martes, 29 de julio de 2008

Cuando los "progres" nos ganaron la guerra de Iraq

El otro día, Pepe Blanco volvió a sacar la guerra de Iraq, esta vez, para culparla de la “crisis” y por ende al PP. Esa imagen me ha retrotraído a la primavera de 2003. No había terminado de apagarse los rescoldos del Prestige cuando comenzaron las protestas contra la invasión de Iraq. No había rueda de prensa del PP donde no se preguntase sobre el tema, ya podía ser la del Ministro de Fomento, como la del último concejal del último pueblo para presentar el programa de las fiestas patronales. Nunca he entendido el interés que podía tener un periodista local sobre la postura de un concejalito sobre la “guerra de Iraq”. Bueno, si lo entiendo, intentaba buscar la disidencia aprovechando el desconocimiento del preguntado. Recuerdo un alcalde del PP, un señor que profesaba la religión musulmana, de un pueblo de Galicia que se opuso al gobierno y a falta de otra cosa, le sacaron en todas las televisiones nacionales.

En aquella época, durante la campaña electoral de las municipales de 2003, asistía yo a un curso para aprender a expresarse en público impartido en la sede del PP en Palencia, por aquel entonces aún era candidato al ayuntamiento de mi pueblo –nunca sabrás el favor que me hiciste José Antonio, aunque no fuese esa tu intención, al no dejarme continuar–. Para demostrarnos el poder de la comunicación, el encargado del curso, Antonio Sola, nos lanzó la siguiente pregunta: ¿cuántos soldados ha enviado España a la guerra de Iraq?. Las respuestas fueron de todo tipo pero nadie acertó con la correcta. La respuesta era cero, ninguno. Candidatos a la alcaldía de los municipios más importantes de Palencia (Aguilar de Campoo, Herrera de Pisuerga, Astudillo, Becerril de Campos,…), cargos provinciales y regionales del partido, etc. no tenían la información necesaria para contrarrestar las manipulaciones de los adversarios. Pero Palencia no era una excepción, pasaba en toda España, en todo el partido. También en el gobierno, recuerdo como se quejaba al respecto Jesús Posada.

El presidente del gobierno, José María Aznar, decidió apoyar a la coalición –la famosa foto de las Azores– con la inmensa mayoría de la población español en contra. Seguramente algunos menos si hubiésemos sabido que no había tropas españolas en batalla. Fue una decisión personal. Vio la oportunidad de encaramar a España a la cúspide internacional, como socio preferente de USA, y se lanzó sin dudarlo. Yo hubiese hecho lo mismo. El fallo fue no querer asumir las consecuencias de esa política. No permitió la crítica interna, que lograría quitar argumentos a la izquierda. No quiso explicar convenientemente el caso: España no decide si hay guerra, solo puede apoyarla o no. Si la apoya, tendrá grandes beneficios, con un pequeño coste, solo era apoyo político. Además había que sumar que gracias a USA se había solucionado la invasión de la isla Perejil sin violencia. Pero en vez de eso dijo: “los españoles deben confiar en mí”. No lo teníamos claro los suyos como para esperar algo de los otros.

También hay que tener en cuenta que el “endiosado” Aznar no fue consciente de que a muchos españoles no nos gustaban gestos como: la boda de su hija, el “charloteo” de la sucesión, etc. Pero lo que nunca valoró adecuadamente fue que la no–España no le perdonaba que hubiese ganado por mayoría absoluta en el 2000. Creyó que obteniendo 10 millones de votos, que haciéndolo bien en economía, dejando a ETA herida de muerte, y a España a la puerta del G–8 y entre los líderes mundiales, se había ganado el puesto dejado por Felipe González –emperador todopoderoso de las Españas–, pero era todo lo contrario. Si hubiese fracaso se lo habrían perdonado, pero al triunfar no. Esto demostraba que había alternativa al socialismo, y que esa alternativa era mejor. Tampoco le sirvió de nada dejar de rehén a su mujer, en manos de la sección pepera de PRISA, era su modelo lo que había que hundir.

La no–España le permitiría a Aznar ser presidente del gobierno, en minoría raquítica, mientras el PSOE estaba ocupado en otros menesteres más importantes, como reorganizarse y reoxigenarse después del desgaste sufrido por 14 años de gobierno. Necesitaba un tiempo para limpiarse de la corrupción y de tanto lastre que llevaba encima, pero una vez hecho, debería volver al gobierno, su sitio natural y la derecha al sillón blanco del Ministerio de la Oposición. Pero tras elecciones de 2000 sacaron la siguiente conclusión: Estos han venido para quedarse, no se van por las buenas. Y si funciona la sucesión podemos tener PP para rato, y lo que es peor, pueden tener la tentación de realizar las reformas que rematarían lo que en 1978 no se supo rematar.

Puede que sea eso lo que le hayan prometido a Rajoy, que será presidente del gobierno mientras buscan un recambio para Zapatero. Le dejarán solucionar la crisis y alicatar la Confederación Española nacida del Estatut, y así pasar a la historia como un buen presidente gestor, que es lo que él quiere. Quizá él y los mediocres que le acompañan se conformen pero yo no. Y creo que muchos españoles tampoco. Nos gustó la España que empezamos a vislumbrar durante el gobierno Aznar: una España moderna, liberal, competitiva en lo económico, respetada en el exterior y orgullosa de si misma. Por eso reniego de los cobardes y de los vagos que prefieren conformarse con la mediocridad del socialismo ramplón en vez de aspirar, y trabajar, por cambiarlo. El pueblo español –al contrario que los pueblos vasco, catalán, castellanoyleones, etc. que son “engañatontos” perpetrados por aprovechados– es un gran pueblo, lo ha demostrado en numerosas ocasiones a lo largo de la historia, y se merece una gran Nación y un sistema verdaderamente democrático que sirva para desarrollar las potencialidades que poseemos. Y no este postfranquismo que solo beneficia a la mediocre casta política. Confío en verlo algún día.

25 comentarios:

  1. Es una verdadera pena,pero lo peor es que funcionó.Además ahora,que recapacitan sobre los buenos resultados que tuvieron las manifestaciones y la intervención de los sindicatos en la primera linea política,el PSM,quiere hacer lo mismo con E.Aguirre acusando de privatizar el sector publico de la CAM.Estoy seguro de que esta vez la gente ha recapacitado.Por lo menos en Madrid.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo. Está muy bien.
    No me sonaba el tal Antonio Sola. Es interesante saberlo. Como en gran parte de los medios, el asesor áulico por excelencia siempre es Arriola... o Arriolobos.

    "por aquel entonces aún era candidato al ayuntamiento de mi pueblo –nunca sabrás el favor que me hiciste José Antonio, aunque no fuese esa tu intención, al no dejarme continuar–." No sabía que habías sido candidato al ayuntamiento de un pueblo. ¿Y cómo es que lo dejaste con todo lo que le dedicas a la política por este blog y en distintos sitios webs? Y lo que es peor... ¿Por qué estás tan satisfecho de haberlo dejado y no haber continuado? No hace falta que respondas, y ya sé que la política y, actualmente, España en general está maltrecha, pero ese pesimismo con respecto a los políticos incentiva muy poco para aquellos que pretendan desarrollar las potencialidades de las que hablas al final. No obstante, me quedo con tus últimas palabras: Confío en verlo algún día. A ver si es verdad... y eso sucede.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  3. "El otro día, Pepe Blanco volvió a sacar la guerra de Iraq, esta vez, para culparla de la “crisis” y, por ende, al PP. Esa imagen me ha retrotraído a la primavera de 2003. No habían terminado de apagarse los rescoldos del Prestige cuando comenzaron las protestas contra la invasión de Iraq. No había rueda de prensa del PP donde no se preguntase sobre el tema, ya podía ser la del Ministro de Fomento, como la del último concejal del último pueblo para presentar el programa de las fiestas patronales. Nunca he entendido el interés que podía tener un periodista local sobre la postura de un concejalito sobre la “guerra de Iraq”. Bueno, sí lo entiendo, intentaba buscar la disidencia aprovechando el desconocimiento del preguntado. Recuerdo un alcalde del PP, un señor que profesaba la religión musulmana, de un pueblo de Galicia que se opuso al gobierno y, a falta de otra cosa, le sacaron en todas las televisiones nacionales."

