otro más, por el que ni el más osado se hubiera jugado jamás una perra gorda, el gran José Luis Rodríguez Zapatero.

Es la historia en trazo grueso de los “cerebros” que han ocupado una presidencia del Gobierno de España progresivamente devaluada por una clase política que mengua –en talento y capacidad de liderazgo- sin cesar desde los tiempos del ahora añorado por tantos Adolfo Suárez. Es el divorcio radical entre las clases medias ilustradas españolas, plagadas de valiosos profesionales liberales, y una clase política tan anémica como vilipendiada, rechazada de plano como opción de futuro para sus hijos/as por cualquier padre responsable. La política como sucedáneo de la traición, la sumisión y el miedo. Camino de perdición hacia la nada. Lo dijeron Stuart Mill y Tocqueville: el hombre sabio y popperiano jamás aceptaría someterse al juicio del electorado, de lo que resulta que los criterios de selección de la democracia tienden a expulsar del juego a los mejores. La “selección negativa” de Sartori. Por increíble que parezca, Rajoy hizo ayer un relato triunfalista de los resultados electorales cosechados por el PP el pasado día 20, olvidando que perdió 63 escaños y más de 3,6 millones de votos respecto a noviembre de 2011. Ya había recibido severas advertencias en las europeas de 2014 y en las municipales y autonómicas de mayo de este año. Como el que ve llover. De victoria en victoria hasta la debacle final. Váyase, señor Rajoy.

Termine de leer “Váyase, señor Rajoy”, de Jesús Cacho.

jueves, 24 de diciembre de 2015

El pasado se resiste a ser cambiado

Durante la campaña electoral, como desengrasante, me he leído la novela “22/11/63” que trata de un profesor de Maine, Jake Epping, que atravesando un portal en el tiempo, viaja hasta 1958 con el propósito de evitar el asesinato de Kennedy, el 22 de Noviembre de 1963. Como en las buenas novelas de Steven King (no todas los son) el ambiente es un personaje más y en este caso ese personaje es el pasado, que dedica sus esfuerzos a evitar ser cambiado.

Tras las elecciones del domingo, los españoles estamos como Epping, que vemos como el pasado se resiste a ser cambiado y que son muchos los escollos que nos vamos encontrando para conseguir alcanzar el noble propósito de tener una España moderna y con proyección de futuro. Un escollo como que Pedro Sánchez no dimitiese tras comprobar que el PSOE se ha quedado muy por debajo de los 100 diputados. Con un resultado mucho mejor que ese, Joaquín Almunia lo hizo y mírale ahora, es un fijo en la Comisión Europea y referente político a todos los niveles. En cambio Sánchez se irá por el sumidero de la historia, porque mientras la dimisión de Almunia solo servía para salvar al PSOE, la del actual líder socialista hubiera servido también para salvar a España o así hubiera podido venderla. Se va, queda como un señor, le enseña el camino a Rajoy y empezamos a desatrancar el problema español. Pero no ha tenido la visión histórica suficiente para hacerlo.

Otros, que también intentan anclarnos en el pasado, son los tertulianos de la vieja izquierda que le niegan legitimidad para ser presidente del gobierno a Mariano Rajoy con 123 diputados y, en cambio, se la dan a Pedro Sánchez con 90. La suerte de Rajoy, siempre ha sido un tío con suerte, es tener enfrente a la nulidad de Pedro Sánchez, que él le hace bueno. Porque con el resultado electoral del domingo, Rajoy tendría que estar preparando su sucesión dentro del PP y del gobierno, y a nada se podría haber aferrado si Sánchez se hubiese ido ya.

Intentar gobernar España sin contar con el Partido Popular, que tiene 2 millones de votos y 33 diputados más que el PSOE, es una absoluta locura. Lo sería, incluso, si con los distintos Podemos llegase Pedro Sánchez a la mayoría absoluta, pero es que no llega. Para sumar los diputados necesarios para esa mayoría absoluta necesitaría, además de los cuatro Podemos, a la ERC en plena actuación secesionista, a Unidad Popular, a EH Bildu, a Coalición Canaria y al PNV o al partido de Artur Mas, es decir, a todos menos al PP y a Ciudadanos. ¿Sabe realmente Pedro Sánchez dónde se está metiendo?

Como en otras muchas ocasiones, en la mayoría, de la historia reciente de España, el PSOE tiene en sus manos el futuro de este país. En las anteriores porque los votos le legitimaban, como ganador de las elecciones, para dirigir el gobierno de la nación. En esta porque es el principal decisor de los tres escenarios posibles. El primero, colaborando para sacar un gobierno estable, que no dirigiría, junto, al menos, con el PP. El segundo, para abocarnos a unas nuevas elecciones y el tercero para presidir, que no dirigir, un gobierno de izquierdas que ya he calificado como locura. Yo apuesto por el primero y sería más fácil llevarlo a cabo sin los dos actuales líderes del PP y del PSOE.

Siempre he defendido que solo los integrantes de un partido están legitimados para decidir quién los dirige. Por eso no creo que nadie deba pedir al PP que quite a Mariano Rajoy para permitirles gobernar España, más de 7 millones de españoles lo votaron con él como candidato. Ese sacrificio debería salir del propio presidente del gobierno en funciones. Y se le habría puesto casi imposible negarse si Sánchez hubiese dimitido en la noche electoral. Sé que insisto mucho en esto pero creo que ahí está la clave del futuro de España. Aún está a tiempo de hacerlo pero ya no se iría como un estadista, lo cual dificulta aún más que tome esa decisión.

Como liberal, que este impase se alargue en el tiempo, evitando que durante unos meses se mantenga el cuerpo legislativo sin modificar, que la administración funcione por inercia sin que ningún gobierno se entrometa en nuestro día a día es algo que intelectualmente me atrae. Pero como español sé que la administración sin gobierno se paralizaría y como economista reconozco que el principal impulsor de la economía es la confianza y esa solo se produce si previamente hay estabilidad institucional. Por lo que llego a la conclusión que unas nuevas elecciones serían un mal escenario, teniendo en cuenta que, además, en el mejor de los casos nos quedaríamos como estábamos. Para ese viaje no hacen falta alforjas.

Con todo lo anteriormente expuesto, yo defiendo un gobierno dirigido por el PP, que sean ellos quienes digan presidido con quién, con el apoyo del PSOE y con Ciudadanos como colchón entre unos y otros. Ciudadanos no es necesario, aritméticamente hablando, para un gobierno del PP con apoyo del PSOE. Pero lo es para evitar la dicotomía nuevo–viejo y como argamasa para unir a esos dos partidos históricamente enfrentados. Así lo ha propuesto Albert Rivera, quizás debería haberlo hecho el martes mejor que el miércoles –ahí se ha notado que aún no se había digerido que el resultado fuese menor al esperado–, demostrando que Ciudadanos es un partido para solucionar el principal problema de España, la crisis institucional, para eso lo hemos votado 3 millones y medio de españoles.

En fin, esperando a ver lo que sale del Comité Federal del PSOE que se reúne el lunes –insisto en manos del PSOE está el futuro de España– os deseo a todos una Feliz Navidad.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Mi despedida de Palencia, a la que amo, por Máximo Hermano

El abogado Máximo Hermano me ha pedido que cuelgue esta entrada. Como mi vocación es poder dar voz a todo aquel que quiera decir algo, aquí os dejo lo que me ha mandado, recordando que el artículo 20 de nuestra constitución, en su apartado primero reza: “Se reconocen y protegen los derechos: a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.”

¿VOTAS CON EL CORAZÓN? o ¿votas con la cartera?

Todavía, a día de hoy, me siento en deuda con el BBVA.

No porque les deba dinero, sino por todo lo que pude aprender durante los años que trabajé como director de oficina en diferentes pueblos y ciudades de nuestra tierra, representando sus intereses.

Gracias a ese trabajo, pude relacionarme con hombres y mujeres de lo más variopintos.

Por un lado, traté con seres humanos con escasos recursos que eran felices compartiendo, con sus seres queridos, lo poco que tenían. A esos, el banco los trataba con desprecio y arrogancia pero, sorprendentemente, no parecía importarles. Ellos sonreían habitualmente, eran generosos y derrochaban buen humor. Juraría que eran felices.

Por otro lado, desafortunadamente, también tuve que tratar con individuos que acumulaban inmuebles y dinero con avaricia. Casi todos eran seres tristes, malhumorados y profundamente desgraciados. Incluso algunos de ellos, se pasaban las horas contando, literalmente, sus montones de dinero.

Recuerdo haber visitado pueblos de Castilla en los que sus habitantes no encendían las bombillas de sus cocinas hasta que no era completamente de noche, para no gastar.

