jueves, 29 de diciembre de 2011

La España cañí posmoderna

Andan de enhorabuena las comadres del marujeo audiovisual: auditando las cuentas del Rey en las corralas televisivas, van a disponer de carnaza para las fieras durante una temporada. Hasta ahora oculta tras el barniz de modernidad con el que hemos consentido engañarnos todos estos años, la España mísera de Galdós vuelve por sus fueros. Y con ella el resentimiento social, el genuino motor de la Historia, que no la lucha de clases como barruntaba el ingenuo de Marx. Hacen falta chivos expiatorios, y ni el espantajo de los malvados políticos resulta suficiente a fin de saciar la ira justiciera del tumulto. Torna, si es que alguna vez se había ido, la España atroz.

Pinche aquí para terminar de leer el artículo de Pepe García Domínguez en Libertad Digital.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.