martes, 4 de marzo de 2008

Rajoy

Hoy, casi todo el mundo, está opinando sobre como fue el debate. Yo, por mi parte, voy a relatar la sensación recibida tras este debate a dos tiempos, y para ello tengo que remontarme a la segunda legislatura del PP.

Cuando la “dedocracia” de Aznar eligió a Mariano Rajoy su sucesor, me pillé un berrinche –por no decir cabreo– del trece. Yo era partidario, como la mayoría, de Jaime Mayor Oreja. Soy de los que piensan que con Mayor Oreja no se habrían perdido las elecciones del 2004.

Según iba transcurriendo la legislatura más claro tenía que Aznar se había equivocado, sobretodo cuando veía como se tiraban a la basura los cuatro millones de firmas a favor de un referendum nacional sobre el Estatuto catalán. Me llevaban los demonios –no Jiménez Losdemonios–, cuando veía que se apoyaban algunas de las reformas de estatutos, cuando no eran incluso iniciadas por el propio PP.

No terminaba de convencerme ni cuando hacía maravillas como convocarnos en Madrid por la defensa de España y de la Libertad. Yo estuve moralmente con todas las manifestaciones convocadas por las víctimas del terrorismo, pero en esta también estuve físicamente.

Así estaban las cosas hasta el primer tiempo del debate. Ese día me vi reflejado en las palabras de Rajoy, en sus propuestas y en la forma de presentarlas. Y ayer me confirmó mi apreciación. Por primera vez me hizo olvidar a Mayor Oreja y mira que me jode dar la razón a Aznar. Por otro lado Zapatero estuvo como se le esperaba, este solo engaña a los que vienen engañados de casa.

No sé quién ganará las elecciones pero si tengo claro varias cosas: El PP tendrá más diputados y el PSOE menos que en el 2004. Rajoy mantendrá el liderazgo del PP, mantendrá los principios y será bueno para España. Zapatero utilizará la violencia para mantenerse en el poder. Y que de esta crisis iremos hacia una España más democrática o hacia la no-España. Yo apuesto por reformar el sistema para alcanzar mayores cotas de libertad, y no los falsos avances en libertades que nos venden desde el zapaterismo. España siempre ha sobrevivido, de mejor o peor manera a lo largo de la historia, a estas crisis. Ahora nos toca a nosotros sacarla adelante, costará, pero valdrá la pena trabajar por ello.

20 comentarios:

  1. fachas no4/3/08 11:32

    Cuando perdais las elecciones, el día 10, os lanzareis como perros a por Rajoy para poner a la derechona de Esperanza Aguirre. Lo veremos.

    ResponderEliminar
  2. Yo también hubiera preferido a Jaime Mayor y, sobre todos, a Esperanza Aguirre.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/3/08 12:22

    "fachas no"

    Te atreves a definir lo que es un facha. Por otra parte, ojalá Aguirre hubiese sido la candidata del PP.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4/3/08 13:03

    El PP aglutina en un solo partido al centro-derecha, y creo que no acaba de beneficiar a este país, necesitamos otro partido de centro-derecha!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4/3/08 13:22

    ¿Por qué te jode dar la razón a Aznar? ¿Acaso no eras un aznarista empedernido? Por cierto, Mayor Oreja viene de una familia carlista... ¿Hay algo más antiliberal que el rancio carlismo? Pregunto...

    ResponderEliminar
  6. Soy muy de Aznar pero nunca me gustó el "dedazo".
    La familia de Mayor Oreja puede provenir de donde quiera, es más, Mayor Oreja es democristiano, pero a la hora de defender las libertades, a la hora de jugarse el tipo, tanto políticamente como fisicamente, se ha lanzado sin dudarlo. Defiendes siempre la verdad aunque se quede solo. Es honrado y decente. Y tiene una idea de España clara que además comparto. No es liberal, que le vamos a hacer, nadie es perfecto.

    ResponderEliminar
  7. Pues a mi la elección de Rajoy me pareció acertada en su día, pues era un tipo que había demostrado solvencia, saber estar y moderación como ministro y vicepresidente. También me gustaban otros candidatos como Mayor Oreja y Rato, pero ahora veo a Mariano como el Presidente de España idóneo. Eso sí, si se pierden las elecciones a lo mejor habría que pensar en un relevo en la cúpula popular y ahí es donde Esparanza y Gallardón deberán jugar sus bazas. Gallardón, entonces o nunca.