De esta manera, podían acumular, a lo largo de una vida de miseria e ignorancia, 20 o 30 millones de pesetas, de las de los años noventa, para cuando fueran mayores. Muchos de ellos no tenían hijos, eran pobres viejos solteros y solitarios, que tenían algún sobrino que venía a verles de vez en cuando, más asiduamente a medida que se iban acercando a la muerte. “Tío, ponme en la libreta de la Caja de Ahorros, por si te pasa algo”.

Menos mal que ellos no veían cómo se despedazaban sus herencias cuando morían; no hubieran podido soportarlo. Toda una vida de privaciones para que los buitres lo devoraran todo ávidamente en pocas horas. De todos modos, aunque hubieran podido verlo, casi seguro que no se lo hubieran creído. Eso eran cuentos y mentiras. Había que seguir acumulando, no fuera a ser que vinieran malos tiempos, como antaño.

Cuando, en el año 2000, se introdujo el euro como moneda de cambio, en algunos pueblos de la provincia de Palencia aparecieron sacos repletos de billetes de mil pesetas de las de Isabel la Católica; billetes de los años cincuenta, perfectamente planchados, que llevaban décadas guardados en un colchón, y cuyos dueños, en muchos casos, no conocían el mar, solo habían ido una vez a Madrid a un entierro de un ser querido y les apenaba que sus hijos, que habían tenido que emigrar porque en el pueblo no había trabajo, no vinieran a verlos nada más que para los santos.

Por desgracia, pude conocer a pocos empresarios. La mayor parte de ellos se habían instalado por estos lares viniendo de otras latitudes. En muchos casos, huyendo del impuesto revolucionario de ETA. En otros, simplemente producto del azar. Los pocos que triunfaron eran realmente emprendedores de primera categoría, pues luchaban contra una sociedad que apenas entendía que el dinero pudiera servir para otra cosa que no fuera para guardarlo en la hucha.

Tenían que enfrentarse a una sociedad extremadamente austera, recelosa a los cambios y desconfiada ante las novedades. Además las instituciones, por lo general, eran lentas y clientelares. No era fácil emprender un proyecto, sobre todo si no tenías padrino.

Lamentablemente, la situación no ha cambiado mucho. Una gran parte de nuestras gentes sigue entendiendo el dinero como un fin en sí mismo; un objeto para atesorar, hay que ahorrar por si acaso, para cuando seamos mayores.

Siguen sin comprender que el dinero es una simple convención. Una creación artificial. Un instrumento necesario exclusivamente para ser el aceite que sirva de lubricante para el intercambio de mercancías, de iniciativas y de ideas. Ese es el problema. Vivimos una etapa de nuestra historia en la que el dinero se acumula con obscenidad en manos de quien, o bien no puede gastarlo porque su edad no se lo permite, o bien no lo hace por enferma codicia.

Mientras tanto, asumimos con resignación que nuestros hijos emigren sin remedio de nuestra tierra. Nos quedamos lamentando su ausencia, añorando su presencia, pero sin hacer nada para que las cosas sean de otra manera.

Por mi parte deseo que esta Navidad, mis paisanos empiecen a hacerse preguntas, de manera honesta y sin miedo:

¿Para qué quiero mi dinero si no puedo compartirlo con mis seres queridos porque los tengo lejos de mí?

¿Cómo sería mi vida si tuviera menos dinero, pero tuviera cerca a mis hijos para poder decirles lo mucho que los quiero?

¿Cómo sería mi vida si los tuviera cerca y pudieran cuidar de mí, ahora que soy viejo?

¿Quiero que mis nietos sigan viviendo en el extranjero?

¿Sería más feliz si no hubiera guardado en el banco todo mi dinero y lo hubiera compartido con mis seres queridos?

¿Cómo habrían sido las cosas si hubiera sido más generoso?

¿Debería haber sido menos conservador?

¿Qué puedo hacer YO para que las cosas cambien?

¿Voy a tener el valor el domingo de votar con el corazón?

Fdo. Máximo Hermano Barrios
Ciudadano palentino

domingo, 29 de noviembre de 2015

De Palencia al cielo

El orden de aparición de los cabezas de lista al congreso por la provincia de Palencia que califico a continuación, viene determinado por las últimas encuestas.

El barón Hans Fritz, candidato por el PP: Ya son tres, las veces que ha venido este cunero a Palencia, la primera acompañando a la reina, la segunda cuando recogió el premio de candidato popular por Palencia al congreso y, la última, en el primer acto electoral del PP convocado en la Cámara de Comercio de la semana pasada. Poco puedo añadir a lo que dejé por escrito en su día, salvo resaltar que me parece un insulto a la inteligencia que este señor indique que “puedo defender mejor que nadie los intereses palentinos en el Congreso”, cuando dudo mucho que sepa distinguir un palentino de una mesa del revés. Claro, que se puede esperar de un señor que no sabe dónde va dejando las empresas que posee.

Enrique Rivero, candidato de Ciudadanos: Este abogado, especialista en temas educativos, fue elegido por los afiliados palentinos de Ciudadanos. Es de Palencia, vive en Palencia y cuando abandone la actividad política, seguirá trabajando en Palencia y mientras sea diputado lo hará por Palencia. Esto es democracia interna, no las excusas o las cosas raras que hacen en otros partidos.

Mariluz Martínez, candidata del PSOE: Esta profesora, consiguió en los despachos de Ferráz lo que había perdido estrepitosamente en el terreno de juego electoral interno palentino. Y salvo por ser una de las pocas militantes socialistas que se pusieron a favor de Pedro Sánchez en Palencia, poca cosa se le conoce. En el futuro, puede ser conocida por ser la primera cabeza de lista socialista que no consigue escaño por Palencia, que no me extrañaría.

Carlos Sánchez-Reyes, candidato de Podemos: Este jubilado pucelano, monárquico y que, al frente del CDS, dio la presidencia de la Junta de Castilla y León a José María Aznar en 1987, ha sido elegido candidato por Podemos, en esa extraña manera de entender la democracia que tiene Pablo Iglesias. Es típico de las dictaduras que las urnas ratifiquen los deseos del dictador y es típico de los engreídos no saber cuándo haces el ridículo.

Rocío Blanco, candidata de Unidad Popular: Esta abogada laboralista, afirma que su candidatura es nueva, colectiva y sin personalismos… y la encabeza ella, una “nonata” en política, solo les ha faltado poner a Mariano San Martín de número dos para que la novedad fuese completa. Igual la solución a sus malos resultados electorales no está en cambiar el nombre del partido, sino en cambiar los nombres de los candidatos. Vamos, digo yo.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Que poco han de quererte, Palencia, cuando te ponen a un cunero

Hubo un tiempo, en que el representante del PP palentino en el Congreso de los Diputados era de Valladolid. Se llamaba Juan Carlos Guerra Zunzunegui, vivía en Madrid y solo venía a Palencia durante la campaña electoral, bueno… y tampoco toda la campaña.

Ayer, Mariano Rajoy Brey, que no sabía dónde colocar al ministro cuarto de hora, reedito el peor vicio de la partidocracia, imponerlo como cunero en la provincia de Palencia. Solo espero que en la primera visita que haga el barón de Claret, en su vida, a nuestra provincia no nos llame palencianos. También espero que Carlos Fernández Carriedo, ahora que se ha librado de Cosidó, no mantenga la costumbre de permitir que el cabeza de lista al congreso haga su campaña en solitario, porque a este hombre le dejas solo en los cuatro cantones y no sabrá volver al hotel donde le hospeden. También espero que no cometan la cutrez de empadronarlo en el 63 de la Calle Mayor, no le daría tiempo a renovarse el DNI antes del 20 de Diciembre y después de ese día, qué más dará si no va a volver. Grandes tardes de gloria nos van a dar con esta patochada.

El análisis político, amén de ver como el bipartidismo se disuelve marchas forzadas, es que los viejos partidos han impuesto desde Madrid a los cabezas de cartel por Palencia, pasándose por el arco los intereses, los deseos y, en el caso de PSOE, las votaciones de sus militantes. Además, el PP, con toda la desfachatez del mundo ha puesto a un señor que seguramente no sepa situar a Palencia en el mapa. Si todavía hay alguien que cree que con estos pájaros se puede hacer algo digno, que se vaya bajando del guindo.

Por mi parte, como afiliado a Ciudadanos, este proceder del bipartidismo me parece un regalo para nuestra candidatura palentina. Hoy, creo firmemente en la posibilidad de que Ciudadanos, el 20 de Diciembre, se convierta en la segunda fuerza política por número de votos en Palencia y que Enrique Rivero y Enrique Junco salgan elegidos Diputado y Senador, respectivamente, por nuestra provincia. Y esto será gracias, en parte, a que ni el PP, ni el PSOE creen que en Palencia perderán su actual estatus, de lo contrario, el PSOE no se habría arriesgado a contrariar a su militancia y el PP hubiese puesto a Pablo Casado que, además de tener mejor encaje, tiene tirón. Por eso han mantenido a Casado en Ávila donde el PP ve la cosa más oscura.