    Eso demuestra la capacidad de manipulación de la izquierda, la eficacia de movilizar a través de la mentira engañando de forma mayúscula a muchos ciudadanos influenciables e influenciados por dogmas pueriles del relativismo, el multiculturalismo, el ecopacifismo y una mandanga de memeces muy bien hilvanadas para su correcta inoculación a través de esas mercancías averiadas de propaganda que muchos no tienen reparo en adquirir. La argumentación por parte de la iletrada progresía actual es nula. Es fácil desarmar el disco rayado que no es sino demagogia en dosis mastodónsticas, apelando de forma irreponsables a los sentimientos más primarios, ornamentando todo ello con el mesianismo salvífico de una izquierda divina coreada por ignorantes supinos, incultos titiriteros que pretenden dárselas de intelectuales haciendo el peor de los ridículos y añadiendo a todo el embuste sistemático con continuos sofismas y multitud de descaro, sinvergonzonería y visceralidad. Y para ello siempre han contado, por un lado, con medios de comunicación que hacen mero seguidismo y pertenecen a ese grupo mansurrón, lanar y totalmente pasivo que no quiere plantear alternativa ni plantar batalla y se resignan a los atropellos que se produzcan, y por otro, las fortísimas atalayas mediáticas que se erigen en jueces que expiden carnés de demócratas y son los únicos autorizados para avalar distintas políticas de acuerdo a sus intereses haciendo uso del linchamiento personal, aunque sea desde la más infame corrección política, es decir, la perversión del lenguaje que dice Amando de Miguel, y el poder de la mentira del que ya nos advirtiera Revel dado que hace uso sistemático de ella la izquierda, en general, y la española (o anti-española) muy en particular. De ahí, que con la mayor de las sutilezas y considerándose imparciales y, sobre todo, muy independientes, el famoso diario independiente de la mañana (hoy global) no tuviese problema alguno en comparar al expresidente del gobierno con Osama Bin Ladem en un editorial (de muchos), en calificarlo de genocida en algunas de sus páginas y culpar al electorado en pleno por cualquier crimen. Si no surtió efecto tildarlos como sucesores de los asesinos de Lorca, había que culparlos del conflicto iraquí por una sencilla razón: Aznar no sólo derrotó a González, sino que revalidó con mayoría absoluta en el 2000 con una política nueva que hacía peligrar los dogmas interiorizados de una izquierda caduca, desnortada y sin rumbo que se veía aniquilada por propuestas netamente liberales, y aquel líder sin carisma del que se reían haciendo mofa de su bigote llegó a dejar herida de muerte a la ETA, llevó a cabo unas medidas económicas brillantes, la prosperidad era la tónica habitual, tenías ideas propias, el PHN, una reforma educativa, además de la injustamente tumbada de Humanidades, una política exterior que incidía en el eje trantlántico sin dejar por ello de ser firmemente europeísta (entrada del Euro cumpliendo todos los requisitos). Aznar empezaba a convertirse en un hombre de Estado, en el primer hombre en mucho tiempo que articulaba una muy atractiva alternativa para el centro-derecha liberal que suponía dejar desnudo al socialismo basado en la mera imagen, el eslogan y la retórica vacua, populista y seudo-obrera que ya no enfervorizaba a las masas. Y eso ciertos sectores no podían consentirlo. Sólo faltaba. Les resultaba intolerable. Pero el mayor error fue la pasividad del PP, permanecer impasible ante los feroces ataques de ciertos grupos mediáticos (para querellarse justamente con los que representan esa derecha liberal y jamás han recibido dádiva alguna de ningún gobierno, y sí mucho fuego aunque fuera "amigo"), y ciertos poderes fácticos que jamás le han agradecido un favor y que han contribuido a su linchamiento. Y, por lo que volvemos a ver, no se aprende. Y cuando se crean ciertos medios con ideas claras, sin renunciar a ellas, que defienden un proyecto, se opta por acallarlos (en el mejor de los casos, si no ir a por ellos), dejarlos abandonados a su suerte y centrarse en obtener el aval del imperio prisaico y similares (mediapro) que es la cláusula necesaria, así lo creen, de obtener el poder, aunque sea de forma momentánea (guiados por los postulados que desde dicho imperio se impongan y que no supongan alejamiento real del socialismo trasnochado, sino mero cambio de siglas para seguir con las mismas políticas "intocables), y siempre supeditados a los dogmas inquebrantables, inamovibles y perpetuos, al estilo PRI, de la izquierda actual.

    "En aquella época, durante la campaña electoral de las municipales de 2003, asistía yo a un curso para aprender a expresarse en público impartido en la sede del PP en Palencia, por aquel entonces aún era candidato al ayuntamiento de mi pueblo –nunca sabrás el favor que me hiciste José Antonio, aunque no fuese ésa tu intención, al no dejarme continuar–. Para demostrarnos el poder de la comunicación, el encargado del curso, Antonio Sola, nos lanzó la siguiente pregunta: ¿cuántos soldados ha enviado España a la guerra de Iraq?. Las respuestas fueron de todo tipo, pero nadie acertó con la correcta. La respuesta era cero, ninguno. Candidatos a la alcaldía de los municipios más importantes de Palencia (Aguilar de Campoo, Herrera de Pisuerga, Astudillo, Becerril de Campos,…), cargos provinciales y regionales del partido, etc. no tenían la información necesaria para contrarrestar las manipulaciones de los adversarios. Pero Palencia no era una excepción, pasaba en toda España, en todo el partido. También en el gobierno, recuerdo como se quejaba al respecto Jesús Posada."

    Esto viene a demostrar el gran fallo, el grave problema, el principal obstáculo con el que siempre se encuentra el PP y que siempre le reprochan sus afines, la comunicación. No saber comunicar las cosas, no dar importancia a la información. Y a la vil manipulación del contrario. Y para ello no es necesaria la maquinaria del engaño que utiliza la progresía. Precisamente porque la derecha liberal cuenta con un ideario que no debería tener problema en defender sin complejo alguno ni vergüenza posible. Además le avalan, con errores evidentemente, pero con muchos aciertos años de gobierno y de gestión; propuestas, iniciativas y un claro proyecto que no debiera estar sometido a estrategias meramente electoralistas que nos llevan al peligroso cortoplacismo y al perverso tacticismo que hace renegar del propio ideario, lo que no supone ser buen estratega, si después no se defiende ni se aplica, sino que se pasa a ser comparsa del chantajista más avezado, y por tanto ni líder ni estratega, sino marioneta de bipartidismo para guardar apariencias bajo el mismo cambio de régimen, que tú consideras mera continuación del franquismo por una Transición inconclusa o con defectos ulteriores que se han venido viendo después, siendo éste uno de los análisis más pesimistas porque viene a poner en duda el consenso de entonces, que lejos de ser idílico, sí que supuso un punto de partida interesante al que ojalá muchos traidores hubiesen sido leales, aunque bien es cierto que para muchos la deslealtad se produjo al poco tiempo de esa Carta Magna como demuestran las cesiones al chantaje nacionalista, o la victoria hegemónica de un González que linchó a Suárez y consiguió mantener durante todo el felipismo por lo errores cometidos entonces, aun así un análisis tan negativo de aquellos momentos puede resultar un aliciente para los que jamás creyeron en aquella España constitucional que sin traiciones rastreras no se encontraría en el estado en que la vemos. Todos, empezando por los políticos y cargos públicos, deberían saber contrarrestar, incluso aunque no sea de su competencia o incumbencia, a la maquinaria socialista-nacionalista. Para eso deben saber explicar, detallar y no consideran una pérdida de tiempo ni menospreciar la importancia de conectar con el ciudadano, y esto no es sólo abrazar a pie de calle al simpatizante de turno, que está muy bien y nada hay de malo en ello, al contrario, pero hay que ir más allá, y se puede convencer incluso a los dudosos, a los que se ven sometidos a la maquinaria pesada de la progresía y rara vez encuentran medio alguno que presente una alternativa clara, y sólo ven el silencio o el desconocimiento en la posible alternativa quedando ésta reducida a la nada. A lo que diga esa izquierda divina y su imperio mediático al que no se sabe contrarretar. Ahí radica el problema. El ejemplo que expones es la palmaria, clara y evidente muestra de lo que ocurre. Y que no es una excepción de un lugar, es una problema que si bien no tienen todos los políticos, sí una gran mayoría de ellos que se ven acorralados por la progresía patria y si sale ya un discrepante dentro del partido, hay que esconderse lo antes posible para esperar a que escampe y pase la tormenta porque no se es capaz de coger el toro por los cuernos, y contrarrestar desde el ámbito ideológico, pues no cabe otro en política, para poder mostrar a las claras los principios, valores e ideas que mueven a llevar a cabo un proyecto político común e integrador. Además el PP nunca ha sabido "vender", es cierto que la política no debe consistir en eso, pero sería absurdo obviar la importancia de deciones políticas y no transmitirlas adecuadamente porque la izquierda siempre aparece como inmaculada, impoluta y esplenderosa frente a la caverna carpetovetónica y ultramontana fantásticamente ideada por los acólitos enfervorizados de la izquierda, que ya el mero hecho de pronunciar esto debería llevar a la hilaridad. Pero hay quien llega a interorizarlo. Y por eso desde el otro lado se sigue utilizando pues ¡funciona! Problema: los complejos de siempre, estigmatizados sin motivo y por ellos obligados a pedir perdón por cada cosa habiendo concedido así la superioridad moral (de la que carece o debiera carecer por completo la progresía) a la izquierda. Sin entrar a valorar si es positivo o negativo, muchos desconocen quién eliminó la mili obligatoria, o creen que el divorcio llegó de la mano de González, sin embargo, nadie (se trata de un expresión hiperbólica o exagerada, lo de nadie, es una generalización obviamente) duda de que Aznar fue un cretino al que hay que llevar al Tribunal por crímenes de lesa humanidad. Resulta patético que se haya podido ceder en el ámbito cultural, histórico, y en general, político ante la supremacía de una izquierda hegemónica que tiene mucho que callar y poco de los que presumir. Los complejos de una derecha que se vuelve centrista recalcitrante son el problema, sobre todo, es más acusado en aquellos que menos tienen de liberales, y más de conservadores acogidos por el imperio mediático de la progresía, véase al fundador o al regidor capitalino.

    "El presidente del gobierno, José María Aznar, decidió apoyar a la coalición –la famosa foto de las Azores– con la inmensa mayoría de la población español en contra. Seguramente algunos menos si hubiésemos sabido que no había tropas españolas en batalla. Fue una decisión personal. Vio la oportunidad de encaramar a España a la cúspide internacional, como socio preferente de USA, y se lanzó sin dudarlo. Yo hubiese hecho lo mismo. El fallo fue no querer asumir las consecuencias de esa política. No permitió la crítica interna, que lograría quitar argumentos a la izquierda. No quiso explicar convenientemente el caso: España no decide si hay guerra, solo puede apoyarla o no. Si la apoya, tendrá grandes beneficios, con un pequeño coste, solo era apoyo político. Además había que sumar que gracias a USA se había solucionado la invasión de la isla Perejil sin violencia. Pero en vez de eso dijo: “los españoles deben confiar en mí”. No lo teníamos claro los suyos como para esperar algo de los otros."

