jueves, 19 de febrero de 2009

El obispo de San Sebastián defiende a Eta

Juan María Uriarte, obispo de San Sebastián, en un comunicado ha afirmado que: “Por repugnante que nos pueda parecer el proceder de algunos de sus dirigentes ante los asesinatos y atentados, o por un hipotética connivencia o complicidad con Eta (aún por demostrar judicialmente), dejar sin representación a una parte minoritaria pero significativa de nuestro pueblo es un mal para esa comunidad política: limita el ejercicio de un derecho fundamental, distorsiona el mapa electoral y propicia un proceso de excepcionalidad apoyado en una ley también excepcional, la Ley de Partidos”.

Mari Mar Blanco, en el programa de Carlos Herrera, con respecto a este hecho, ha dicho: “Yo creo que a las víctimas no nos ha sorprendido esta noticia porque, como es cierto, la Iglesia nacionalista a lo largo de estos años siempre ha actuado –con tristeza lo digo, pero es cierto–, siempre ha actuado de salvaguarda de los verdugos y asesinos”.

¿Cuándo dejarán, los obispos vascos, de postularse con el nacionalismo y de defender a los terroristas?. ¿Cuándo afeará esta conducta la Conferencia Episcopal?. ¿Cuándo dejará el Vaticano de nombrar obispos nacionalistas en estas diócesis?. ¿Cuándo nombraran obispos a hombres valientes, que lleven la Verdad de Cristo –su fe– a sus últimas consecuencias, que es la estar al lado de los débiles, de los que sufren, en este caso de las víctimas del terrorismo?. Acaso, ¿no son católicos algunas de las víctimas?. Y aunque no lo fuesen, ¿no merecen ser defendidas por la Iglesia Católica como víctimas?.

13 comentarios:

  1. Lo de Uriarte -y no es la primera vez- resulta repugnante, repulsivo, vergonzoso. Pero todavía resulta más curioso que los progres por excelencia que tanto gustan de practicar el vetusto y decimonónico laicismo anticlerical o de ofender todo cuanto puedan toda la cultura judeocristiana -no así, la islámica, que defienden gustosos, y con más ardor cuanto más fanática se muestre-, nada digan ante declaraciones del clero que sí son execrables como las pronunciadas por el obispo de San Sebastián. Los gabilondistas que tanto se desgañitan contra Rouco Varela por defender la libertad de expresión o la pluralidad de contar en la cadena de la CEE con agnósticos o protestantes nada dicen de los aberrantes comunicados proetarras de cierto sector del clero vasco, donde por cierto, ahí sí que debía meter mano la curia Vaticana, dejar de escuchar las diatribas del abad de Monteserrat contra la COPE o las quejas del "wyomizado" Gallardón contra la emisora, y mantener una postura férrea frente al terrorismo étnico y el racismo sabiniano que sutilmente algunos miembros -destacados- del clero vasco defienden.

    Y magníficas palabras las de Mari Mar Blanco, además en el programa de un gran periodista que también ha sido blanco de la ETA como Carlos Herrera. Y totalmente de acuerdo con el último párrafo, con esas preguntas de espíritu retórico pues todos los que siempre hemos estado al lado de las víctimas del terrorismo sabemos bien cuáles deberían ser las respuestas.

    Afortunadamente en esta vida que es una cara y una cruz, un toma y daca, tenemos la parte buena de esos valientes héroes cuyo ejemplo es el mejor acicate para seguir defendiendo las libertades aun en un lugar tan hostil a ese principio inalieanble de todo ser humano que es la libertad. Y si en el ámbito político o intelectual hablamos de héores como Regina Otaola, Santi Abascal, Jaime Mayor, Carlos Iturgaiz, Itcíar Lamarain o Jon Juaristi, también tenemos en la Iglesia personalidades, quizá no demasiado conocidas, como Jaime Larrinaga que han sufrido en sus carnes el terror del nacionalismo y con toda humildad, pero gran valentía lo han combatido también con el poder de la Fe.