Coda primera: Aunque el PP ha vendido que hay una gran renovación en la lista que nos presentó ayer, en realidad hay un retorno al viejunerismo rajoniano para evitar, tras las elecciones, la tentación de que sea desde el grupo popular en el Congreso desde donde se quiten de en medio a Rajoy.

Coda segunda: ¿Realmente es imprescindible que Ignacio Cosidó se mantenga como Director de la Policía para evitar la secesión de Cataluña o solo es la excusa para quitársele de en medio?

domingo, 25 de octubre de 2015

Mis primeros 100 días en la Diputación

Si por algo se han caracterizado estos cien largos días del grupo de Ciudadanos en la Diputación de Palencia ha sido por el intenso trabajo, tanto político como institucional, adecuándonos a los usos y costumbres del lugar y con una total ausencia de medios materiales para llevarlo a cabo. Es al día de hoy que aún no tenemos cien por cien operativo el despacho del grupo (y hasta hace un par de días andábamos aún al cero por ciento). Todo lo que hemos hecho ha sido gracias a que como soy autónomo (la principal característica del autónomo es su capacidad para sacar el trabajo adelante bajo cualquier circunstancia o condición) hemos podido utilizar los medios materiales que poseo en mi despacho profesional (aprovecho para hacerme publicidad).

Hasta hace un par de días, cuando había documentación para el grupo, me llamaban desde secretaría y yo me desplazaba hasta el palacio para recogerlo. Ahora una ordenanza me lo trae al despachito que nos han instalado encima del Santander y me estoy perdiendo, en aquellas visitas, la oportunidad de disfrutar de la luz que entra por esas estupendas vidrieras, la quietud de pasear por esos inmensos pasillos, donde solo se oía el ruido de mis propios pasos, y las amenas conversaciones, de las que siempre se aprende algo, con las gentes que por allí pululan. Lo voy a echar de menos.

A partir de ahora, solo iré al palacio en los plenos mensuales. Espectáculo que invito a todos los palentinos, al menos una vez, a ver. Disfrutareis o, como en mi caso, os enojareis viendo como la presidenta, Ángeles Armisén, a mi diputado no le pasa ni una, le aplica el rodillo, le lanza al secretario (o a su sustituta) a que le muerda y le mete todas las estocadas que puede, apurando al máximo el reglamento de funcionamiento de la Diputación. Mientras con el de Dueñas tiene un embeleso institucional, que de seguir así, se va a tener que poner una partida específica en los presupuestos para la compra de insulina para los diputados. Lo difícil que es hacer oposición, con un solo diputado, a veintidós.

Pero a pesar de todo, yo estoy contento con el trabajo realizado y ahora, que hemos cogido ritmillo, esto no ha hecho más que empezar.

Coda primera: ¿Alguien se cree que doble sueldo Polanco tiene alguna posibilidad de presidir la FRMPCYL?

Coda segunda: Carlos Fernández Carriedo, con respecto a su deseo de que Ignacio Cosidó vuelva a ser cabeza de lista al congreso por el PP de Palencia: “Él es una persona muy comprometida y responsable y estoy seguro de que cualquiera que sea su decisión será muy meditada y, desde luego, no será unilateral, sino que siempre será de forma consensuada con el presidente del Gobierno, y siempre, por supuesto, anteponiendo los intereses generales a los personales, como siempre ha hecho Ignacio”. ¿Soy yo, que tengo una mente retorcida, o aquí hay una petición a Rajoy para que mantenga a Cosidó de Director General de la Policía y así poner a otro de cabeza de cartel?

Coda tercera: Enrique Martín, ayer en la rueda de prensa del PP palentino del final de la legislatura en las cortes generales, sobre su deseo de continuar como diputado: “Sí me gustaría. Durante esta legislatura he aprendido nuevas cosas; he adquirido una buena experiencia, aunque como es lógico la decisión última depende del partido”. Aprender no sé si ha aprendido mucho, me extrañaría porque se ha pasado la legislatura paseando a su perro por el Salón, pero enseñar sí que no ha ensañado nada, ni una triste intervención en estos cuatro años. Creo que debería encabezar la candidatura al congreso, él se lo ha ganado y el PP se lo merece.

domingo, 27 de septiembre de 2015

No puede haber España unida si no se regenera

“No puede haber España unida si no se regenera”. La frase pertenece al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y ha sido pronunciada, en términos muy parecidos, en las varias entrevistas, una de ellas en Vozpópuli, concedidas por el mozo en los últimos días. Merece la pena resumir sus tesis, porque coinciden casi al 100% con las que viene defendiendo la línea editorial de este diario desde su fundación en 2011. “Lo que pasa en Cataluña es consecuencia de los problemas de España, y no al revés. Si no damos respuesta a las demandas de los españoles, los ciudadanos desconfiarán de las instituciones democráticas. Hay un fallo en el proyecto común y por eso la gente puede deslumbrarse con proyectos tribales, identitarios o populistas”, sostiene Rivera, que prosigue: “Estoy convencido de que cambiando España el independentismo se frenará. Cuando España ha funcionado bien, sólo un 25% de los catalanes ha apoyado la independencia. Ese porcentaje ha aumentado porque España no funciona. No puede haber España unida si no se regenera. Los españoles quieren unión, pero también cambio”.

Termine de leer el artículo “Regenerar España para mantenerla unida” colgado en Vozpópuli por Jesús Cacho.

domingo, 13 de septiembre de 2015

La visitita de Sorayita

Criticáis –criticamos– que los prohombres –y las promujeres– de Palencia no dan palo al agua pero, mientras el resto de los palentinos estaban de fiesta, el alcalde de Palencia, Alfonso Polanco, y la presidenta de la diputación, Ángeles Armisén, tuvieron una reunión de trabajo el día de San Antolín con la vicepresidenta del gobierno de España, Soraya Saenz de Santamaría. En los 10 minutos que duró dicho encuentro arreglaron el desdoblamiento de la autovía en Dueñas, el acceso a la autovía A-67 y alicataron un baño que estaba empantanado desde tiempos de Heliodoro Gallego. Más eficiencia, efectividad y economicidad no se les puede pedir. Ahora comprendo porque Polanco también está en la diputación, es más, creo que aún tiene capacidad para ser senador y capitán de un submarino. Constato también que los 75.000 euros que cobra Armisén, el máximo que puede un presidente de diputación, se quedan cortos.

Pero no todo iba ser trabajo en esa mañana festiva. Tras firmar en el libro de honor del ayuntamiento, la vicepresidenta se encaminó por la calle Mayor hacia la catedral (vea el vídeo del acontecimiento) (ay no, que me he equivocado, es este otro) acompañada de un porrón de autoridades regionales, provinciales y locales, cargos, carguitos y carguetes, y demás semovientes del presupuesto. Allí, tras escuchar la misa en honor del santo Patrono de Palencia, cumplió con la tradición de beber el agua bendita de la cripta. Después, procesionó hasta el ayuntamiento, oyó la salve de “Dios te salve Palencia” –que erróneamente confunden con un himno–, se tomó unas tapas y se piró.

Es muy grato comprobar que una persona (de Valladolid) tan importante, con tantas preocupaciones, como por ejemplo, evitar ayudar desde el consejo de ministros a Telefónica, la empresa que ha contratado a su marido por un latisueldo, para no caer en prevaricación, tenga un ratín para compartirlo con los palentinos. Me cuentan que alguno incluso llegó a tocarla (vea la foto 14/40) y que no se lava desde entonces.

lunes, 10 de agosto de 2015

El alcalde que subió un ayuntamiento y bajó una diputación

Hace cuatro años, la lista del PP palentino encabezada por Alfonso Polanco consiguió sacar catorce concejales en el ayuntamiento de Palencia. Solo dos de esos concejales fueron nombrados diputados provinciales, el número dos, José María Hernández, como presidente de la institución provincial y Carmen Fernández como vicepresidenta encargada de cultura. El alcalde delegó todo lo permitido en la junta de gobierno y en el pleno, en ambos tenía mayoría absoluta, y dejó todo el trabajo en manos de los concejales, quedándose él solo para las fotos y para pasearse por los saraos, que es lo que le gusta. A pesar de tener muchos concejales, uno por encima de la mayoría absoluta, solo hicieron algo Isidoro Fernández Navas en hacienda, Paloma Rivero en broncas y conflictos, tanto internos como externos, y Miguel Ángel de la Fuente en remiendos y apagafuegos varios, el resto poco o casi nada, eran muy flojos. Todo esto provocó que la legislatura fuese un verdadero fiasco.