    Creo que Aznar hizo muy bien. Decir esto resulta prácticamente una ofensa. Y si lo dices dos veces, prácticamente te recomiendan la visita a un centro psiquiátrico. ¡A esto hemos llegado! Ése es el poder de la funesta, nefasta y deplorable izquierda. Aznar ni España decían si había o no guerra. Ni siquiera EEUU. Hay que remontarse al 11-S, y que contra lo que piensan algunos, los republicanos de EEUU son generalmente aislacionistas. A los hechos me remito. Desde la II Guerra Mundial, bombas de Nagsaki e Hirosima o el desembarco de Normandía (Rooselvelt, Truman) a la Guerra de Vietnam de Kennedy de la que no sacó el dimisionario del escándalo Watergate. Y nunca se estuvo más cerca del enfrentamiento armado con Cuba que con Kennedy por su inexperiencia a nivel internacional cuando lo de invadir Bahía de los Cochinos. El Partido Republicano ha sido, por lo general, aislacionista. Y, por primera vez, así lo dice José María Marco, se produce algo de enrome interés: se introduce el debate moral en la política exterior. Se analiza la amenza existente, y se cree que al islamofascismo hay que combatirlo, que no se trata sólo de un régimen tiránico indeseable con el que hay que acabar, que también, sino que supone una amenza para el modod de vida occidental, para las democracias liberales, para cualquier nación con un Estado de Derecho que quiera seguir siendo una sociedad del mundo libre. Si no se quedaron de brazos cruzados con el nazismo que, al fin y al cabo, no les afectaba, no fueron planeando atentados contra ninguna torre, simplemente se implicó por la defensa de Europa, por su vínculo con el Reino Unido (Churchill) y en plan ambicioso por su posición a escala internacional frente a las dos amenzas que se cernían entonces: nazionalsocialismo y comunismo, primos hermanos, pese a lo que algunos puedan pensar. El caso es que el conflicto armado se iba a producir, pero no tanto por un afán belicista de un gobierno, como por la respuesta, que tampoco vengativa, sino preventiva y de defensa. De ahí que dé pavor escuchar a un ministro de Defensa decir que prefiere que le maten a matar. Mire para hacer un discurso neopacifista cursi y neohippy muy bien, pero cuando se trata de la seguridad de un país y se tiene la responsabilidad de defender la soberanía, y también el estado democrático frente a tecocracia fundamentalistas, hay que actuar. Y eso no es ser un psciópata al que le guste pegar tiros. Pero el caso es que además España no participó de la forma que sí lo hizo en la llamada Guerra del Golfo con Felipe González, con el apoyo responsable de la entonces oposición popular, pero ahí nadie sacó partido porque al parece con que Narcís Serra llevase a Marta Sánchez a ver las tropas en Navidad, todo estaba resuelto. Y eso que ahí fue apoyo logístico, en vez de la ayuda humanistaria del gobierno de Aznar, que fue más el apoyo explícito político que cualquier otra cosa. Y no sólo fue España, fueron entonces once países de la UE (Polonia, Italia...) aunque s resaltase más la negativa del entonces eje franco-alemán 8Chirac-SchRöeder) caracterizador por un enfermizo antiamericanismo rayano en lo absurdo. Lo que sí que es cierto es que a diferencia de otros muchos países, España consiguió mayor relevancia internacional. Le salia mucho mejor, tenía más peso a nivel exterior mojándose igual o menos que otros. Por ello, creo que la decisión de Aznar, jamás perdonada por la progresía, fue estar con la primera potencia económica mundial, además de con Reino Unido (donde hay que recordar que Blair era laborista, no conservador, aunque para Bono fuese gilipollas porque al parecer la tercera vía de Tony está años luz del socialismo caduco populista de ZP, Chávez y los demás). En vez de estar con los países no alineados, como con la UCD, con países que no cuentan para nada, o con regíemnes deleznables como el castrismo o el neopopulismo neomarxista latinoamericano o con el regímen teocrático iranía, estábamos con los grandes demócratas, con Fox y con Uribe, con Blair y con Bush. Y, por eso, cualquier español que fuese un patriota liberal debiera sentirse orgulloso de la injustamente maltratada, vilipendiada y vituperada foto de las Azores que muestra uno de los momentos de mayor esplendor, expansión y relevancia internacional de nuestra nación. Pero en España no, aquí siguiendo a Chomsky y su antiamericanismo, el antisemitismo y a toda esa caterva de progreguays... todavía recuerdo las aulas de instituto llenas de pegatinas con la foto del trío de las Azores (nunca meten al pobre Barroso, que allí estaba y además fue anfitrión, además de ocupar posteriormente responsabilidades no poco importantes en Europa) con la palabra "asesinos". Y los famosos parones en mitad de la clase, ésta terminaba y a la fuerza había que bajar a decir alto y claro "no a la guerra", y en algunos casos hasta de eso dependían algunos resultados ulteriores. Ése es el éxito, eficacísimo (hay que reconocerlo) de la izquierda progre que nos ha tocado vivir. No obstante, sí que reconozco que fue una decisión impopular, pero porque vendió más la mercdotecnia seudopacifista de la "gauche divine" que una explicación racional de los motivos, las consecuencias y lo certero de esa decisión, por personal que fuera, que como dices, lo fue, pero no por ello, eso sí a mi juicio, equivocada. Muy al contrario, tremendamente positiva, beneficiosa y certera para los intereses de España, no económicos, sino de relevancia internacional y además con un apoyo explícito a la mayor democracia del mundo contra el fundamentalismo islamista para combatir el terrorismo internacional (tal y como se había acorralado al de casa, la ETA), es decir, que hasta moralmente era una decisión acertada, sólo que se dejó la explicación a una izquierda que es única creando bulos, ideando estrategias de manipulación e introduciéndoselo a muchos ciudadanos que en la otra parte no encontraron un buen discurso articulado y que se veían otra vez en esa encerrona teniendo que pedir perdón por estar con EEUU, Reino Unido y las democracias más antiguas, asentadas y ejemplares del mundo, mientras ahora hay que reírle las gracias al bufón de Chávez, y en este caso sí, por petróleo, entre otras cosas. Pero ¡claro! estar con Castro, con el presidente de Irán, con Evo Morales, Correa u Ortega es para sentirse mucho más orgulloso no te jod. Pues no. Pero la derecha no sabe comunicarlo, enseguida se acobarda y se deja llevar por la corriente, y tal y como está el panorama mediático, la corriente no es otra que Almodóvar vociferando, el Gran Wyoming gritando y la familia Bardem insultando. Así gana la IZDA. ¡Pero gana! Para la desolación de los que sí logran ir más allá y comprender los motivos, razones y argumentos de las distintas decisiones políticas siempre tergiversadas por la perversa progresía oficial. Ése es el problema. Así que como dices, por un mínimo coste, ni eso, España conseguía encaramarse a la cúspide internacional con los EEUU como socio preferente. Cualquier patriota liberal español del s.XXI debería estar encantado con semejante decisión si no fuera porque aquí los filósogos oficiales constituyen el más rancio antimaericanismo, pueril, ignorante, irresponables, inmaduro e inexplicable. Dicho esto, yo creo que Aznar sí que asumió todas las consecuencias de su decisión, aunque evidentemente el no presentarse a las siguientes elecciones le liberaba de la impopularidad que pudiera cosechar, pero pefiero que se mostrase firme en sus convicciones a que jugara al taticismo, por tener un mayor respaldo, pudo ceder a la presión izquierdista antiguerra, y sin embargo, fue consecuente hasta el final por España y para que ésta estuvieran entre los grandes. A él le suponía mucho menos esfuerzo y le hubiera sido más fácil dejarse llevar por la opinión mayoritaria, pero se sacrificó, e incluso sacrificó el duro final que sabía le tenían asegurado ciertos sectores de persistir en esa política, pero se arredró. Se acordó del famoso "Maura No" y supo que pese a las campañas de desprestigio y linchamiento personal, que también utilizaron en su momento con Suárez, e igual que ya lo hiciera el propio Pablo Iglesias con el antedicho Maura (pensaba llegar al atentado personal el fundador de los de los Cien Años de Honradez), y por eso, creo que sí asumió las consecuencias hasta el final. Y admitió críticas, creo que él siempre ha sobrevolado sobre todo los improperios que de él se han dicho. Nunca se ha reabajado a esas campañas orquestadas contra él. Otra cosa bien distinta es el famoso "talante". No, no lo tiene. Al menos no buen talante. Bueno, al menos no lo aparenta, creo que de puertas adentro es otra cosa. Pero sí es cierto que puede parecer soberbio, antipático, seco. Él mismo lo reconocía que a pesar de ser muy sensible, gustarle la poesía y ser extrovertido de puertas adentro, era seco, "sequerón" como decían de Manuel Azaña al que Aznar le gustaba citar. Y sí para muchos era un tío sin carisma, frío, calculador, pero ganó, convenció, llevó políticas brillantes, con errores evidentemente (y en cuestión de medios de comunicación, y de comunicación en general no te digo ya, por no hablar de tibieza en otras medidas: marcha atrás en el famoso decretazo, sin cheque escolar; en el fondo Aznar ha tenido más del laborista Blair o del demócrata Clinton que del republicano Reagan y la conservadora Thatcher, aunque admire más a éstos últimos, pero era imposible que Aznar representase esa derecha cuando la izquierda quí no es Blair ni Clinton precisamente, sino peor que Carter, una mezcla entre Chávez y algún engendro similar), pero después de todo se convirtió en un referente (incluso con carisma que él mismo decía que eso lo daba el poder) del centro-derecha liberal como nadie ha conseguido hasta ahora. Y la verdad, prefiero a un antipático malhumorado que como decían defendía los intereses de España a cara de perro en la UE con un sonrisas perpetuas que con sumo talante y mucha alegría adoctrina a los alumnos, se carga la COnstitución, negocia políticamente con asesinos, fomenta la insolidaridad interregional, se alía con tiranías de caudillos bananeros, cede al nacionalismo más exlcuyente, sectario y desleal, etcétera. Sé que la imagen, el márketin y todo eso hará mucho, pero hay que empezar por comunicar bien. Y lo extraño es que siempre la IZDA. ha ganado la batalla de la propaganda. Sin embargo, yo creo que en el partido de centro-derecha hay seguro personas con enormes capacidades, y cuentan con mil y un asesores, y probablemente gente muy preparada, pero siempre sale el político arrepentido de su encuadre ideológico haciéndose perdonar con los complejos de todos conocidos sin contrarrestar a la IZDA; incluso sus mentiras, a lo que se suma el desconocimiento como ponía de manifiesto en el p´´arafo anterior a propósito del número de soldador con lo del conflicto iraquí. Y así va.

    "También hay que tener en cuenta que el “endiosado” Aznar no fue consciente de que a muchos españoles no nos gustaban gestos como: la boda de su hija, el “charloteo” de la sucesión, etc. Pero lo que nunca valoró adecuadamente fue que la no–España no le perdonaba que hubiese ganado por mayoría absoluta en el 2000. Creyó que obteniendo 10 millones de votos, que haciéndolo bien en economía, dejando a ETA herida de muerte, y a España a la puerta del G–8 y entre los líderes mundiales, se había ganado el puesto dejado por Felipe González –emperador todopoderoso de las Españas–, pero era todo lo contrario. Si hubiese fracasado se lo habrían perdonado, pero al triunfar no. Esto demostraba que había alternativa al socialismo, y que ésa alternativa era mejor. Tampoco le sirvió de nada dejar de rehén a su mujer, en manos de la sección pepera de PRISA, era su modelo lo que había que hundir."