    Dejo aquí una pequeña semblanza:

    "Jaime Larrinaga

    Sacerdote. Nacido en 1940 en la localidad alavesa de Yurre, ingresó en el seminario menor de Castillo Elejabeitia (Artea, Vizcaya) y completó su formación religiosa en Derio (Vizcaya). Una vez ordenado ocupó su primer destino en Dima, localidad próxima a su pueblo natal, y al año siguiente se trasladó a la vizcaína de Maruri. En ella fue párroco hasta 2003, durante treinta y seis años, soportando el acoso tanto de buena parte de la jerarquía eclesiástica vasca -que en varias ocasiones ha llegado a prohibirle ejercer su ministerio- como de ETA y su entorno por su defensa de las libertades y la ética frente la imposición nacionalista y la barbarie terrorista. De hecho, es el primer cura que debe llevar escolta en el País Vasco.

    En 1999 fue uno de los fundadores del Foro El Salvador, entidad nacida al impulso de la Doctrina Social de la Iglesia católica y en defensa de las víctimas del terrorismo, los derechos humanos y la pluralidad cultural, social y política de la sociedad vasca."


    Como no podía ser de otra manera con el buen ojo que Tiene Santi Abascal, es miembro del Patronato de Honor de la liberalmente patriótica Fundación DENAES:

    http://www.nacionespanola.org/esp.php?articulo1162

    ResponderEliminar
  2. Yo, como cristiano no católico, no puedo comprender porque el Vaticano no llama al orden, públicamente, a estos defensores de los terroristas. Como se les puede dejar en sus manos el cuidado espiritual de millones de personas, siendo como son pro terroristas. No lo entiendo. Hay cosas que no se sostienen, ni con las excusas más rebuscadas.

    ResponderEliminar
  3. Hay cierta ambigüedad de la iglesia que ya es hora de echar abajo, es decir, exigir rectificaciones y responsabilidades a las altas jerarquías.

    ResponderEliminar
  4. El bolo de la paciencia20/2/09 00:13

    Como católico y como español me siente profundamente dolorido por estas palabras de uno de los pastores de mi Iglesia, a la que diariamente procuro defender y sostener públicamente con mi modesta adhesión. Comparto también la incredulidad de muchos hijos fieles del Vaticano por su silencio, quiero creer que como manifestación de prudencia más que como connivencia o aquiescencia, antes unas manifestaciones tan poco afortunadas y, creo sinceramnente, que marcadamente sofistas.Monseñor Uriarte nos ha vuelto a escandalizar a millones de católicos españoles.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con esta entrada contra la actitud de parte del clero vasco y la aquiescencia de otros ante unas declaraciones escandalosas que merecen la mayor respulsa, y asimismo suscribo en gran medida lo expuesto en los distintos comentarios publicados hasta ahora. La Iglesia debe mostrar claramente su disposición para con las víctimas del terrorismo, y para empezar a rescarcirlas aunque sea mínimamente, debería empezar a actuar en el País Vasco donde tienen una deuda impagable con ellas y no puden seguir por ese camino que ya ni siquiera sorprende a las víctimas como dice la propia hermana de Miguel Ángel Blanco. Por cierto, gran acierto acercarnos la otra cara de esa Iglesia anti-nazcionalista que reprensenta Larrinaga, pero no dejemos de alzar la voz frente a la infamia que supone que continúen como obispos quienes son consdecendientes con los verdugos a los que deben hacer frente en defensa de la mejor causa de todas que es indisoluble de la dignidad de la persona: la Libertad, una libertad que hoy se ve empañada por el terror criminal al que jamás se puede justificar, legitimar o defender. Esas declaraciones de Monseñor Uriarte -nada sorprendentes, por desgracia- son vergonzosas. Un despropósito intolerable. Y una pena.

    ResponderEliminar
  6. http://iblogcosido.blogspot.com/2009/02/luchar-contra-el-antisemitismo.html

    ResponderEliminar
  7. Amigo Jorge, que la iglesia vasca es la única iglesia islamizada de occidente, no me cabe la menor duda. Al igual que el fascista islam, esta iglesia cree en la guerra santa... y sus representantes eclesiásticos actúan igual que los más totalitarios y fascistas imanes.

    Detrás de toda la parafernalia litúrgica y eclesial de las jerarquías religiosas vascas, se esconden los más grandes odios y personalidades ideológicamente más totalitarias y fascistas. Si se les despojase de dichas parafernalias y vestimentas (que encima de ellos no son sagradas si no sacrílegas), estos obispos estarían hace tiempo (por connivencia con los asesinos), pudriéndose en las cárceles.