Hace unos meses, esa misma lista, encabezada de nuevo por Alfonso Polanco, solo consiguió diez concejales. A pesar de tener cuatro concejales nuevos han mandado a tres de ellos a la diputación. La presidenta de la misma, Ángeles Armisén, Carmen Fernández, con más competencias en esta institución provincial que en la anterior legislatura y superando el límite del esperpento, Alfonso Polanco, alcalde de Palencia, con el único fin de redondear su sueldo que como alcalde no se ha atrevido a subir.

En esta legislatura ni en la junta de gobierno, ni en el pleno del ayuntamiento de Palencia, tiene el PP mayoría absoluta, por lo que el alcalde ha delegado menos competencias en estos órganos municipales que hace cuatro años, además aunque no haga nada, unas horas las tiene que echar en la diputación, así que Polanco tiene más corte que antaño. Súmale que tiene cuatro concejales menos, que los nuevos son más flojos que los desechados y que la única potente que mantiene de la anterior legislatura, Paloma Rivero, actualmente tiene muchas menos responsabilidades, y te sale que el grupo municipal del PP en el ayuntamiento de Palencia no llega. Por muy bueno que sea David Vázquez –algo que está por probar–, solo él no puede hacer lo que antes intentaban sacar entre tres y no podían.

¿Cómo van a intentar sacar la legislatura adelante con estos mimbres? Pues muy sencillo, van a externalizar el trabajo, ya sea contratando a una concejala de hacienda –que es lo que han hecho creando el puesto de coordinador de sección de gestión e inspección de tributos– o dejando en manos de las peñas la organización de los sanantolines. Con esta extraña manera de llevar un ayuntamiento yo vaticino que esta legislatura será aún peor que la anterior.

martes, 21 de julio de 2015

Un año más sin Miguel Ángel Blanco

En la clausura de la conferencia política del Partido Popular de la semana pasada el presidente del gobierno y del PP, Mariano Rajoy, en referencia al edil torturado y asesinado hace dieciocho años, Miguel Ángel Blanco, afirmó lo siguiente: “Hoy tendría 47 años, probablemente habría formado una familia y, seguro, estaría militando en el PP y estaría aquí con nosotros, debatiendo sobre lo que nos piden los españoles y nosotros podemos ofrecerles.”

Podría haber sido así y Miguel Ángel Blanco habría sido testigo de primera mano de cómo su partido había dejado de apoyar a las víctimas del terrorismo. De cómo Mariano Rajoy había asumido la política “antiterrorista” de Zapatero. De cómo los terroristas salen de las cárceles sin haber penado por sus crímenes. De cómo eta está consiguiendo sin matar lo que buscaba matando. De cómo el PP vasco ha pasado a la insignificancia política. De cómo un tal Maroto, tras salir del armario en Vitoria, se había metido en una alcantarilla en Madrid.

Pero así no fue. Lo que ocurrió es que el 12 de Julio de 1995 eta le asesinó, tras retenerle durante dos días, con la escusa de que el gobierno no había cumplido su exigencia de acercar los presos etarras a las cárceles vascas. Exigencia que ni material, ni moralmente se podía cumplir. Con su muerte nació el Espíritu de Ermua, donde la Nación Española consciente de sí misma y viéndose atacada por los terroristas, salió a la calle para exigir a los políticos que acabasen con el terrorismo a través de los instrumentos acordes al estado de derecho. Porque la victoria sobre eta debía ser policial, política y, sobre todo, moral. Y si no hubiese sido por Zapatero y por Zapatero dos, que ahora nos gobierna, así habría sido.

miércoles, 8 de julio de 2015

Una calle para Chema

El pasado 9 de Junio falleció Pedro Zerolo, concejal de Madrid (no le dio tiempo a recoger su acta como diputado autonómico). Figura clave en el movimiento LGBT, políticamente nunca fue nadie, sin embargo, el ayuntamiento de Madrid le va a dedicar una plaza en la zona de Chueca. Esta propuesta partió de la alcaldesa en funciones del PP, Ana Botella.

El pasado 15 de Febrero falleció José María Hernández, presidente de la diputación de Palencia y concejal de su capital. Fue una figura clave en la política palentina y con gran proyección a nivel regional. A pesar de que en ambas instituciones gobernaban, en aquellos días, sus compañeros del PP y, al día de hoy, lo siguen haciendo, nadie ha propuesto dedicar una calle al importante político popular fallecido.

Por lo tanto desde aquí, quiero proponer que el ayuntamiento de Palencia dedique una plaza, calle, travesía o plazuela a José María Hernández. Me han comentado que la travesía que une la calle Berruguete con la calle Joaquín Costa, por detrás del palacio provincial (donde han instalado el tanatorio de la plaza de abastos) no tiene nombre. Así que ya tenemos sitio donde hacerlo.

Yo no puedo considerarme amigo suyo, apenas empezábamos a conocernos cuando falleció, pero los mandamases de los medios de comunicación local sí. En especial Carlos Martín Santoyo, que presumía mucho de su amistad con el antecesor en el cargo de Ana Asenjo. Así que, desde aquí, insto a los medios de comunicación a sumarse a esta petición. No creo que la nueva presidenta de la diputación vea esta iniciativa con malos ojos y os retire las ayudas. Si ha estado elogiando al finado hasta la saciedad. Además, ahora es mucho más fácil llevarlo a cabo gracias a la doble condición de Alfonso Polanco como alcalde de Palencia y diputado provincial, es para estas cosas, para coordinar mejor ayuntamiento y diputación, para lo que ha entrado en la institución provincial, ¿o no?.

En resumen, animo a todos aquellos que estén de acuerdo con esta iniciativa a que se lo hagan saber al alcalde de Palencia y diputado provincial, y a la presidenta de la diputación y concejala de Palencia, a través de los medios que tengan a su cargo. Y con un poco de suerte a lo mejor conseguimos que le den una calle a Chema, que sinceramente creo que se la merece.

jueves, 2 de julio de 2015

El fin de la eurozona

El economista José García Domínguez considera que el euro es un error, desde hace un tiempo, vaticina que la crisis griega nos llevará a la destrucción de la eurozona y además dice que eso es bueno. ¿Tendrá razón? Os dejo su último artículo colgado en Libertad Digital.

Mientras comienzo a redactar estas líneas cansinas solo hay algo que se sepa con certeza absoluta a propósito de la (hipotética) capitulación de Grecia: que no van a pagar. Pase lo que pase, no van a pagar. Y no van a pagar, entre otras poderosas razones, porque no tienen con qué. Volveremos, pues, a lo de siempre, a ese eterno día de la marmota en que se ha convertido la agonía a cámara lenta de la Eurozona. ¿Hace falta que recuerde al lector el argumento del enésimo remake que está a punto de proyectarse en todos los televisores del continente? Nuevo rescate solidario, nuevo plan de austeridad en las cuentas públicas, nueva contracción súbita de la demanda interna por efecto de esa misma terapia de choque, nueva diminución adicional del PIB local, nueva reducción inducida de los ingresos fiscales del Estado, nuevo agravamiento del déficit por efecto de lo anterior, nueva necesidad imperiosa de refinanciar una deuda mil veces refinanciada, nuevo colapso financiero… Y así ad infinitum.

Termine de leer “Por qué el euro causa tantos desastres”.

lunes, 22 de junio de 2015

Cuando el mañana no importa

“Después de mí, el diluvio” exclamó el rey Luis XV, poco antes de morir, al comprobar la desafección de los franceses hacía su persona.

Alfonso Polanco ha dicho que esta será su última legislatura como alcalde y la ha iniciado solucionando lo que él considera como el principal problema que tiene como regidor palentino, su sueldo. No creo que tenga que explicar que la única motivación para su entrada en la diputación es la crematística. La lógica solución habría sido aprobar una subida del sueldo del alcalde, dejando el tema solucionado para ahora y para el que en el futuro le sustituya. En vez de cometer el ridículo error de meterse en la diputación, dejando a la secretaria provincial del PP palentino y futura presidenta de la diputación, Ángeles Armisén, a los pies de los caballos. Salvo que ese fuese aliciente suficiente para hacerlo así de mal.

En estas primeras horas de legislatura también andamos enredados con las dedicaciones exclusivas y voy a resaltar un par de curiosidades que he observado. La costumbre, creada por Heliodoro Gallego, era que el equipo de gobierno tuviese cuatro dedicaciones exclusivas (contando la del alcalde) y otra la oposición. Para esta legislatura, Alfonso Polanco se ha quedado las mismas para sí y ha ofrecido dos a la oposición. Yo considero que la que ofrece a mayores a la oposición debería restarla de la del grupo de gobierno pero vamos, sin adoctrinamientos.