    Lo de "endiosado" no sé, suena un poco al argumento progre de esos que dicen que hasta el 2000, bueeeno, se pudo soportar, pero que después la mayoría absoluta se le subió a la cabeza, cuando precisamente fue a partir del 2000 cuando contó con la libertad suficiente y la capacidad de maniobra para aliarse con los mejores, cuando incluso hubo consensos básico como el Pacto Antiterrorista, y no se le subió hasta el punto que retiró medidas como la denominada por la IZDA. "decretazo", tras la huelga general llevándose por delante además al entonces ministro de trabajo, y hoy alcalde de Burgos. Aznar puede parecer soberbio, pero creo que es más el propio carácter inherente a su forma de ser, y si bien pueden afectarle como es lógico los años en Moncloa, no creo que haya sido el más afectado por el famoso síndrome, más bien al contrario. Dijo que se iba, se marchó y no ha sido de grandes aspavientos ni muy ostentoso. Pero una cosa es que él siempre se haya caracterizado por ser austero desde que empezara en la Junta de CyL quitando la visa a loc consejeros y parando el despilfarro y otra que no vaya por ejemplo a poder codearse con gente de la llamada "beautiful people" cuando ni siquiera llegar a los contactos de González con los grandes millonarios (véase Slim). Aun así, reconozco que la boda escurialense fue un error, fue algo prescindible que supuso mucho quebradero de cabeza y sí, se pasó. Pero creo que recibió muchas críticas por ello, y de todos los lados, especialmente de los "suyos", de lo "suyos" ideológicos me refiero, no del pelota de turno que hoy le llama "hijodep" y entonces le doraba la píldora para tener el puesto en que hoy se encuentre. Lo del charloteo de la sucesión, creo que fue más algo de los medios, y el morbo de éstos por ver quién era el elegido. No creo que le gustase el continuo rumor de quién iba a ser el escogido. Malo fue el procedimiento que en aras de la unidad del partido supuso un déficit de democracia interna que sólo después se ha visto pernicioso, pero que probablemente no se hubiera incidido en él si ese sucesor hubiera ganado las elecciones en una de las dos ocasiones. Comprendo el miedo que podía tener si no lo dejaba todo "atado y bien atado" por el partido que él se encontró tras Fraga, después de Hernández Mancha, Herrero de Miñón y todas las familias de entonces que tuvo que enderezar aun cuando los jerarcas de esas familias le despreciaban y lo consideraban un recién llegado sin repajolera idea de nada. Sólo un grupo de afines, su tesón, su constancia y su tenacidad consiguieron crear el gran partido de centro-derecha liberal-conservador español que era vital para la España putrefacta post-felipista. Y el miedo a que eso se desgajase le pudo hacer optar por la decisión digital. A dedo. Craso error. Por supuesto. No lo justifico. Pero lo entiendo. No sé si hoy poy hoy volvería a escoger el mismo si supiera lo que ha pasado no ya sólo en los últimos cuatro años, sino de unos meses para acá, ni si otro candidato diferente hubiese actuado de manera análoga a la del presidente actual. Pero me temo que serían meras hipótesis. Y que nunca lo sabremos. En el resto, totalmente de acuerdo, con el resumen que haces de sus más sonados éxitos, y que evidentemente lo que la izquierda no le perdona es su victoria, su mayoría absoluta, una alternativa real al caduco socialismo, y una alternativa atractiva, que funcionaba, posible, veraz, real y que desmontaba todos los dogmas socialistas que la izquierda creía intocables. Jamás le perdonaron su victoria. Por eso, la izquierda y sus medios pesebreros siempre adularán, alabrán y loarán en el partido contrario al adversario que consideren más mediocre o con nulas posibilidades de triunfar, o bien uno que se pliegue de la forma más literal posible a los deseos del poder fáctico de la izquierda oficial. Eso está claro. Que había alternativa, y que ésta era infinitamente mejor. Y que los españoles podían comprobarlo empíricamente era algo inconcebible, que no podía tolerar la izquierda hegemónica que iba camino de emular al PRI. Por eso desde entonces Aznar se convirtió en su bestia negra y hoy lo sigue siendo por ser el mayor referente de un presidente liberal-conservador, que refundó un partido, que lo hizo genuinamente liberal, que lo llevó al gobierno, que revalidó con mayoría absoluta, y que supuso una alternativa sustentada en ideas, de ahí la FAES, y que podía triunfar magistralmente para desepración de los intervencionistas totalitarios que veían cómo se hundía su proyecto hegemónico, su caudillismo trasnochado, sus grandes pretesiones frustradas. De ahí el odio visceral al presidente de honor. Al presidente de FAES, y al único que consiguió, con sus errores, la victoria de una alternativa bien hilvanada frente al poderío de una izquierda todopoderosa que todavía sigue anhelando un país tercermundista convertido en su cortijo al estilo andaluz de Chaves para hacer y deshacer a su antojo aunque sea conculando derechos de españoles y sobre todo reduciendo la libertad a su mínima expresión. Por eso significa tanto Aznar para muchos. Lo de dejar de rehén a su mujer, no lo entiendo demasiado. Creo que es una mujer con cierta ambición política, que esperó la retirada del ruedo político o de la primera línea de su marido, y vale; pero de ahí a que sea rehén de Aznar a nivel político no llegó a entenderlo. Su mujer es conservadora, más que él, de hecho llega a discrepar con liberales genuinos como FJL o Aguirre a la hora de legalizar por ejemplo la prostitución y regulalarla como tal, donde se ve una mayor dosis de conservadurismo en Ana Botella, pero no creo, y menos conociendo a su marido, que sea prisaica. De hecho, hay que recordar como Aznar tuvo el coraje de denunciar la actuación de la SER con respecto a los terroristas suicidas en su comparecencia en la vergonzosa Comisión del 11-M a la que se dio no menos vergonzoso carpetazo sin saber nada de lo que se debía conocer. Incluso antes de su mayoría absoluta, después de que se dijera aquello tan famoso de ser los herederos de los asesinos de Lorca, Aznar rehusó acudir a medios del grupo PRISA; y aunque luego ha sido enormemente condesciendente, benévolo y pasivo con ellos, nunca ha sido de los más melifluos a la hora de poner las cosas claras. Cometió el error de no saber contrarrestar en materia comunicativa y permitir que esa especie de monopolio tuviera por lo menos una alternativa de su misma medida, pero en un afán de no querer barrer para casa, concendió algún favor que aún le retumbará; pero aun así ha sido siempre bastante crítico con según qué atalayas mediáticas. Es cierto que su mujer acabó en las filas de Gallardón; pero no sé muy bien la intención, lo que ello pueda suponer o si hay algo más allá que la mera inclusión de ésta en las listas a la alcadía madrileña, pues no creo que por muy primera dama que fuera en su momento fuera a poder controlar los desmanes del famoso otrora verso suelto; del mismo modo que tampoco creo en su acomplamiento por muy adaptable que pueda ser y de hecho cuando hubo duros enfrentamientos entre el alcalde y la presidente de la comunidad, amén de algún otro rifirrafe, ella dijo no reconocer a su partido, y apoyar a la presidenta como íntima amiga, y al alcade como jefe. Lo cual me deja igual que estaba. Así que no sé.

    "La no–España le permitiría a Aznar ser presidente del gobierno, en minoría raquítica, mientras el PSOE estaba ocupado en otros menesteres más importantes, como reorganizarse y reoxigenarse después del desgaste sufrido por 14 años de gobierno. Necesitaba un tiempo para limpiarse de la corrupción y de tanto lastre que llevaba encima, pero una vez hecho, debería volver al gobierno, su sitio natural y la derecha al sillón blanco del Ministerio de la Oposición. Pero tras elecciones de 2000 sacaron la siguiente conclusión: Éstos han venido para quedarse, no se van por las buenas. Y si funciona la sucesión podemos tener PP para rato, y lo que es peor, pueden tener la tentación de realizar las reformas que rematarían lo que en 1978 no se supo rematar."

    Totalmente de acuerdo. La IZDA., aunqe sea por guardar las apariencias y muy a su pesar, está dispuestas a la alternancia en el poder (aunque muy a su pesar ya lo hemos visto con ZP en el último congreso socialista) siempre que la minoría del adversario político le suponga los suficientes problemas como para no poder sacar adelante ningún proyecto que sea alternativa clara, muy diferente, totalmente distinta a su nuevo régimen, para algunos continuación del anterior; y sólo por un corto período, siempre vigilado para que no haga nada no avalado por el gran hermano orwelliano de la progresía, mientras se consigue poner en orden aquellos que le convenga al partido destinado por orden divino a dirigir y regir los destinos de todos con el intervencionismo totalitario que le caracteriza. Por eso, para ello la mayoría absoluta del 2000 supuso el mayor de los varapalos porque vieron una alternativa mejor (no para ellos, sí para el ciudadano) que podía dar al traste con sus pretensiones, de ahí también el acoso y derribo llevado a cabo en cuanto remozaron un poco el partido que, no obstante, y salvo por mano férrea de las baronías siempre anda salpicado de corruptelas, asuntos turbios y demás tropelías de todos conocidas. Y efectivamente el PP en el poder podría haber rematado la Transición del 78, pero no con el cambio de régimen del "republicanismo (in)cívico" de Petit y ZP ni con el nacionalismo desleal, sino a través de uns prima liberal que profundizase en una democracia occidental verdadera, con un Estado de Derecho fuerte, garante de las libertades de todo. Y lo peor que le podía pasar al PSOE son librepensadores en una España próspera donde triunfa una alternativa liberal alejada de la demagogia populista de quien sólo se sirve de la mentira. Por eso la España del PSOE, por muchos que ellos digan, no es una España plural, sino una coaccionada por el régimen que ellos desean implantar siendo asimismo los únicos con potestad de otorgar la legimitidad buscando ese consenso desestabilizador que no puede ser otro que el socialista por ellos impuesto so pena del linchamiento, el caso y derribo y toda la maquinaria empleada como hemos podido comprobar.

    "Puede que sea eso lo que le hayan prometido a Rajoy: que será presidente del gobierno mientras buscan un recambio para Zapatero."

