lunes, 30 de junio de 2008

Federico Jiménez Losantos tiene suerte

En España hay periodistas que envidian a Federico Jiménez Losantos por la oportunidad que tiene para exponer sus ideas, con total libertad. Hay otros periodistas –la mayoría– que le odian porque, en el caso de tener esa misma libertad, no sabrían que hacer con ella. En el primer grupo se hay gente como Graciano Palomo que apenas unos días atrás pedía la vuelta de Aznar y hoy se ha convertido totalmente al “marianismo”. Porque lo importante es capear la crisis. En el segundo grupo hay una lista interminable de escribanos del poder –o de la oposición–. Son capaces de contrargumentarse a sí mismos en cuanto cambia el paso político. Aquí nos encontramos a Federico Quevedo, un periodista, que en su libro “Pasión por la libertad” –prometo intentar por enésima vez terminarlo–, ha calificado a Adolfo Suárez de liberal-reformista, camisa azul incluida. Por eso Losantos tiene suerte, gracias a trabajar en la COPE puede decir lo que quiera, incluso opinar en contra de la “propiedad”.

La COPE es una aberración democrática. Pero lo es, no por lo que dicen los que quieren cerrarla, sino por lo contrario. Si en España hubiese una verdadera democracia, con una verdadera libertad de expresión, si los periodistas pudiesen desarrollar su labor en libertad, si los medios de comunicación no dependiesen del poder político y no necesitasen la protección de algún partido para sobrevivir; podría la emisora de los “curas” dedicarse exclusivamente a labores pastorales.

Con el “antenicidio” se produjo el fin de una tímida pluralidad informativa nacida al calor de la transición. En esas circunstancias la Iglesia, que poseía una cadena de radio de concepción generalista, acogió en su seno a los exiliados. Con esta decisión la Conferencia Episcopal Española apostó por la defensa de las libertades civiles como ningún otro empresario de la comunicación en España. Porque solo una institución como la Iglesia puede mantener en la actualidad española una postura de defensa de la libertad de expresión. Esta postura la ha mantenido frente a todos los poderes fácticos nacionales, e incluso frente a su propia postura, como ocurrió en el caso del apoyo político de España a la invasión de Iraq. Gracias a lo cual muchos españoles, que no somos católicos, nos sentimos agradecidos y valoramos positivamente a la “institución”. Por eso todos los años marco la “x” en su casilla, también ayuda ver al engreído de Andreu Buenafuente defender lo contrario.

Los “obispos” pueden mantener esta postura porque su influencia, su labor evangelizadora, no depende de los índices de audiencia de la COPE. Los fondos para realizar su labor social no dependen de los ingresos de la cadena. La Iglesia es influyente porque todos los domingos se oye su voz en todas las parroquias de España y su visión nos llega incluso a los que pisamos una iglesia. Por eso la mayor manifestación de la historia de España la consiguieron las asociaciones afines en contra de la LOE en noviembre de 2005.

El día en que los medios de comunicación –si llega– puedan dar ese grado de libertad a sus periodistas, podrán los “curas” transformar la COPE en Radio María y dedicarla exclusivamente a labores pastorales. Mientras tanto habrá muchos interesados en directamente cerrarla y otros en heredarla, incluyendo el puesto del comunicador más influyente que hay en la actualidad: Federico Jiménez Losantos. Así lo califica José María García, otro, que recuperado de su enfermedad, aspira a sustituir al turolense. Tira de la sotana a los “cardenales” –que anteriormente dejó colgados–, enseña sus credenciales de católico practicante y se presenta como el único sustituto que evitaría el socavón que produciría la salida de Federico. No se si “la propiedad” se dejará embaucar pero si Jiménez Losantos se va de la COPE el único que tiene la libertad que da tener el riñón bien cubierto y la ausencia de pelos en la lengua para denunciar los desmanes patrios es Butanito”. Pero lo que no tiene es la capacidad de discernir a largo plazo como hace Federico. Amén de las “butanadas” que le asalten de vez en cuando.

15 comentarios:

  1. Anda que García le da cada patada a FJL cada vez que habla que vaya por Dios. Le salió mal el Imperio que iba a montar con Villalonga y que le fastidió Aznar, y claro, a ver qué hace ahora.