En el PSOE no están de acuerdo, quieren una más. Miriam Andrés tenía intención de cogerse el sueldo en la diputación pero la entrada de Polanco en la misma, la ha obligado a cambiar de estrategia –como iba a criticarle su presencia en la diputación si ella también estaba allí–, por lo que se cogerá el sueldo del ayuntamiento y, por lo tanto, le falta otro para dárselo a quien le correspondía. Por otro lado, me hace mucha gracia, que los que han renunciado a la medalla (Ganemos) por ser un gasto superfluo, en cambio quieren un sueldo entero, en vez de medio que les ofrecen. ¿Cuántas medallas podríamos comprar los palentinos con lo que nos costaría mantener, estos cuatro años, la media dedicación exclusiva a mayores que ansían?

De las dedicaciones exclusivas del PP, la única lógica es la de David Vázquez, que solo falta que le den las llaves y el mocho para que abra y limpie por las mañanas. Lo demás me parece todo muy raro. Una teniente de alcalde, Paloma Rivero, no tiene dedicación exclusiva. ¿Será por qué ahora es un letrado de la junta con el nivel máximo (alcanzado gracias a la dedicación exclusiva del mandato anterior), con un sueldo muy superior al que tendría en el ayuntamiento? Eso sin contar que sumará las asistencias. Raro es también que Facundo Pelayo, que mantiene las escasas competencias que tenía en la otra legislatura –eran catorce y tenía de los que menos–, sí tiene dedicación exclusiva. ¿Será por qué este al pertenecer al grupo C, cobra más en el ayuntamiento que de funcionario? Además a los dos años consolidaría el nivel 22, que es el máximo de su grupo. Es el justo pago por estar siempre al lado del alcalde, porque otra cosa no ha hecho y esta también es su última legislatura porque, aparte de Polanco, nadie más le llevaría con él al ayuntamiento.

Todo esto de momento. Atentos porque en los próximos días se puede enredar aún más. ¡Qué legislatura nos espera! La previa al diluvio.

lunes, 15 de junio de 2015

El pacto

El sábado 13 de Junio de 2015, Alfonso Polanco fue reelegido como alcalde de Palencia gracias al apoyo de los tres concejales de Ciudadanos Palencia. Este apoyo se consiguió tras la firma, el día antes, del “Pacto para la estabilidad y el futuro en el Ayuntamiento de Palencia” entre Juan Pablo Izquierdo por Ciudadanos y Alfonso Polanco por el PP. Desde la perspectiva de Ciudadanos este es el mejor pacto municipal que se ha firmado en toda Castilla y León. Y a punto estuvo de no firmarse.

Todo empezó la noche del 24 de Mayo. Sobre las diez y media de la noche el recuento daba que el último concejal de ayuntamiento de Palencia pasaba del PSOE a Ciudadanos, con lo que la izquierda palentina no conseguía la mayoría absoluta. En el PP, a pesar de perder cuatro concejales y de repetir su peor resultado (el de 1991, cuando gobernó por primera vez Heliodoro Gallego), estalló la euforia, creían que Ciudadanos les iban o directamente a apoyar o, al menos, a dejar que Polanco fuese alcalde como cabeza de la lista con más voto popular. Así sin más.

La prepotencia, la errónea lectura de los resultado electorales y la creencia de que se enfrentaba con unos pardillos hizo que Alfonso Polanco no se reuniese con Ciudadanos hasta el martes 9 de Junio, tan solo cinco días antes del pleno de elección del alcalde. El lugar de la reunión fue la sede del PP de Palencia, por ese partido acudieron el candidato a alcalde, Alfonso Polanco, el presidente provincial, Carlos Fernández Carriedo, y los concejales electos David Vázquez y Facundo Pelayo, por parte de Ciudadanos fueron los tres concejales electos, Juan Pablo Izquierdo, Mario Simón y Juan José Lerones, acompañados del coordinador provincial, Juan Cruz Vidal. Carriedo se negó a firmar el documento de regeneración democrática, condición previa que imponía Ciudadanos en toda España para sentarse a negociar, y se pasó toda la reunión criticando al Partido de la Ciudadanía y su política nacional. Vamos, tocando las narices toda la reunión, por eso en la segunda le sustituyó Ángeles Armisén. Ese encuentro terminó mal, muy mal. Polanco solo quería aprovecharse de Ciudadanos para solucionar sus problemas internos, ofreciendo a Izquierdo una teniente de alcaldía y la concejalía de hacienda, más una segunda concejalía para otro de los integrantes del grupo municipal de Ciudadanos.

Tras esa reunión, en Ciudadanos, se barajó la hipótesis de que Alfonso Polanco prefería estar en la oposición a gobernar sin el poder de la mayoría absoluta. Por eso se abrió la posibilidad de apoyar a Miriam Andrés como alcaldesa. Esta aceptaba no tener la mayoría absoluta en ninguna comisión –donde se jugaba todo era en la junta de gobierno– y gobernar en minoría. Con este preacuerdo con los socialistas, Ciudadanos acudió al segundo encuentro con el PP. En esta segunda ocasión las cosas fueron más normales. Carriedo firmó el documento de regeneración democrática (si no lo hacía se acababa la reunión) y se quitó de en medio. Todos los puntos que se fueron debatiendo se fueron aprobando, en algunos Ciudadanos había rebajado la exigencia, en otros el PP “reconocía” que las imposibilidades legales que el día antes impedían su firma ahora no eran tales. En todo estaban de acuerdo salvo en la composición de la junta de gobierno local. El PP alegaba que si no tenía mayoría absoluta en ese órgano, Polanco sería un alcalde marioneta, sin atribuciones. Lo cual es manifiestamente incierto, en España, independientemente de la mayoría que se tenga en el pleno municipal, el alcalde tiene un montón de atribuciones concedidas por ley. Lo que querían era robar la merienda a Ciudadanos, como les han hecho en otras provincias, con lo que se terminó la reunión sin firmar el acuerdo.

El PP de Palencia no daba la partida por perdida. La del jueves, fue una tarde de llamadas de teléfono, wasapes y comunicaciones por el radio teléfono de la policía municipal. Pero la firmeza de Juan Cruz frente al partido a nivel regional, la postura clara de que la alcaldía sería para quién renunciase al rodillo municipal, junto al convencimiento en el PP de que podían perder la alcaldía hizo que al final aceptasen. Todavía a última hora de la tarde, Alfonso Polanco intento convencer a Juan Pablo Izquierdo de que retirasen ese punto del acuerdo pero este le respondió que, o firmaban ese punto o nada. Al día siguiente, tras un par de retoques del PP, por el que dirán, Alfonso Polanco firmaba el acuerdo que les había presentado el día antes Ciudadanos Palencia.

A partir de ahora queda todo por hacer. Ciudadanos ha asumido una gran responsabilidad, la de fiscalizar al gobierno del ayuntamiento pero si impedir su normal funcionamiento. Valorando cada cuestión y votando en función de esa valoración. No pueden votar a todo que no (como pueden hacer tranquilamente el PSOE y Ganemos), ni pueden votar a todo que sí (como harían si formasen parte del gobierno municipal). Lo primero que tienen que hacer es enseñarle al alcalde de que el cuento ha cambiado, que ya no puede hacer lo que le dé la gana en el ayuntamiento para luego buscar el acomodo legal, si lo hay. Ahora antes de decidir primero hay que pensar, cosa que en ayuntamiento de Palencia, creo, que no se ha hecho nunca. Y regenerar, que hay mucho que regenerar.

jueves, 28 de mayo de 2015

Análisis de los resultados electorales del 24 de Mayo. Cortes regionales.

Trescientos trece. Trescientos trece votos nos han faltado para hacer procurador en las cortes regionales de Castilla y León a Paco Cuadrado. Solo trescientos trece votos han impendido que un excelente resultado obtenido por Ciudadanos Palencia no se haya convertido en un magnífico resultado.

Uno. Un solo procurador le falta al PP para la mayoría absoluta en las cortes regionales. Podría obtenerle de UPL. Pero UPL solo puede dar al PP la mayoría en las cortes regionales, además estos secesionistas de la autonomía son raros de narices. ¿Qué pasaría con los ayuntamientos capitalinos o las diputaciones que dependen de Ciudadanos? La solución lógica para mantener la gobernabilidad de las principales instituciones de Castilla y León es que el PP llegue a un acuerdo con Ciudadanos a nivel regional y en ello están Juan Vicente Herrera y Luis Fuentes. Si es muy fácil, el PP solo tiene que asumir un decálogo de medidas regeneración política –que al PP le van a venir de perlas– y tendrán el apoyo de Ciudadanos para gobernar las diputaciones y los ayuntamientos donde la matemática electoral lo permita, además de la junta de Castilla y León. No hay más misterio.