    Lo malo no es que se lo hayan prometido, sino que esté dispuesto a ser marioneta de turno del régimen zapatético y convertirse en mero gestor temporal para el PP dejar de ser alternativa, mera pieza de recambio sin posibilidad ni capacidad de maniobarar ni idear proyecto político algunos, salvo la continuidad del ideado por la divina izquierda.

    "Le dejarán solucionar la crisis y alicatar la Confederación Española nacida del "Estatut", y así pasar a la historia como un buen presidente gestor, que es lo que él quiere."

    Ningún líder liberal-conservador debiera querer ser comparsa, y mucho menos someterse a gestionar y terminar de rematar el engendro insolidario, irracional y dañino del confederalismo asimétrico que recorta derechos, reduce libertades y denigra al ciudadano libre en aras del delirio ideológico de esa progresía elevada a los laicos altares. Sería un despropósito. Y no creo que nadie pueda someterse a ello. Uno puede quedar como un gran gestor, pero no de un proyecto ajeno al cual subordinarse por "generosidad" sociata, sino que gestor es el que lidera el suyo propio como alternativa, especialmente cuando el adversario opta por una deriva totalmente perniciosa para la libertad de los ciudadanos y el bien de la nación, así como su superviviencia como tal.

    "Quizá él y los mediocres que le acompañan se conformen pero yo no."

    Ningún español liberal orgulloso de serlo se conformaría. ¡Y acaso no son éstos los electores de los que se compone ese partido? ¿O hay que ir a un partido liberal o conservador inexistente al que algunos invitaron a marchar por tierras ilicitanas? Esperemos que no.

    "Y creo que muchos españoles tampoco." Claro que no.

    "Nos gustó la España que empezamos a vislumbrar durante el gobierno Aznar: una España moderna, liberal, competitiva en lo económico, respetada en el exterior y orgullosa de sí misma."

    (Totalmente de acuerdo). Y eso es lo que queremos, y por lo que hay que seguir luchando, peleando y trabajando. España y libertad.

    "Por eso reniego de los cobardes y de los vagos que prefieren conformarse con la mediocridad del socialismo ramplón en vez de aspirar, y trabajar, por cambiarlo. El pueblo español –al contrario que los pueblos vasco, catalán, castellanoleonés, etc. que son “engañatontos” perpetrados por aprovechados– es un gran pueblo, lo ha demostrado en numerosas ocasiones a lo largo de la historia, y se merece una gran Nación y un sistema verdaderamente democrático que sirva para desarrollar las potencialidades que poseemos. Y no este postfranquismo que solo beneficia a la mediocre casta política. Confío en verlo algún día."

    Otra vez más, totalmente de acuerdo. Muy bien dicho. Confíemos en verlo. España y libertad.

    ResponderEliminar
  4. Serm:
    Y telemadrid.

    Anónimo 18.33:
    Escribir este blog no es dedicarme a la política, es solo dar mi opinión. Me he debido expresar mal: José Antonio me hizo el favor de no dejarme seguir. ¿Entiendes?.

    Anónimo 4.03:
    “Aznar tuvo el coraje de denunciar la actuación de la SER con respecto a los terroristas suicidas en su comparecencia en la vergonzosa Comisión del 11-M”. Coraje, lo que se dice coraje: “Grupo mediatico fácilmente reconocible”, siempre con sordina.
    Ana Botella es concejal en Madrid por ser mujer del presidente, fue en la lista mientras era mujer del presidente. Gallardón es la apuesta de PRISA para el PP desde 1996, o antes. Si Gallardón es candidato a presidente del gobierno y dimite como alcalde, Ana Botella será alcaldesa.

    ¿Y acaso no son éstos los electores de los que se compone ese partido?. No, el dueño es la casta dirigente.

    España y Libertad.

    ResponderEliminar
  5. Bien, está muy bien, Jorge, con un pero -siempre los peros- ¿qué es eso del pueblo castellanoyleonés? Los sorianos, por ejemplo, tienen mucho de españoles, de castellanos, pero...¡¡¿leoneses?!!

    ResponderEliminar
  6. Piru:
    No lo digo yo lo dice el preambulo de la LEY ORGÁNICA 14/2007, de 30 de noviembre, de reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla y León:

    “Por todo ello, el pueblo de Castilla y León representado en sus Cortes ha propuesto, y las Cortes Generales han aprobado, el presente Estatuto de Autonomía de Castilla y León.”

    http://www.jcyl.es/scsiau/Satellite?pagename=JCYL_delaPresidencia/Page/PlantillaN3

    ResponderEliminar
  7. Bueno, Jorge, a ver si ahora la verdad es la que escriben (mal redactan) los políticos en el Boletín. Es que dicen, además, "el pueblo de Castilla y León...", como quien dice "el pueblo de Villalobón...". En todo caso debería decir "los pueblos de algunas provincias castellanas y los de las leonesas...".
    En fin, es por incordiar un poco, ya sabes.

    ResponderEliminar
  8. Qué enorme entrada. Te felicito.

    ResponderEliminar
  9. Lo de "pueblo" de Castilla y León no lo veo mal entendiendo como tal el colectivo de habitantes, es decir, no en sus primeras acepciones como "ciudad, villa o lugar" o "población pequeña o de menor categoría, esp. la que vive de actividades relacionadas con el sector primario" (aunque en lo del sector primario nos sintamos aún representados), sino como "Conjunto de personas de un lugar, de una región o de un país", por lo menos no cayeron en lo de la "nación" o "realidad nacional" de Castilla y León que hubiera sido de juzgado de guardia. Respecto a lo de "castellanoyleonés" es bastante desafortunado. Pero el estatuto utiliza el "castellano y leonés" que tampoco es mucho mejor. Todo se debe a la conjunción copulativa (y) que se metió en época de Juan José Lucas para satisfacer a los leonesistas.

    De hecho, la RAE recomienda "castellanoleonés" o en tal caso con guión ("castellano-leonés"), ya que actualmente se trata de una unión a efectos administrativos y políticos de organización. De forma que si hablamos de pueblos castellanos y leoneses, puede tratarse de Astorga, Sahagún, Ponferrada, Talavera, Tomelloso y Consuegra. Los primeros son leoneses, y lo segundos castellanos, y sin embargo, éstos últimos, son de Castilla La Mancha, aunque manchegos sólo serán aquellos de la comarca con tal nombre. Por tanto, mientras Castilla y León sea un misma región, el gentilicio debiera ser "castellanoleonés", pues se refiere a un mismo ente. Así ocurrió con Serbia y Montenegro, hoy están separados, y se dice "serbios" y "montengrinos", pero cuando estaban unidos no eran "serbios y montengrinos", sino "serbomontenegrinos", por esa misma razón aquí debiera ser "castellanoleoneses"; pero para contentar a UPL se separa, la última perogrullada de Otero fue cambiar la denominación a "León y Castilla", y no "Castilla y León", ya que el Reino de Castilla surgió como condado vasallo de Reino de León, que es cierto, como también lo es que luego fue absorbido por éste que se dedicaría a la empresa de la Reconquista con la posterior unión dinástica de la Corona de Aragón, más la posterior anexión de Navarra y la conquista del Reino de Granada, más el llamado Nuevo Mundo. Pero el leonesismo es el leonesismo, y en ésas estamos. Por tanto, lo de "pueblo", sin ser quizá la mejor estructura, no es un error digno de reproche, peor es lo de "castellanoyleonés", e igualmente de censurable debiera ser el uso de "castellano y leonés", que es el que todos los medios utilizan porque prefieren hacer caso de los burócratas r edactores del estatuto que de la lógica de la RAE. Pero todo ello viene desde la famosa inclusión de la "y" que se ha mantenido y se utiliza en el gentilicio contra las normas del buen uso del castellano, aunque después se presuma de ser la región donde mejor se habla, o mejor dicho, donde mejor se debiera hablar.

    Algo similar ocurre con la fiesta de la Comunidad, el 23 de Octubre, consuela que muchos lo celebran más como el Día del Libro y se olvidan de la celebración de una derrota (tiene gracia la cosa) en la famosa campa de la izquierda republicana castellanista. Empezó siendo itinerante, y se dice que Aznar quiso que se perdiera o se quitara, máxime cuando siempre se mostró admirador de personalidades como el emperador Carlos V (I de España) que sería la bestia negra de la fiesta; pero finalmente se asentó, con Lucas todavía no tuvo gran relevancia, pero en una especie de consenso por fomentar la concordia de todos los grupos y colectivos Herrera, con la cintura que le caracteriza, optó incluso por acudir a la famosa campa de Villalar de los Comuneros, que pasó a ser Villalar de los Agresores, y todo ello porque querer acercarse a aquellos que una vez demostraron su sectarismo. Así nos va.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo 18.33:
    Escribir este blog no es dedicarme a la política, es solo dar mi opinión. Me he debido expresar mal: José Antonio me hizo el favor de no dejarme seguir. ¿Entiendes?.

    No sé quién será José Antonio ni me importa. Ya sé que dar una opinión no es dedicarse a la política, pero lo cierto es que escribes bastante sobre "política", actualizas a menudo y por eso no entiendo por qué calificabas de "favor" que no te hubiese dejado seguir, pero vamos que da igual. Pero eso supone o de ello se deduce que eras candidato al ayuntamiento de algún pueblo a tu pesar. Y de ahí mi extrañeza. Sobre todo, teniendo las ideas tan claras como las tienes, no sería extraño, al contrario, que te gustase contribuir desde un cargo más visible que un blog, pero bueno, quizá te sea así mejor. Sobre todo, si no era tu deseo tener cargo público alguno, aunque fuese el de regidor de un pueblo. En cualquier caso, tendrías una experiencia más.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. H:
    Gracias.

    Piru y anónimo:
    No os confundáis. El pueblo de castilla y león es la contraposición del pueblo español. Vamos que es seguir la deriva del Estatut y su Cataluña es nación. España es nación de naciones y el pueblo español es la unión de los distintos pueblos de España.

    En anterior estatuto el punto 1 del artículo 6 rezaba así:
    “A los efectos del presente Estatuto, tienen la condición política de ciudadanos de Castilla y León todos los españoles que, de acuerdo con las leyes generales del Estado, tengan vecindad administrativa en cualquiera de los municipios integrados en el territorio de la Comunidad.”

    Notáis la diferencia.