    ResponderEliminar
  8. No estoy seguro de que Gallardon no haya sido la persona mas indicada, no estoy seguro... Que este en la acera de enfrente de Espe y con un juicio con Jimenez Losantos no quiere decir que no hubiera podido aglutinar al voto conservador y al liberal, mas el centrista.

    Y en un debate tengo la sensación de que hubiera desplumado a Zapatero.

    ResponderEliminar
  9. La ventaja de Esperanza Aguirre es que, además de todo, está realmente buenísima.
    Saludos liberales

    ResponderEliminar
  10. Yo es que creo que lo que debe hacer Rajoy, es librarse de los zaplebes y poner a sus espaldas gente moderada. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Rajoy es el candidato, y no sólo de los militantes o simpatizantes del PP, si no de todos aquellos que deseamos,necesitamos, por el bien de nuestro país y de su futuro, desalojar a Zapatero de la Moncloa.
    Si quedaba alguna duda de quien es Zapatero, ayer quedó claro cuando desenterró a los muertos del 11-M, y los puso a desfilar para sacudir a las mismas hordas que hace cuatro años asaltaban las sedes del PP y agredían a sus militantes.
    A este punto de infamia ha llegado este personaje acorralado por sus mentiras y la rendición ante ETA.

    ResponderEliminar
  12. El objetivo es echar a Rodríguez el Traidor el 9-M.

    ¡Viva la Resistencia!

    P.D. No dejéis que los trolls de Pepino Blando ensucien vuestros blogs con sus kakitaZ.

    ResponderEliminar
  13. Las bandas de radicales rojos que sustentan a Z, que se autodefine también como rojo, pretenden que los demás no son moderados. Después de aprobar leyes manifiestamente incostitucionales, de firma pactar no pactar con los populares (en realidad casi tan votados como ellos), de insultar a la iglesia cuando le place con cualquier disculpa (a ver si tienen pelotas de hacer lo mismo con la Junta Islámica española)... se pretenden moderados.

    Z es traidor (incluso para su propia gente), mentiroso, negligente y antidemócrata. A la calle Z.

    ResponderEliminar
  14. Rajoy debe mantenerse como presidente del PP aunque pierda las elecciones. Es la mejor opción para el PP y tarde o temprano los españoles se darán cuenta de su coherencia y de sus facultades como político.

    ResponderEliminar
  15. yo nunca dudé de Rajoy, es más, yo ya me considero marianista y, sobre todo, del PP. El debate, goleada de Rajoy.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Anclaos:
    Creo que Gallardón ganase unas elecciones a Zapatero, pero aún ganándolas, creo que no defendería lo mismo que yo. Y para ganar a Zapatero un debate cualquiera.

    Dodgson:
    Tampoco es eso, hombre.

    Andrés:
    Si te refieres a Acebes y Zaplana te he de recordar que son los que aguantaron la primera parte de la legislatura cuando el PP estaba noqueado.

    Natalia:
    Totalmente de acuerdo contigo.

    Cerrajero:
    Ese es el primer objetivo, después a democratizar España. Y deja que los trolls se entretengan.

    Liberal hispano:
    Pero no hay mayor ciego que el que no quiere ver.

    Cluadedeu:
    Eso mismo.

    Miguel:
    Gracias por la visita y un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Mucho me temo que si no gana las elecciones Rajoy tiene los días contados al frente del PP. La única posibilidad de que siguiera, aparte de que llegara a La Moncloa, es que el PP tuviera más diputados que el PSOE, pero que la coalicción social-nacionalista no le dejara gobernar y le diera la Presidencia a Zapatero. Pero si el PP se queda por debajo del PSOE en diputados, creo que Rajoy presentará la dimisión. En ese caso oscuro panorama se le presenta al PP.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo1/4/08 17:37

    la verdad que vieno con perspectiva tus comentarios...dedicate a otra cosa, porque como visionario no tienes precio.

    ResponderEliminar
  19. Ya verás la violencia dentro de nada. Tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.