¿Cómo se traslada esto a Palencia? En la capital, Ciudadanos dejará que Alfonso Polanco sea alcalde y después que se vaya buscando la vida para ir gobernando día a día. Y en la provincia se dejará margen para que en cada pueblo, los concejales electos puedan llegar a acuerdos para que la alcaldía recaiga en un concejal de Ciudadanos. Esto llevará a que en Guardo, Cervera o Carrión, Ciudadanos se apoye en el PSOE para alcanzar la alcaldía. Tampoco creo que el comité de pactos de Ciudadanos ponga pegas para que en Grijota se apoye al PSOE para desbancar a Juan Carlos Pando.

lunes, 25 de mayo de 2015

Análisis de los resultados electorales del 24 de Mayo. Ayuntamiento de Palencia

Ayer votaron al ayuntamiento de Palencia 42.984 palentinos (el 66,15% de los electores), datos casi iguales a los de hace cuatro años, donde votaron el 66,61% del censo (44.084 votantes). Con el siguiente resultado:

Partido Popular:
Con 15.843 votos (37,52%) ha obtenido 10 concejales. Ha bajado en 4 concejales con respecto al año 2011, donde obtuvo el 49,31% del escrutinio (21.383 votos). El descalabro es evidente, ni con toda la maquinaria –que es mucha y con buenos dineros– del PP dando caña a todo trapo, ni con la regada de subvenciones –ampliamente publicitadas durante la campaña–, ha evitado que Alfonso Polanco, desde la alcaldía, obtenga peor resultado que Celinda Sánchez en 2007. He defendido la teoría que, hace cuatro años, el PP de Palencia tuvo tan buenos resultados en el ayuntamiento de la capital porque frente al desgastado PSOE de Zapatero y Gallego se presentaba el PP con un candidato totalmente desconocido que apenas generaba rechazo. Ahora, en cambio, el candidato del PP era ampliamente reconocido.

PSOE:
Solo ha obtenido 8 concejales con el respaldo del 30,49% de los votos (12.875). Ha bajado dos concejales con respecto al 2011 donde les votaron 16.071 palentinos (37,06%). Creo que Miriam Andrés ha sido la candidata a la alcaldía que ha hecho la mejor y más larga campaña de todos. Por eso ha recuperado parte del electorado que el PSOE ha perdido al no presentar a Heliodoro Gallego. Estos resultados avalan la teoría que en Palencia el voto oculto está en el PSOE, no en el PP.

Ganemos Palencia:
Al invento de Gascón le han votado 7.053 personas (16,70%) dándole 4 concejales. Siendo el mejor resultado de este mundillo en toda su historia. Hace cuatro años Gascón con IU consiguió 2.954 votos (6,81%). El resultado de ayer es fruto del trabajo realizado en exclusiva por Juan Gascón durante estos cuatro años. Ha sido la única oposición que ha tenido el PP en el ayuntamiento. Además no ha habido problema municipal donde no se haya metido. Luego defiende cosas muy raras que a mí no me gustan pero a su parroquia sí, que son los que le han votado.

Ciudadanos:
La candidatura liderada por Juan Pablo Izquierdo, que le ha faltado un mes previo de cocción, ha obtenido el magnífico resultado de 3 concejales, gracias al apoyo del 10,89% de los votantes (4.388 votos). Nada mal para ser la primera vez que se presentaban y habiéndose creado la agrupación hace un cuarto de hora. Con este resultado son la llave del ayuntamiento de Palencia. Podrán dar la alcaldía al PP si votan a favor de Polanco. Cosa arto difícil porque el actual alcalde no tiene la capacidad para realizar los cambios que Ciudadanos pide a cambio de su apoyo. Ya harán desde el PP palentino lo posible para que no salga la jugada y así poderse librar de Polanco. Esto hará que Ciudadanos se abstenga en la votación de investidura y la segura coalición PSOE–Ganemos, con sus doce concejales y con el respaldo del 47,19% de los votantes se haga con la alcaldía.

domingo, 24 de mayo de 2015

La España posible

No pocos de los vecinos de Moralzarzal, Madrid, están encantados con su plaza de toros. La construcción costó un ojo de la cara y apenas se utiliza tres tardes al año para las corridas de la feria local, pero su cubierta retráctil es tan moderna, su diseño tan perfecto, su parecido con un platillo volante, vista desde cualquiera de los picos de la sierra, tan imponente, que no hay vecino que no sienta un puntazo de orgullo, y que le vayan dando a los millones que se tragó el coso, que el pueblo no se merecía menos y puede que el centro de salud esté viejo y las escuelas mal dotadas, pero, hablando de toros, que no me quiten mi preciosa plaza… Por algún fenómeno curioso, o puede que simplemente por una cuestión de sobreabundancia, la plaza de toros de Moralzarzal no ha salido nunca a relucir en el muestrario de despilfarros –aeropuertos, polideportivos, autovías- que jalonaron la geografía española en los años de dinero abundante y barato. Las cosas, sin embargo, han empezado a cambiar también en Moralzarzal. Hoy, una obra de esas características no tendría ninguna posibilidad de salir adelante. Hoy, muchos vecinos sienten algo parecido a la vergüenza ajena cuando hablan de su preciosa plaza de toros, porque han visto tantas situaciones apuradas en tanta gente en esta crisis que la contemplación de tamaño despropósito les produce una sensación de malestar fácil de explicar.

Y sí, en efecto, las cosas están cambiando en Moralzarzal y en el resto de España. “La vieja idea fatalista de que somos incapaces de superar los obstáculos que impiden a España convertirse en un país moderno es falsa”, aseguraba este jueves Carles Casajuana en el debate mantenido con César Molinas, Luis Garicano y Elisa de la Nuez –con Mariano Guindal como moderador- en un auditorio de la Fundación Rafael del Pino lleno hasta la bandera, con motivo de la presentación del libro 'La España posible'. “Hay un cambio de mentalidad”, sostiene Garicano, “ahora la gente quiere que las cosas funcionen. Y ¿cuándo funcionan? ¿Cuándo crecen los países? Cuando cuentan con buenas instituciones y buen capital humano. Es el objetivo básico del regeneracionismo: dotarse de unas instituciones prestigiadas y de una ciudadanía mayoritariamente bien formada”. En opinión de Molinas, “la idea de la regeneración ha calado y está hoy presente en las preocupaciones de millones de españoles. Hubo un tiempo, por ejemplo, en que el fraude fiscal estaba incluso bien visto; eso está cambiando y hoy hay menos tolerancia social con el defraudador. España puede cambiar. La clave, en efecto, está en la mejora de la calidad de sus instituciones”. Así lo cree también De la Nuez, para quien es importante que la Ley se cumpla, “porque no se trata de hacer nuevas leyes, que tenemos de sobra, sino de que las que están en vigor se apliquen. Contra la corrupción, por ejemplo, que siempre ha salido muy barata en España tanto en términos penales como políticos”.

Termine de leer el artículo de Jesús Cacho colgado hoy en Vozpópuli.

viernes, 22 de mayo de 2015

Pide cambio

El próximo domingo se celebran elecciones municipales y autonómicas, esto quiere decir, que en Palencia elegiremos los concejales que conformarán el pleno municipal del ayuntamiento y los siete procuradores palentinos (o de donde sean pero que se presentan en nuestra provincia) a las cortes regionales de la comunidad autónoma de Castilla y León. El resto de los representantes públicos: alcalde, presidente de la junta, diputados provinciales y presidente de la diputación, se elegirán posteriormente de forma indirecta. Si le sumamos la poca democracia interna que tienen los principales partidos políticos, elegir, lo que se dice elegir, elegimos poco.

Por eso, el domingo, puedes seguir votando poca democracia, votando a los de siempre. Puedes votar al PP que se presentan como los serios, los formales, más bien los adustos diría yo. No te engañan cuando te prometen que si les votas todo seguirá igual, para nuestra desgracia en eso no mienten. O puedes votar al PSOE que se presentan como los ansiosos del cambio pero, ya sabemos todos, que el único cambio que estos buscan es el de quitar al PP del mando, ponerse ellos y que el resto siga igual, o parecido, o muy parecido. También puedes votar a IU, Ganemos, Podemos, Noosqueremos, o lo que sea, que se presentan como los del cambio total, los de la revolución flautera, los de todo se ha hecho muy mal, los de todos son muy malos menos ellos. El cambio de estos últimos es el de la patada en la mesa mandando tablero y fichas al suelo.