    Anónimo 19.37:
    Me he pensado el responderte porque me obligas a contar, ahora, más de lo que quería sobre este tema. En las elecciones municipales de 2003, yo era uno de los integrantes de la lista que se presentaba por el PP en mi pueblo –Tabanera de Cerrato, menos de 250 habitantes, lista abierta–. Esos son cargos sin ningún tipo de remuneración, es más, te toca “pringar”. Pero estaba acostumbrado durante toda mi etapa de militante activo me ha tacado costearme viajes, comidas, etc. En un momento dado, una persona que tenía la potestad de hacerlo, José Antonio, decidió que esa lista no se presentase. En su momento me molestó, me presentaba con toda la ilusión del mundo. Ya se sabe sarna con gusto no pica... pero no deja de ser sarna. Ese hecho provocó que me distanciase de la sede del PP, y con esa nueva perspectiva he llegado a ver las cosas de otro modo. Y a la larga considero que me ha ido mejor por eso le doy las gracias. Pero fue una guarrada, si intención era conseguir unos objetivos y yo fui un daño colateral, por eso le doy las gracias a pesar de que no era su intención ayudarme. Y no me toques más el tema. Y mira eso también fue una experiencia, y de todo se aprende.

    ResponderEliminar
  12. "Piru y anónimo:
    No os confundáis. El pueblo de castilla y león es la contraposición del pueblo español. Vamos que es seguir la deriva del Estatut y su Cataluña es nación. España es nación de naciones y el pueblo español es la unión de los distintos pueblos de España.

    En anterior estatuto el punto 1 del artículo 6 rezaba así:
    “A los efectos del presente Estatuto, tienen la condición política de ciudadanos de Castilla y León todos los españoles que, de acuerdo con las leyes generales del Estado, tengan vecindad administrativa en cualquiera de los municipios integrados en el territorio de la Comunidad.”

    Visto así, sí. Yo hablaba de un punto de vista más gramatical, o sea, semántico y lo de pueblo no me parecía desafortunado, aunque no fuera la mejor de las expresiones. Sobre todo, frente a las aberraciones de las nacionaes, realidades nacionales y nacioncitas varias. Sin embargo, al comparar con el estatuto anterior, veo claramente, y ahora desde un punto de vista exclusivamente político, la intencionalidad de ello. Pero no creo que llegue a ser asimilable a la deriva del engendero que supone el Estatuto catalán. No llega a eso. Y no se define como tal, pero en el afán de obtener más competencias, y darse más importancia, y no quedarse rezagados, y para que no puedan reprocharles su poco amor propio o tesón por defender la tierra, y la enorme perogrullada de la "identidad" pues optar por esos juegos de palabras, juegos malabares, que si acaso quedan más como muestras de provincianismo o regionalismo en este caso paleto; pero aun así nada que ver con el disparate catalán. Yo me referí al contenido semántico de "pueblo", y por eso sólo vi erróneo el gentilicio, que debiera ser "castellanoleonés", pero ahora he entendido a lo que te refieres, y lo que se esconde detrás de ello, que de eso sí que me percaté al leer tu primer artículo, o sea, la entrada, en catetismo autonomista a costa de España, un dislate en el que no se debería caer. Pero, afortunadamente, estamos a años luz de los nacionalismos periféricos, centrífugos y antiespañoles que tú y yo sabemos.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  13. "Anónimo 19.37:
    Me he pensado el responderte porque me obligas a contar, ahora, más de lo que quería sobre este tema. En las elecciones municipales de 2003, yo era uno de los integrantes de la lista que se presentaba por el PP en mi pueblo –Tabanera de Cerrato, menos de 250 habitantes, lista abierta–. Esos son cargos sin ningún tipo de remuneración, es más, te toca “pringar”. Pero estaba acostumbrado durante toda mi etapa de militante activo me ha tacado costearme viajes, comidas, etc. En un momento dado, una persona que tenía la potestad de hacerlo, José Antonio, decidió que esa lista no se presentase. En su momento me molestó, me presentaba con toda la ilusión del mundo. Ya se sabe sarna con gusto no pica... pero no deja de ser sarna. Ese hecho provocó que me distanciase de la sede del PP, y con esa nueva perspectiva he llegado a ver las cosas de otro modo. Y a la larga considero que me ha ido mejor por eso le doy las gracias. Pero fue una guarrada, si intención era conseguir unos objetivos y yo fui un daño colateral, por eso le doy las gracias a pesar de que no era su intención ayudarme. Y no me toques más el tema. Y mira eso también fue una experiencia, y de todo se aprende.

    30 de julio de 2008 20:29"

    No hace falta que me respondas, ni que me respondieras; así que gracias doblemente por hacerlo. Como veo que no quieres hablar de ello, no insisto; pero es que fuiste tí el que lo mencionó en la entrada, si no, obviamente nada hubiera puesto. Tampoco te preocupes porque no me has dicho nada. Vamos que me quedo como estoy. Sigo sin saber por qué entonces te molestó tanto con la ilusión que tenías, y cómo es que hoy has cambiado de parecer y ves positivo que finalmente no te presentaras. Supongo que acabarías trasquilado o algo así y eso se tornó en una decepción frustante; pero como veo que te molesta el tema, y no te gusta, no seré yo quien incida en ello. Ya me callo. Pero que conste que eso te pasa por hacer mención a anecdótas en tus artículos. Sólo fue porque me extrañó eso de llamar "favor" a que no te dejen presentarte en una lista o lo que sea, pero no sé cómo es ese entramado. Pero da igual. Aun así, muchas gracias por contestar, y perdona por tocar el tema. No hace falta que respondas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Anónimo 4.03:
    “Aznar tuvo el coraje de denunciar la actuación de la SER con respecto a los terroristas suicidas en su comparecencia en la vergonzosa Comisión del 11-M”. Coraje, lo que se dice coraje: “Grupo mediatico fácilmente reconocible”, siempre con sordina."

    ¡Qué escrupulosillo eres! ;-) Ya sabes cómo es Aznar. Si no recuerdo mal, habló de esa emisora que tras sus mentiras aun encima había sido reconocida con un Premio Ondas, lo que no daba lugar a ambigüedad: Era la SER. TAmbién le critican que dspués del 11-M, a diferencia del entonces ministro del Interior, llamase a ETA banda asesina o banda terrorista, y no por sus siglas, cosa que siempre ha evitado especialmente por lo que significan sus siglas (Euskadi y Libertad... ¡manda huevos! que diría el otro), y porque siempre ha considerado a todos los terrismos iguales con independencia de sus propósitos, todos constituyen el enemigo a batir. El caso es que Aznar es así, debería saberlo. Siempre le ha gustado hacer críticas de forma sutil, aunque duras. Y creo que a sus seguidores les gusta leer entre líneas. Creo que desde que no es presidente del gobierno, desde la FAES o desde cualquier otra atalaya ha criticado ferozmente las políticas de Zapatero, sin embargo, ¿ha mencionado alguna vez al Sr. Rodríguez Zapatero? Denunció la negociación política con la ETA, la ley de memoria histórica, EpC, la balcanización de España, pero no pronuncia su nombre. ¿alergia quizá? No creo. Ni siquiera soberbia, si acaso forma de ser. Por eso me extraña que digas eso. De todas formas es una especie de travesura retórica que a muchos gusta; no por miedo alguno, sino por no nombre "la bicha" que se diría. Por ejemplo, creo que tienes un vecino enlazado poco afín a los liberales, pero de Palencia en cuyos comentarios hablan del "palacio de las lucecitas", ¿Es que acaso los que lo dicen desconocen el nombre del organismo? No, pero a veces se prefiere dejar caer las cosas. Lo mismo ocurre en la otra orilla, cuántas veces no habrás leído entre los escribas progres eso de "locutor matinal de la radio de los obispos", ¿Es que tiene reparo en pronunciar su nombre? No, otras veces lo hacen, ¿quizá interés en remarcar que la COPE es la emisora de la Conferencia Episcopal? Quizá, pero para ello no es necesario omitir el nombre de FJL por un circunloquio que a él se refiera¿ Y a Aznar le gusta ese sistema, y dijo lo del premio Ondas como ironía dando a entender que después de sus "informaciones" en la mañana del 11-M les habían recompensado con un Ondas, son de esas indirectas que llegan a todo el mundo sin necesidad de enrumerar el nombre de cada uno de aquellos a los que te refieres. Y quizá más original. Pero bueno, aun así, veo que no voy a conseguir que en tu afán de independencia, te muestres crítico con Aznar. Si así lo crees, pues bien. Entiendo que pueda gustarte otra forma, otra contundencia, pero también depende del carácter de cada uno. Y Aznar, que además es la bestia negra de la izquierda, nunca ha sido de deletrear al adversario. Ahora mismo me estoy acordando de algunas palabras que salieron en el telediario con motivo del discurso del último Congreso en Valencia. Decían así:

    "También entonces a algunos les parecíamos tan antipáticos como incapaces de gobernar. Primero, ganamos las elecciones; y luego, gobernamos con diálogo y con acuerdos. Por ese orden. ¡Y que no se nos olvide!, Primero, ganamos las eleciones, y luego gobernamos con diálogo y acuerdos"

    Dice "a algunos", pero ¿a que no te hace falta transcripción?

    También dijo "mala compra haríamos si nos dejásemos convencer, pues pretenden seguir vendiéndonos la misma mercancía averiada de propaganda".

    ¡Anda! El sujeto es elíptico, pero ¿es que hace falta que esté expreso?

    De igual manera dijo aquellos de "en estos días de despedidas para algunos, de hasta luegos para otros, de hasta siempre -espero que- para todos" y que cada uno leyese lo que quisiera. Igual que cuando dijo que el PP debía ser el partido en el que confiase la mayoría de los españoles, no el que gustaría a nuestros adversarios. Bien, ¿quiénes están bajo ese heterogéneo "adversarios"?
    No pidas a Aznar que sea explícito en hombres, sí en ideas claras, en principios básicos y en contundencia frente a política que le parecen disparatas, pero no que vaya a cambiar su forma de ser. Él es así. Es una apreciación. Y yo huyo de cualquier hagiografía o de hacer santos laicos, y admito sus errores, que los tuvo, pero lo de mencionar a la SER en la Comisión del 11-M, qué quieres que te diga... no lo esperaba, de él espero "guiños", indirectas muchos más contundentes que las críticas de la actual oposición aunque hagan expreso el nombre de Zapatero o del titiritero de turno. No sé si me entiendes. Pero en fin, comprendo hasta cierto punto tu crítica al expresidente. Pero no creo que le vayas a cambiar. Y menos a estas alturas. O te gusta con sus muchos defectos. O nada.

