jueves, 5 de junio de 2008

Pepiño Blanco, el prudente

España es un país con suerte al tener al gran Pepiño Blanco –así nos lo reconocen hasta en los usa–, ese líder internacional, cuyos escritos se traducen a las más inusuales lenguas. Este gran intelectual cuyas ideas son foco de debate en las más prestigiosas universidades del mundo. Hay un dicho hindú que reza lo siguiente: “A quién el sr. Blanco alaba bendito es, pero pobre del que recibe sus finísimos e irónicos dardos, es cadáver político seguro”, o algo así, la traducción es libre.

Ayer, don José Blanco, Pepiño para los amigotes, nos dio una gran lección. En su blog reconoce que no quiso manifestar públicamente su apoyo a Obama para no interferir en las primarias del partido demócrata. Desde aquí quiero alabar esa decisión que demuestra que don José tiene un grandísimo respeto por la democracia, absteniéndose –porque sabía que sus manifestaciones interferirían muy seriamente en ese proceso– de dar su opinión, cuantos debería seguir su ejemplo.

Don José, que irá en representación del PSOE a la convección demócrata, ya nos contará como se vive en primera persona –sin duda tendrá trato preferente en el evento– el “hecho histórico en ese país: por primera vez un negro como candidato”.

Sin más que reiterar mi admiración por la mente preclara que posee don José Blanco López.

13 comentarios:

  1. Anónimo5/6/08 12:38

    Por cierto, no es verdad que sea el primer candidato negro: Ya en 1968 Charlene Mitchell fue candidata a la Presidencia de EEUU por el Partido Comunista USA.

    O Dennis L. Serrette, del New Alliance Party, en 1984.

    O Lenora Fulani, del mismo partido, en 1988 y 1992.

    Sería el primer candidato negro del Partido Demócrata, de uno de los grandes partidos o con posibilidades reales de ser elegido.

    euribe

    ResponderEliminar
  2. Si Pepiño dice que es el primero es el primero. Como osas contradecirle, so fachón.

    ResponderEliminar
  3. Parece que para Blanco lo único importante es que sea negro, no lo que diga o haga. ¿También aprobará Blanco esas amistades con reverendos locos y esa obsesión con las iglesias de Obama?

    Ha hecho bien en guardarse su opinión. Primero, porque creo que en Estados Unidos les importaría un comino. Y segundo, porque la última vez que Blanco mostró su preferencia por alguien (Royal), ese alguien fue derrotado en las elecciones.

    ResponderEliminar
  4. Que Blanco diga estas bobadas y no otras más domésticas, es la prueba fiel de que el PP marianélido no está ni se le espera.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/6/08 21:03

    el espantapájaros:

    "Ha hecho bien en guardarse su opinión. Primero, porque creo que en Estados Unidos les importaría un comino. Y segundo, porque la última vez que Blanco mostró su preferencia por alguien (Royal), ese alguien fue derrotado en las elecciones."

    Entonces que muestre su preferencia... que diga alto y claro su preferencia (b)obamita... que apoye con todas sus fuerzas a Barack Hussein y a su magnánimo reverendo... ése que culpa a EEUU de difundir, propagar y extender el virus del SIDA para acabar con los negros.

    Que lo diga... que con lo gafe que es Pepiño... a lo mejor conseguimos que el bebé mesiánico de bisoñez mastodóntica y demagogia mayúscula se la pegue... a ver si por lo menos en EEUU siguen inmunes a la dictadura de lo "políticamente correcto", al intervencionismo totalitario, a la justificación de tiranías islamistas, castristas o de índole similar. Por el momento, Bobama ha empezado a endurecer su discurso... pero por si acaso... no es bueno fiarse... que luego pasa lo que pasa (bien lo saben los españoles), así que lo mejor que les puede pasar a los estadounidense es que un intelectual de la talla de Pepiñoide le haga la campaña a Hussein Obama... y así optar por McCain, aunque uno hubiese preferido a Mitt Romney. Sería bueno que John McCain optase por él como "vice" para formar buen tándem o ticket... porque desgraciadamente no creo que esté por la labor C. Rice. Y menos infantilismo demagógico con ser negro... a ver si dejamos las cuotas y pensamos en la persona de forma individual, según us méritos, capacidades y programa que ya huele... el victimismo injustificado para hacer propaganda de baratillo.