Yo voy a votar Ciudadanos, a la candidatura encabezada por Juan Pablo Izquierdo al ayuntamiento de Palencia y a la lista a las cortes regionales que lleva en primera posición a Francisco Cuadrado. Lo haré porque representan el cambio tranquilo. El cambio que deseo para Castilla y León y para Palencia. Porque son la respuesta al grito sordo de los ciudadanos que deseamos más libertad. Porque quieren “elevar a la categoría política de normal, lo que a nivel de calle es plenamente normal” como defendió en su día Adolfo Suarez. Porque ya está bien de tanto “mamoneo”. Porque se puede hacer otro tipo de política. Política hecha por gente normal que no necesita el cargo para vivir, ni se presenta para devolver un favor. Porque pido un cambio sensato. Yo con #IlusiónNaranja.

martes, 19 de mayo de 2015

Los soterradores

Durante mucho, mucho, mucho,… pero que… mucho, mucho, mucho tiempo, Heliodoro Gallego nos estuvo prometiendo que iba a soterrar las vías del tren. Era un imposible y él lo sabía pero la mentira disfrazada de gran inversión cuela… hasta que deja de colar. Durante todo este tiempo, como es costumbre en la casa, el PP se mantuvo de perfil para pillar cacho en el caso de que saliese. Inciso: hablando de perfiles, ¿habéis visto la foto del cartel electoral de Polanco? Bueno, bueno, bueno… ¿Quién la habrá escogido? Prefiero no saberlo… El enemigo está dentro.

Sigamos hablando de soterramientos. En la anterior campaña, el Partido Popular llevaba en su programa electoral el soterramiento del vial. A dios gracias esta genial obra no se ha realizado. Para que luego digan que las crisis son malas. No hay mayor peligro que un incompetente con dinero… público.

¿Y qué hace un soterrador cuando no puede hacer una gran loca obra pública? Pues hace una pequeña. Así que, han cogido el Mercado de Abastos y en vez de dotarle de una mayor luminosidad, sin romper su estética de finales del siglo XIX; le han plantado un tanatorio en la zona que le separaba del Palacio de la Diputación. Oye, un cristo con dos pistolas. Para que no haya dudas de que es un tanatorio, los dos negocios que han instalado son una cafetería y una floristería. Pero la prueba definitiva que demuestra que la intención era construir una casa mortuoria política son los 20.000 euros “enterrados” en los bancos de mármol colocados para evitar que el bar pierda las vistas.

domingo, 17 de mayo de 2015

Porque me fui del PP

El 7 de Abril, todos los lectores de este blog pudieron leer la carta que envié al Partido Popular solicitando mi baja como afiliado. Un día antes, los lectores del Diario Palentino pudieron leer la noticia de mi rechazo a ir en el decimotercer puesto en la lista del PP al ayuntamiento de Palencia. Son muchos los que me han echado en cara que me habría quedado en el PP si me hubiesen ofrecido un puesto más adelantado en esa lista. Lo cual no es del todo cierto y voy a intentar aclararlo.

Durante 22 años he estado militando activamente en el Partido Popular de Palencia. En primera fila, como cuando me nombraron secretario de área en la regional de nn.gg. o dando un paso atrás, como cuando con nocturnidad y alevosía buscaron una lista alternativa para sustituir a la que yo había presentado para el ayuntamiento de mi pueblo, dividendo con ello al mismo. Esto ocurrió en las primeras elecciones municipales con Carriedo de presidente del partido provincial. Y seguí militando en el Partido Popular.

Hace cuatro años, me ofrecí a ir en la lista del PP al ayuntamiento de Palencia. Polanco me dijo que de hombres ya tenía lista completa, en cambio que le buscase a alguna mujer que de eso andaba más escaso. Así lo hice pero la cosa no cuajó, ella no fue en la lista y yo tampoco. Y seguí militando en el Partido Popular.

Hace un par de meses, viendo lo mal que iba el PP y creyendo que en Palencia, al menos, tenían claro que había que cambiar las cosas volví a ofrecerme –con persona interpuesta, que es la torticera manera de hacer las cosas en ese partido– para ir en la lista. Esta vez la respuesta fue afirmativa.

El día que me reuní con Alfonso Polanco, me ofreció la concejalía de hacienda y para ello me incluía en su lista en el puesto de la mayoría absoluta. Le planteé la incongruencia de darle una concejalía tan importante a un número trece, por lo que rechacé ir en la lista. Ante mi negativa me dejó claro, de forma poco elegante, que aun incluyéndome en su lista no consideraba que yo fuese un activo para él, llegando incluso a menospreciarme al igual que a otras personas que van con él en la lista. En esta conversación fui consciente que, utilizando al partido como escusa, lo único que quería era amordazar este blog. Acabamos la reunión solicitándome que me replantease mi negativa. Tan pronto llegué a casa le llamé reiterándole la misma, ante lo cual me pidió tiempo para darme un mejor puesto, cosa que rechacé. Mi decisión estaba tomada, después de conocer al personaje, ni de número dos.

Como mi vocación, desde muy joven, es la política y la búsqueda del bien común, no dejaré de hacer política. Hoy creo que solo tengo cabida en el Ciudadanos, partido integrado por personas que defienden a España y a la libertad; y que con su esfuerzo personal están intentado regenerar la política de este país, incluyendo Palencia.

Coda: no fue el único dirigente del partido que me ofreció mejorar ese número trece. Pero en esos días descubrí que ni mi ideología, ni mi manera de ver la política, tienen cabida en el Partido Popular. Después de esto que cada uno piense lo que quiera.

viernes, 15 de mayo de 2015

Presentación del programa autonómico sobre autónomos y PYMES de Ciudadanos


El próximo lunes, 18 de Mayo, a las 20.00 horas, en el hotel Rey Sancho, acompaño a los miembros de la lista autonómica palentina José Luis Castañeda y Reyes Fernández; y al candidato a la alcaldía de Monzón de Campos, Ángel Larriba, en la presentación del programa autonómico sobre autónomos y PYMES de Ciudadanos. Estáis todos invitados.

miércoles, 13 de mayo de 2015

La nueva derecha

Por desgracia, en España, hay muchos que no entienden que un partido político es el instrumento que se dotan algunas sociedades para organizarse políticamente. Y que solo es eso, un medio para hacer política, no un fin. Cuando José María Aznar creó el PP, nos obligó a renunciar a la libertad a cambio conseguir la eficacia necesaria para volver a poner a la derecha en el poder por medios democráticos. Una vez alcanzado ese objetivo debió cambiar la eficacia, ya no tan necesaria, por la libertad, que actualmente resulta imprescindible. No lo hizo, tampoco se lo pedimos, nos equivocamos y estamos pagando ese error.

Gracias a ese férreo control, la regional castellanoleonesa del PP pudo deshacerse del líder indiscutido de la derecha palentina y presidente provincial del partido, Jesús Mañueco. Para ello se valieron de un funcionario del cuerpo superior económico-financiero de la administración regional, Carlos Fernández Carriedo, al que habían afiliado en la sede regional, dos días antes de presentarlo al congreso provincial del PP palentino. Donde sería elegido presidente por escasamente sesenta votos. Como consecuencia de esta jugada, no solo se acabó con la carrera política de Jesús Mañueco, sino que también se acabó con la independencia del PP palentino y, por ende, de la provincia.

En estos años, el PP ha ido degenerando en eficiencia pero manteniendo la falta de libertad, lo cual es lógico, con este sistema basta con llevarte bien con el que manda para prosperar, allá se hunda el resto. Y mientras los mandatados de Valladolid mantengan políticamente a Palencia como su apéndice, serán mantenidos en sus puestos independientemente de sus resultados electorales. Por lo tanto, los que aspirábamos a que hubiese una apertura, que entrasen los vientos de libertad en el PP, hemos de llegar a la conclusión de que eso nunca será posible. Antes desaparecerá el PP como un mal sueño, a que un militante tenga alguna capacidad de decisión sobre sus dirigentes.

Actualmente, la regeneración es necesaria e imparable, por eso el futuro de la derecha está fuera del PP. Hoy está en Ciudadanos, que con todos los peros que le quieran poner, tienen lo más necesario, que los militantes votan, que los militantes eligen a sus dirigentes, que los militantes eligen a sus candidatos, que los militantes son los protagonistas de la vida del partido; solo con eso, ya es mejor que el PP. Mucho queda para que sepamos cómo será el mapa político que se inicia ahora, quizás Ciudadanos, como partido desaparezca también, no lo sé, pero sí sé que la forma de hacer política que está creando no desaparecerá.

jueves, 7 de mayo de 2015

Programa económico de Ciudadanos Palencia

Por fin hay un partido político palentino que entiende que la salvación económica de nuestra ciudad pasa por fomentar el emprendimiento. Que los dos sectores que más riqueza y empleo generan son la hostelería y el comercio. Sin obviar que Palencia es capital de una provincia agrícola donde deben confluir las energías del sector provenientes, por un lado, de la innovación universitaria y, por otro, de la iniciativa empresarial.