    Ana Botella es concejal en Madrid por ser mujer del presidente, fue en la lista mientras era mujer del presidente. Gallardón es la apuesta de PRISA para el PP desde 1996, o antes. Si Gallardón es candidato a presidente del gobierno y dimite como alcalde, Ana Botella será alcaldesa.

    Eso dicen en todos los mentideros políticos y periodísticos o ésa es la rumorología, pero no lo tengo yo tan claro. Pues si Gallardón llegase a candidato a la presidencia del gobierno es que se habría hecho con el poder del partido y tendría capacidad de hacer y deshacer a su antojo. No estaría sujeto ni endeudado con nadie. Y tampoco debería ya nada al expresidente. Ya no está. No le quedó más remedio que incluirla cuando era presidente, e incluso cuando ya no lo era porque Gallardón seguía en minoría en aquel entonces con un Rajoy que heredaba todo lo de Aznar y en Madrid con Aguirre arrasando, pero si fuera candidato, tendría el partido a su servicio, y llegado el caso, ¿por qué motivo iba a ser Ana Botella alcaldesa? ¿Y no su número dos Manuel Cobo? No necesariamente tendría que llevárselo con él, y podría dejar colocado en el consistorio a alguien de su absoluta confianza, ¿no? No lo sé. Es una apreciación. Probablemente equivocada, que conste. En ese caso, y siendo Aznar anti-prisa, no sé por qué colocaría a su mujer junto al candidato de ese grupo mediático, y no en otro lugar, por ejemplo, la comunidad por si fuera la presidenta y no el regidor quien finalmente se hiciese con las riendas. No sé, no lo entiendo mucho. Pero bueno, quizá sean meras hipótesis. Sólo el tiempo dirá. Vamos eso supongo. Pero no tengo yo tan claro lo del alcaldesa. Ya lo veremos.

    ¿Y acaso no son éstos los electores de los que se compone ese partido?. No, el dueño es la casta dirigente.

    Ya está la crítica a la jerarquía de partido. Sí, entiendo lo malo del fulanismo que ya denunciara Cascos, y todo lo que supone la casta dirigente; pero en democracia son los electores los que quitan y ponen y si la casta no gusta porque se vuelve antiliberal, ese sector no les apoyaría, ¿o acaso eso del menos malo iba a ser suficiente para continuar? No sé... pero creo que un partido, por muy poderoso que sea su aparato, nada hace sin el apoyo de la sociedad civil; igual que te digo que la ejemplaridad de la sociedad civil lo tiene jodido sin un partido que la represente y encarne su proyecto porque las decisiones se toman donde se toman. Se necesitan mutuamente. Es algo recíproco. Creo yo. Quid pro quo. De todas formas, muy pesimista tu alegato. El tiempo dirá. Ya lo veremos.

    España y libertad

    España y Libertad.

    ResponderEliminar
  15. Si te dicen que caí.30/7/08 23:17

    Anónimo 19:37
    Me voy a meter en lo que nada me importa, espero que Jorge no me niegue la palabra de por vida, pero yo sé lo que pasó en las elecciones municipales del año 2003 y por si a alguien le interesa voy a contar lo que sé.
    Jorge, a sugerencia de una persona del partido, y como no quería presentarse el alcalde que en aquel momento había en su pueblo, decidió preparar una lista por el PP en su pueblo. Dos días antes de las elecciones, el Diputado Provincial de Zona, con la ayuda del Coordinador de campaña por aquella época, va a Tabanera de Cerrato a buscar a posibles candidatos para hacer otra lista alternativa con gente a la que poder manejar a su antojo, (no es el único pueblo en el que lo hicieron).Cuando tienen esa lista deciden que la de Jorge no vale y la oficial es la otra. Después de "pelear" por que su lista fuese la representante oficial, le echan de las elecciones. Lo que no se es como sigue perteneciendo a un partido que en su momento le volvió la espalda.
    En mi pueblo lo que pasó es que como no les gustaba el candidato que habían elegido los del pueblo, pusieron ellos a otro, pero el primero fue más listo, se presentó por independiente y ganó. Pobrecillos un pueblo sin “gárrulo” al que poder manejar a su antojo”
    En las elecciones municipales en Palencia cuanto más “gárrulo” y más favores deban los alcaldes de pueblos pequeños mucho mejor, así la Diputación hace y deshace a su antojo.

    Anónimo
    Aunque no suelo hacer comentarios soy un asiduo lector de este blog, y creo que tus exposiciones son tan largas que ya he pasado de leerlas.

    Jorge
    Espero que si algún día té enteras de quien ha escrito esto seas capaz de perdonarme, pero tu has sido quien ha empezado con el tema y no entiendo como puedes tener tantas contemplaciones con gente tan ruin.
    Creo que tu pueblo perdió un buen alcalde, por lo menos alguien con las ideas claras.

    ResponderEliminar
  16. Joder mira que lo tenía claro, ahora lo claro y conciso de tus argumentos me da un balón de aire sin fecha de caducidad y sin fin.
    Me quito el sombrero.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Anónimo 19.37:
    Primero, mis disculpas por haber sido tan brusco, no era mi intención. Pongo datos biográficos míos porque creo que ayuda a ilustrar la entrada.
    Segundo, no me gusta hablar del tema, aunque haya abierto yo el melón. Es un tema molesto por lo siguiente: los que andamos por la “política” –por aquel entonces yo estaba metido– estamos acostumbrados a recibir puñaladas traperas, y al que no le guste que no se meta. Yo estaba allí voluntariamente. En aquella ocasión hubo gente buena, que no tenía nada que ver con la “ciénaga” que se embarcaron por mí en una lista electoral y no solo les echaron, que poco les importaba, lo malo es la ruptura en la convivencia que se ha instalado en mi pueblo desde entonces. Y por la experiencia de otros pueblos durará mucho. Mira, hay “personajillos” que para obtener un beneficio personal, que en circunstancias normales no tendría ni por asomo, se acercan a un pueblo, crean el caos, se llevan la sustancia y se van. Importándoles poco que hay un día después de las elecciones y que las personas siguen viviendo o conviviendo si pueden. Si llego a ser consciente de esto, nunca habría hecho caso a los cantos de sirena que me embaucaron para meterme en este jardín, y además me siento mal por lo que pasaron y siguen pasando los que vinieron conmigo, porque lo hicieron por mí.
    Por otro lado me alegro que no saliese la cosa para adelante porque cuanto más alto más dura será la caída, y a mí me iban a tirar de todas, todas. O incluso peor, no me tirarían porque ahora sería como ellos. Quita, quita.
    Un saludo.

    Anónimo 21.49:
    El problema de Aznar con PRISA no es que sea más o menos elíptico en sus comentarios, sino que al final de la segunda legislatura, para tener una salida tranquila del poder, se echó en manos de Polanco, llegando incluso a apuntalar al chico de PRISA, Gallardón, dentro del PP al meter en su lista a su mujer, Ana Botella. El tema de Botella alcaldesa lo trataron Gallardón y Aznar en una cena en Mallorca –creo– antes de las últimas elecciones. Por cierto, Cobo no existe.
    Los partidos no son imprescindibles par que haya democracia, es más, cuanto más poder tengan menos democracia. Los partidos tienen una amplia base de apoyo, pase lo que pase, porque sus tentáculos llegan a muchos sitios: organizaciones civiles, administración –con todo lo que conlleva–, Cajas de Ahorro, mucha gente depende de la burocracia de un partido. Y aún así, poco importan los votos, en un país con respeto a la democracia se habría retirado el estatuto de Andalucía al ser apoyado solo por 20% del censo pero como era fruto del acuerdo de los partidos salió adelante.
    Por otro lado, ¿cuántas elecciones, o por cuantos votos, tiene que perder Rajoy para que se vaya?, y cuando eso ocurra, ¿cuánto tiempo se tardará en recomponerlo?. Si los partidos no estuviesen tan anquilosados todo ocurría más rápido y con más naturalidad. Lo de menos malo si funciona a la hora de votar.
    PD: Como te molesta que me meta con la casta política, ¿formas parte de ella, o ¿aspiras a formar parte?. Es broma, necesitaba desengrasarme.

    Si te dicen que caí:
    Tienes razón, normalmente en todas las elecciones hay algún follón pero en las de 2003 hubo un aumento considerable. Cometes algún fallo, el “personajillo” que vino a mi pueblo –no fue en único donde montó el “pollo”– aún no era diputado provincial, lo hizo todo para serlo. Te voy a dar un dato para veas la catadura moral del “pavo”, aprovechó el entierro de un familiar muy cercano de una de las personas que me acompañaban en la lista para conseguir a sus sustitutos. Como esta te puedo contar cientos y si preguntas a los que le conocen “de viejo”, quientasmil. Por eso me alegro de no formar parte de ese “clan”, no hay sinecura que lo pague. A mí me dijo que la segunda candidatura se la había encontrado y que no pudo pararla.
    No sé si el cambio fue para buscar gente más manejable, la excusa que me dio el coordinador de campaña es que era lo mejor para el pueblo, se nota que conocía mejor mi pueblo que los oriundos de allí.
    En fin allá cada uno con su conciencia. Yo tengo claro que actué bien, con honradez e intentando buscar lo mejor para los demás, el resto sabrá bajo que premisas actuó.

    Caballero:
    Gracias.

    ResponderEliminar
  18. contra el último fanático palentino1/8/08 20:27

    Te recomiendo el libro "Y al final, la guerra". Al margen de tu fanatismo americano y Aznariano, en él podrás comprobar lo que contaron nuestros soldados al volver. Luego me cuentas si entraron en batalla o no, fanático, que eres un fanático.