    El drama vasco, lo es, no tanto por los pistoleros etarras, pues éstos no dejan de ser un simple hecho policial. Lo es, porque quienes matan, legitiman el asesinato en una ideología fascista y nazi, por lo que quienes lideran políticamente dicha ideología, éticamente son más responsables que los propios asesinos. Es por ello que a estos ideólogos y representantes políticos de dicha ideología nazionalista yo les defino como asesinos políticos. Pero siendo grave el que alguien mate a una persona, y más perverso aún que otro ideológicamente legitime dicho asesinato, la mayor tragedia social se da cuando alguien a esa violencia humana la bendice.

    Uno mata, otro con una ideología legitima esa muerte y un sotana la bendice. Eso es lo que ha tolerado y hecho en todos y cada uno de los asesinatos la iglesia vasca... en alguna ocasiones no permitiendo que el muerto por eta pudiese recibir el óbito en la iglesia de la parroquia de pertenencia; en otras ocasiones, porque el sotana de turno escondía en la sacristía al etarra asesino... y siempre la jerarquía obispal bendiciendo el asesinato con el silencio.

    En la iglesia vasca, al igual que en el islam mas terrorista, en sus jerarquías religiosas detrás de sus vestimentas sagradas, se esconden las psicologías humanas más perversas crueles e inhumanas. Sólo las víctimas (las habidas y las que habrá) mantienen viva la llama de la esperanza en el ser humano.

    No se si existen los dioses, pero si existen, deseo que antes de muertos, a estos sotanas vascos por esta vida les hagan pasar por el infierno. Se lo merecen, ellos el infierno, y las víctimas, verlo.

    Gracias Jorge por tu post de denuncia.

    Pablo el herrero

    ResponderEliminar
  8. Una gran entrada, valiente y muy necesaria. Ojalá más alzasen la voz... aunque en estos tiempos de oposición meliflua, cacerías variopintas y tramas hilarantes parece poco probable.

    ResponderEliminar
  9. "Basagoiti acusa a Monseñor Uriarte de "ser un lastre para conseguir la paz y la libertad" en Euskadi"

    www.europapress.es/nacional/noticia-basagoiti-acusa-monsenor-uriarte-ser-lastre-conseguir-paz-libertad-euskadi-20090219125640.html

    Es un pequeño paso...

    ResponderEliminar
  10. Y otro más...

    "Rouco desautoriza al Obispado de San Sebastián"

    www.americaeconomica.com/portada/noticias/190209/ebobispos.htm

    ResponderEliminar
  11. David:
    Lo peor es con la impunidad con que lo dice.

    Anónimo 16.16:
    Bien traído. Yo también me acorde de Jaime Larrinaga cuando escribía la entrada.

    Mike:
    ¿Te acuerdas cuando Franco nombraba a los obispos españoles?, pues lo mismo pero con el catolicón del PNV y el cristiano CIU.

    Butzer:
    Cierto.

    Bolo:
    Pero, ¿ha escandalizado en el País Vasco?

    Anónimo 0.55:
    Exactamente.

    Anónimo 0.56:
    Te tengo vinculado y en el Blogroll.

    Pablo el herrero:
    Yo creo que, mas que islamizada, es la desvirtuación del carlismo. Cuando el carlismo dejó de tener alguna posibilidad de coronar España desapareció como idea pero se quedaron los gestos: absolutismo, fanatismo, mejor las bayonetas que las urnas, etc. Después se mezclo con el aranismo y nació esto.

    Anónimo 2.22:
    Gracias pero alguna habrá.

    Anónimo 2.25 y 2.28:
    Bien por ambos.

    ResponderEliminar
  12. Una declaraciones deleznables. No sé cómo no se le cae la cara de vergüenza y lo mantienen ahí sin inmutarse tan siquiera. Flaco favor hace a la Iglesia y a los verdaderos difusores de la Fe que están con las víctimas y con la libertad irremediablmemente ligada a la dignidad de toda persona. Mientras el clero vasco no sea más que un "lobby" del nacionalismo vasco y el racismo peneuvista condescendiente con el mundo etarra iremos por mal camino. Así nos va.

    ResponderEliminar

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.