    ResponderEliminar
  2. Zapatero, el primer presidente en democracia que es campeón de Europa.

    ResponderEliminar
  3. Miguel:
    Por eso no creo que le fichen, pero nunca se sabe.

    ruby:
    ¿En que puesto jugaba Zapatero?

    ResponderEliminar
  4. Eso de poder decir una cosa un día y al siguiente la contraria y tener a la patulea de mermados diciendo amen, don Federico, lo que usted diga, don Federico, ¿otra mamadita, don Federico?

    A cualquier cosa llaman algunos libertad.
    ¿El término coherencia lo conoceis?

    ResponderEliminar
  5. Federico se ha ganado la "suerte" a puro pulso. Por eso tiene tantos seguidores y sus enemigos le odian tanto.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1/7/08 00:07

    "patulea de mermados diciendo amen"

    Dicen los borregos del pastor de tarados Zapatero, nunca más borregos y más tarados que con semejante pastor.

    ResponderEliminar
  7. Un análisis fino y atinado con el que estoy bastante de acuerdo. No debemos olvidar los 90.

    ResponderEliminar
  8. Ecambell:
    Llevo oyendo a Federico desde que hacía el resumen de prensa en la Linterna de Luis Herrero y si lees su “Lo que queda de España” escrito en 1979 comprobarás, como yo, que siempre ha defendido lo mismo. Tu problema es que has seguido al personaje por la Noria, y se nota.

    Anónimo 21.31:
    Tienes razón.

    Anónimo 0.07:
    Que la realidad no modifique la doctrina.

    Libertymad:
    Gracias.

    ResponderEliminar
  9. framling1/7/08 09:29

    Joer, ya estamos excluyendo a los que no nos gusta, el pack completo de presidentes del gobierno "campeones" es Franco y Zapatero.

    ResponderEliminar
  10. A mí no me gusta Losantos, y lo único que hago es no escuchar la COPE. Es la libertad de elección, pero respeto su libertad de expresión, aunque no me gusten sus maneras, como tampoco me gustan las maneras de la María Antonia Iglesias.
    No me gustan sus maneras, porque esa libertad que utiliza con la palabra se torna agresiva y quienes le escuchan caen en esa agresividad y ese rencor. Ya lo hemos visto, la gente prefiere un alma ignorante con sonrisa de bobalicón en apariencia, aunque por dentro sea lo peor, a un alma que te diga las verdades con cara de bigote y mala leche.
    ¡Por cierto, el periódico "ya", ese que cerraron hace muchos años, ha vuelto a relanzarse en internet!. Darioya.es

    ResponderEliminar
  11. A Butanito lo veo muy resentido con muchos como para ser imparcial.

    Así que me quedo con Losantos.

    Que, además, lo veo mucho más preparado intelectualmente.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo8/7/08 00:37

    FJL es una de las personas con mayor capacidad intelectual del panorama periodístico y cultural actual. Inteligente, culto, sagaz, mordaz, incisivo, agudo y con una vasta cultura. Hasta sus detractores lo afirman y la sociedad civil que se considera de centro-derecha liberal se ve representada -aun con discrepancias, matices u otras cosas- por un fenómeno mediático que ha sabido aglutinarlos como nadie en una brillante trayectoria de un difusor de liberalismo metido a periodista, filólogo de formación y locutor de profesión que ha dejado el pabellón muy alto aun con las críticas, muchas de las cuales viniendo de donde proceden no son sino elogios enormes. José María García y otros resentidos de menor nivel no tiene nada que hacer. ¡Nada de nada!

    ResponderEliminar
  13. Anónimo8/7/08 00:39

    FJL un "crack". Muchos le deberán su aportación intelectual al mundo de las ideas y su actividad constante en defensa de los principios liberal-conservadores españoles. ¡Un gran tío!

    ResponderEliminar
  14. Ya se sabe: "Al que le pica, ajos come" o "Si la envidia fuese tiña......."

    Desde luego, por lo que yo conozco, el marmolista nunca llegará a su altura :)

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.