    Última Hora: Obama está que no cabe en sí de gozo al enterarse del apoyo de ese gran estadista que atiende al nombre de José Blanca, el bueno de Pepiño, natural de Palas del Rey. Nada más enterarse en el Partido Demócrata de que el lucense los apoyo... creen que tiene la victoria en sus manos...

    (ja, ja, ja).

    Venga Pepiño... apostasteis por Ségolène Royal, por Schröeder y Bono llamó "gilipollas" a Blair y luego revalidó, así que venga apoyad fervientemente al bebé mesiánico de Illinois a ver si también "se la pega". ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5/6/08 21:13

    Ojalá Obama, que nada tiene que ver con demócratas como Kennedy o Clinton, siguiese al pie de la letra los insuperables, inmejorables y grandiosos consejos del monaguillo grimoso de Pepiño (sí, sí el mismo de los "concetos" y los "patos" con los "homes" de paz que cometían "acidetes", ése mismo)... Si verdaderamente lo hiciera (Obama), el candidato demócrata obtendría el más sonado de los fracasos. Porque éste -y sus secuaces (reverendos incluidos) sería peor que J. Carter...

    Ojalá saliese en España un Reagan, pero aquí imposible que en las filas populares se siga a Reagan o a Thatcher... aquí los populares se asemejan mucho más a Clinton y Blair... moderaditos, melifluos y más cerca de la socialdemocracia con algunos tintes liberales... qué remedio... para intentar seguir las políticas del Partido Republicano norteamericano de Reagan o del Conservador británico de Thatcher, se necesitaría un contrapeso opositor moderado como los demócratas de Clinton o los laboristas de la tercera vía de Blair, pero con el conglomerado socialista-nacionalista radical que impera en la España actual imposible... y luego osan expedir carnés de demócratas -muy ufanos ello- ¡Inaudito!

    En fin, por lo menos a ver si empieza a hacer oposición crítica a ZP porque su séquito debe de estar felícismo y yéndose de rositas pese a los continuos atropellos con que deleita a los indenfesos ciudadanos que ven mermados sus derechos, coartadas sus libertades y ultrajada su nación. ¡Así nos va!

    Salu2

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5/6/08 21:39

    Y la pregunta del millón, ¿Cambiará Pepín su apellido para no molestar al candidato de color? Creo que, en favor de la progresía universal, el decoro y las buenas costumbres, el sr. Blanco debería buscarse un apodo menos ofensivo cuando viaje a los USA para la convención democráta. Serviría sr. Marrón, por ejemplo. O sr. Rosa. Prudencia hasta el final Pepín!

    ResponderEliminar
  8. Espantapájaros:
    Eres un meticón, don José es un demócrata de pro y no tiene que demostrarlo porque es de izquierdas.

    Piru:
    No, este nuevo PP es más simpático y por eso no hay que meterse con él.

    Anónimo:
    Incluso Obama ha llegado a decir que no le importa que se llame Blanco, lo importante es su apoyo. Ya tiene la Casa Blanca en el bolsillo.

    Anónimo:
    Reagan y Thatcher no se acomplejaban por ser de derechas, consideraban que sus ideas eran mejores que las de la izquierda y las ponían en practica. Por cierto, fueron los primeros que intentaron acabar con el comunismo soviético y lo lograron.

    Anónimo:
    Don José será recibido como el gran estadista que es.

    ResponderEliminar
  9. Nunca un tipo tan bobo ha llegado tan alto....

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Pie de foto: Don Pepe Blanco leyendo el futuro en su bola de crista. (Fum, fum, culombio, culombio.)

    ResponderEliminar
  11. Claudedeu dijo...
    "Pie de foto: Don Pepe Blanco leyendo el futuro en su bola de crista. (Fum, fum, culombio, culombio.)"

    Muy bueno, Claudedeu... ese "montaje" en el pie de foto hubiese quedado excelente. Ja, ja, ja... ingeniosa observación.

    Y suscribo lo de fernando: Nunca un ttipo tan bobo (tan tonto, tan inútil y tan cretino) ha llegado tan alto. Eso da muestras de lo mal que está el país. Pepiño es un claro caso de involución del género humano y degeneración política. ¡Una verdadera lástima!

    ResponderEliminar
  12. A mí Pepiño Blanco me parece vomitivo. Me da repelús. Asquerosito, repugnante, repulsivo.

    ResponderEliminar

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.