Pero lo más interesante de su ideario es la filosofía que impregna su programa de que la administración local está al servicio de los ciudadanos, que los empleados públicos deben servir a la población, no al alcalde, y que todo lo que hace el ayuntamiento, o deja de hacer, debe ser conocido por los habitantes de Palencia. Indicar que la obligatoriedad de la ratificación ciudadana de cualquier intervención que supere en un 10% el presupuesto municipal me parece un avance democrático esencial.

Nada que ver con las propuestas socialistas, que son muy populistas pero poco populares, es decir, que no afectan a casi nadie. Por mucho que lo voceen, en Palencia no hay un problema de vivienda. Por otro lado, aumentar el peso de la administración local, que es otra de sus propuestas, es todo lo contrario a lo que nos hace falta en Palencia.

El PP, para no variar, apuesta por el ladrillo, por gastar dinero en infraestructuras caras e innecesarias, menos mal que luego se olvidan de ellas, como pasó con el soterramiento del vial. Pero esto no ha de extrañarnos ya que el partido de los funcionarios solo admiten la iniciativa privada cuando proviene de un constructor malo –malo porque necesita de la ayuda pública para desarrollar su negocio–, es la marca de la casa. ¿Cuántos Bárcenas quedarán por ahí?

domingo, 26 de abril de 2015

La nueva UCD

De nuevo la melancolía, el sentimiento de fatalidad que a lo largo de la historia suele acompañar a los españoles cada vez que se frustra, por mil y un motivos, la ocasión de convertir este viejo país ultramontano a veces, cainita otras, tan apasionado como inconstante siempre, en una de esas democracias con las que siempre nos hemos querido comparar. La melancolía se ha hecho carne de nuevo entre nosotros al socaire del fracaso aparente de la Transición, ese periodo histórico que se abrió tras la muerte de Franco y que durante años hizo pensar a millones de españoles que sí, que esta vez sí, que a caballo entre el tormentoso siglo XX y el prometedor siglo XXI había llegado el momento de la redención de nuestras miserias y la conversión de la vieja atrabiliaria España en un país definitivamente moderno, incluso ejemplar. Aquel proyecto por el que valía la pena apostar, se ha visto arrastrado por el fango por culpa de la corrupción, la sed de dinero y la falta de escrúpulos morales y éticos de las elites políticas llamadas a defenderlo y engrandecerlo.

(…)

Imposible ignorar las consecuencias para el inmediato futuro del más que aparente hundimiento del partido que agrupa a la derecha política española. "Yo asistí en primera fila al derrumbe de la UCD y no pasó nada", afirma un veterano político popular. "No pasó porque la Constitución del 78, tan vilipendiada por tantos, permite que a partidos tan importantes como aquél se los trague la tierra sin que tiemblen las columnas del templo, y ello porque entonces había dos alternativas: AP por la derecha y el PSOE por la izquierda. Siempre pensé que al PP nunca podría pasarle cosa parecida, algo que hoy veo muy posible, entre otras cosas porque también ahora hay reemplazo: está Ciudadanos por la derecha, y vuelve a estar el PSOE, muy malito, eso sí, por la izquierda. De modo que el problema no es la Constitución, que naturalmente se puede mejorar; los que están muertos son los dos partidos mayoritarios en los que desde el 78 se ha basado la alternancia, por lo que hay que tener cuidado con arremeter contra una Constitución que ha dado a España muchos años de paz y prosperidad. En todo caso, se puede poner en cuestión el régimen, no el sistema, porque para el sistema democrático no hay alternativa, a menos que esa alternativa sea la que nos ofrecen los Podemos de turno".

Lea completo el artículo “La descomposición de un partido llamado a refundarse o desaparecer” colgado en Vozpópuli por Jesús Cacho.

jueves, 23 de abril de 2015

La lista de Juan Pablo Izquierdo. La lista de Ciudadanos Palencia

Hoy, a diferencia de otras ocasiones, no voy a hacer una descripción pormenorizada de la lista que presenta Ciudadanos para el ayuntamiento de Palencia. De vista conozco a la mayoría, es lo que pasa cuando vives en un pueblo con título de ciudad como Palencia y lo pateas todos los días porque trabajas en él. Porque esta lista tiene una característica que destaca, que está formada por gente normal, que vive y trabaja en Palencia.

A algunos de los integrantes de esta lista se les critica su anterior militancia en otros partidos, como si esto solo pasase en esta candidatura. Como nuevo integrante del “Club de los Resentidos” valoro muy positivamente que alguien prefiera mudar de partido a mudar de ideología. Es más, me encanta ver que hay ciudadanos normales, que no viven de la política, que se embarcan en esta incierta aventura. Personas que van en una lista porque quieren cambiar lo viejo, no porque tengan que pagar favores, ya sean del pasado o del futuro.

Con el único que he hablado de política de toda la lista es con el cabeza de la misma, Juan Pablo Izquierdo. La conclusión a la que he llegado es que se trata de una persona normal, que analiza las cosas como las personas normales y que dice cosas normales. Es de mi edad y tenemos una visión del mundo muy parecida. Así que a nadie le sorprenda si afirmo que considero que sería un magnífico alcalde para Palencia, muy diferente a lo que hemos visto hasta ahora, mucho mejor. Por eso irán a por él, le tacharán de empresario aprovechado y poco profesional, cuando otros han metido en sus listas a sinvergüenzas de acreditada carrera. Estos son los pagos por dedicarse a este negocio.

Quiero terminar esta entrada con una reflexión. He afirmado en varias ocasiones que Cataluña es el territorio más español de España. España es como es, en gran medida, por Cataluña. Los últimos años nos han exportado lo peor que tienen, el nacionalismo y por eso les tenemos tanta tirria. Pero no todo lo que viene de ese territorio español es malo, en la mayoría de las ocasiones es muy bueno lo que nace allí. De Reus, por ejemplo, nos vino el general Prim, uno de los mejores presidentes que ha tenido España, inspirador de la Gloriosa. Que por defender a España, arriesgó su vida en incontables batallas y la perdió en la última, en la de hacer una España democrática. Si contra eta nos defendió un vasco, la ruptura de España la evitará un catalán.

viernes, 17 de abril de 2015

La lista de Polanco. Menos de lo mismo

Como suele ser mi costumbre, hoy voy a hacer mi análisis de la lista que presenta el PP al ayuntamiento de Palencia. Una lista que ha cambiado bastante, en especial el orden, de la que pinceló el propio Polanco en Semana Santa. Curiosamente han empeorado su posición aquellos que han sido más criticados en este blog.

Alfonso Polanco: Ha pasado de no tener claro si presentarse a no querer volver a ser alcalde. Lo cual es normal, ser alcalde es una pesadez y además se pierde dinero (aunque si le sumas el sueldo de senador…) Vivía mejor como gerente de asuntos sociales, es más, creo que nunca ha dejado de serlo.

Ángeles Armisén: Después de mucho buscar, la hija de Ángel Armisén ha encontrado su tumba política.

David Vázquez: Va a tener la gran suerte de que el hundimiento del PP evitará que tenga responsabilidades de gobierno, sino, en la boca del lobo donde le quiere meter y con la costumbre que tiene Polanco de dejar a sus concejales a los pies del caballo, no aguantaría toda la legislatura.

Facundo Pelayo Trancho: A parte de ser amigo desde hace muchos años, ¿qué otras cualidades tiene para estar aquí? Y lo que es más importante para los ciudadanos ¿sirve para algo?

Carmen Fernández: Ahora que todo está nublado, ¿sabrá dónde colocarse?

Luis Ángel Pérez: Un funcionario de servicios sociales de la junta, que se relaciona con el ayuntamiento porque la asociación social que preside recibe una subvención del mismo. Nada nuevo bajo el sol.

Sergio Lozano: La diferencia entre un error y un mal vicio es que en el segundo caso sabes que te perjudica.

María Álvarez: Nunca terminó de explicarnos el tema de las bombillas led y lo que le rodeaba.

Paloma Rivero: Estará preparando el despacho de la jefatura de servicio que le darán. Siempre y cuando sea el PP quien nombre a esos jefes de servicio, que no está del todo seguro.

Juan Antonio Marcos: Seguramente de plantas y arbustos sabe un montón.

Ana Rosa García: Ay… y encima no saldrá.

Manuel Paramio: Cuando has creado más problemas que aportado soluciones ¿es normal que repitas?

Héctor Calderón: Como le mintió a Polanco y le dijo que era economista, este le ha castigado dándole el número maldito.

Quiero terminar esta entrada con dos apuntes. El primero es alabar lo buen padre, no como el que me ha traspasado a mí su apellido, que es Mariano Valero Gutiérrez (con las prisas se les olvidó poner el apellido). Que va en el vigesimotercer puesto.

Y el segundo tiene que ver con Ana Hernández que ocupa el decimonono puesto de lista de Polanco y último en la foto que hay debajo. Hay que fijarse un poco porque casi no se ve pero es ella.