    ResponderEliminar
  19. Contra:
    Hace tiempo, un amigo me recomendó que no contestase a los trols, y menos si van insultando. Como ves cometo el error de hacerle caso.
    No hace falta ser muy listo, ni saber contar con los dedos de la mano, para descubrir que los relatos que cuentan el militar y el periodista en el libro citado, son posteriores al fin de la guerra. Reléelo, si lo has leído alguna vez, con un calendario al lado.
    Doy por hecho que un manipulador tan burdo como tu intentará colarlos que la guerra no ha terminado, que Buhs es un genocida porque los terroristas matan a niños en Iraq, etc... No te molestes ya lo doy por amortizado.
    PD: Si tanta tirria me tienes, no me leas.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo4/8/08 19:04

    Si te dicen que caí. dijo...
    Anónimo
    Aunque no suelo hacer comentarios soy un asiduo lector de este blog, y creo que tus exposiciones son tan largas que ya he pasado de leerlas.

    Bueno, ¿Y qué? ¿Qué le voy a hacer yo? ¿Tengo que evitar cualquier comentario extenso para que no pases de ella? No me compensa, primero porque si escribo algún comentario (y he escrito muy pocos) no lo haga para que los lea nadie en concreto; aunque no te preocupes; porque tampoco soy muy aficionado a hacer comentarios, así que no te ocasionaré más molestias en este sentido. Pero como comprenderás, yo, que tampoco suelo escribir muchos comentarios, más bien pocos, cuando me decido (más bien a mi pesar) a publicar alguno, no lo hago en modo alguno con el principal, especial y expreso objetivo de que tú lo leas. Ni tú ni nadie. ¡Sólo faltaba! Quien lo lea bien. Y si no se lee también perfecto. A ver si te crees que eso me quita el sueño. El propio autor del blog dice en alguna posdata a un contertulio bastante impertienente que, si tante tirria le tiene, que no le lea. Pues eso es aplicable y extensivo al resto. Si te parece demasiado largo, no lo leas; pero no voy a acoplarme a los deseos de un comentarista esporádico por asiduo lector que sea, aunque siempre tendrá el mayor de mis respetos. De todas formas, ten cuidado porque no soy yo el único que he escrito extensos comentarios. Yo sí que es cierto que he escrito alguno algo largo, y en concreto, en esta entrada; pero no soy yo solo. Y no es por justificarme. Yo también, en este blog y en otros, he visto muchos comentarios larguísimos, y a veces también dejo de leerlos, no tanto por pasar de ellos (no me gusta el pasotismo vulgar), sino porque tampoco cuento con tiempo para ello (ni a veces ganar probablemente=. Será que visitas pocos blogs, sin ir más lejos, tendrías que ver en algunos blogs de LD la ristra incontable de comentarios cuasi-interminables que se producen. Y, evidentemente, muchas veces no los leo, ni uno tan siquiera, pero en cualquier caso, se deberá siempre más al lector que sucumbe a la vagancia o pereza para seguir leyendo, que al que haya escrito el texto. Probablemente, para muchos, el Quijote hubiera sido más atractivo si fuera más corto; pero eso también nos hubiera privado de capítulos muy interesantes de la obra cumbre cervantina. Por lo que, para gustos, los colores. Desde luego, a mí me desagradan mucho más los comentarios mal escritos o redactados, inconexos, provocadores, con innumerables errores ortográficos, sin una concatenación coherente, plagados de descalificativos, y sin motivo o razón por brevísimos, cortos y amenos que sean esos escritos. Pero ya he dicho: para gustos, colores. Aquí paz, y después gloria. Afortunadamente, aquí caben todos: más largos, más cortos, extensísimos, o de una sola palabra, muy documentados, y también mediocres, e incluso algún troll que ni merecería el espacio; pero eso, en cierta medida, muestra la libertad que impera en el blog; pero como comprenderás yo no escribo específicamente para nadie ni me importa si se me lee o no, tengo mis vanadidades colmadas, y tampoco me arrogo yo todos los comentarios largos, porque gran parte de los escritos extensos (y más extensos que alguno mío) que pululan por aquí no son míos, e incluso puedo no haberlos leído, o parecerme farragosos y no tener tiempo o ganas para ello, y será lectura que me pierdo, pero que no creo tenerle que reprochar nada a su autor, máxime cuando ni siquiera replico a otros discrepantes, más lejos de mis posicionamientos y que probablemente sean más cortos, pero para los que creo que tampoco merece la pena perder el tiempo en contestación. Así que lo lamento, pero no escribo para complacer la lectura de nadie, y ya he dicho: para gustos, colores. En cualquier caso: lee cuanto quieras y de los que quieras (sin cansarte ;-)) y ¡que pases feliz verano!

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  21. Anónimo4/8/08 19:15

    "Anónimo 19.37:
    Primero, mis disculpas por haber sido tan brusco, no era mi intención. Pongo datos biográficos míos porque creo que ayuda a ilustrar la entrada.
    Segundo, no me gusta hablar del tema, aunque haya abierto yo el melón. Es un tema molesto por lo siguiente: los que andamos por la “política” –por aquel entonces yo estaba metido– estamos acostumbrados a recibir puñaladas traperas, y al que no le guste que no se meta. Yo estaba allí voluntariamente. En aquella ocasión hubo gente buena, que no tenía nada que ver con la “ciénaga” que se embarcaron por mí en una lista electoral y no solo les echaron, que poco les importaba, lo malo es la ruptura en la convivencia que se ha instalado en mi pueblo desde entonces. Y por la experiencia de otros pueblos durará mucho. Mira, hay “personajillos” que para obtener un beneficio personal, que en circunstancias normales no tendría ni por asomo, se acercan a un pueblo, crean el caos, se llevan la sustancia y se van. Importándoles poco que hay un día después de las elecciones y que las personas siguen viviendo o conviviendo si pueden. Si llego a ser consciente de esto, nunca habría hecho caso a los cantos de sirena que me embaucaron para meterme en este jardín, y además me siento mal por lo que pasaron y siguen pasando los que vinieron conmigo, porque lo hicieron por mí.
    Por otro lado me alegro que no saliese la cosa para adelante porque cuanto más alto más dura será la caída, y a mí me iban a tirar de todas, todas. O incluso peor, no me tirarían porque ahora sería como ellos. Quita, quita.
    Un saludo."

    Disculpas aceptadas; aunque no hacían falta. Entiendo la intencionalidad diácticas de poner datos autobiográficos, pero probablemente ello fuese lo que me incitó a preguntar; y me extrañó que te disgustase hablar del tiempo señalando tú la anecódta; pero lo lamento y siento la impertinencia. Dices que en aquella época estabas metido, no sé si eso supone que ya lo has dejado y no tienes intención de volver después de tan ingrata experiencia. Pero la verdad es que es algo que no me incumbe, ni conozco el caso ni a sus protagonistas y tampoco es algo que me importe. Sólo me extrañaba que alguien con las ideas tan claras no tuviera mayor relevancia más allá de este blog, pero entiendo que fuera una mala experiencia y vale, no hace falta más expliación. Y como dijiste, pudo servirte de lección. Aunque no sé si esa lección puede hacerte generalizar demasiado y sumergirte en un pesismismo antropológico hacia la clase política, especialmente dirigente; sobre todo, si a eso sumamos que un buen liberal en cuanto que liberal, siempre ha de desconfiar de un político, máxime si tiene cargo público o pertenece a tal o cual cúpula. A mí no me interesaba ni me interesa lo que pudo ocurrir, sino que si a cada uno de los que reciben esas puñaladas (que imagino típicas del mundo político) se cae (o lo tiran) del caballo, y no puede volver a montar; mal asunto para los liberales, ¿no?. En cualquier caso, no quería incidir en el tema; y lo doy por zanjado. Así que aquí lo dejo. Y no abundaré más sobre ello. Gracias por tus respuestas y perdona las molestias ocasionadas.

    Un cordial saludo y ¡feliz verano! (o lo que resta de él)

    ResponderEliminar
  22. Anónimo4/8/08 20:03

    "Anónimo 21.49:
    El problema de Aznar con PRISA no es que sea más o menos elíptico en sus comentarios, sino que al final de la segunda legislatura, para tener una salida tranquila del poder, se echó en manos de Polanco, llegando incluso a apuntalar al chico de PRISA, Gallardón, dentro del PP al meter en su lista a su mujer, Ana Botella. El tema de Botella alcaldesa lo trataron Gallardón y Aznar en una cena en Mallorca –creo– antes de las últimas elecciones. Por cierto, Cobo no existe.
    Los partidos no son imprescindibles par que haya democracia, es más, cuanto más poder tengan menos democracia. Los partidos tienen una amplia base de apoyo, pase lo que pase, porque sus tentáculos llegan a muchos sitios: organizaciones civiles, administración –con todo lo que conlleva–, Cajas de Ahorro, mucha gente depende de la burocracia de un partido. Y aún así, poco importan los votos, en un país con respeto a la democracia se habría retirado el estatuto de Andalucía al ser apoyado solo por 20% del censo pero como era fruto del acuerdo de los partidos salió adelante.
    Por otro lado, ¿cuántas elecciones, o por cuantos votos, tiene que perder Rajoy para que se vaya?, y cuando eso ocurra, ¿cuánto tiempo se tardará en recomponerlo?. Si los partidos no estuviesen tan anquilosados todo ocurría más rápido y con más naturalidad. Lo de menos malo si funciona a la hora de votar.
    PD: Como te molesta que me meta con la casta política, ¿formas parte de ella, o ¿aspiras a formar parte?. Es broma, necesitaba desengrasarme."

    Empezaré por el final; no, no pertenezco a clase dirigente alguna; pero era por meterme con esa beligerancia tuya hacia la partitocracia, aunque comparta en cierta medida el diágnostico que realizas. Es cierta la falta de democracia interna en muchos grupos políticos por lo que se ve o dan a entender; pero si toda esa beligerancia se destina a la jerarquía de un determinado partido, quedaríamos sin grupo que se decidiera a defender los derechos y libertades de la sociedad liberal; y perder la confianza con un análisis pesimista de un determinado partido que, con incontables errores, es el único capaz de presentarse con alternativa, puede suponer la delicia ideal para una larga estancia de socialismo con vocación de perpetuidad como ya intentaran y a cuyo deseo no renunciar (al estilo PRI mexicano: la llamada dictadura perfecta; institucionalziada a la par que revolucionaria, paradojas de la vida); y aunque entiendo la intención y sabiendo que la democracia es el peor de los sistemas políticos posibles, no hay otro mejor, y, por ello, los partidos con todas sus deficiencias realizan (aunque no nos guste la forma como lo hagan) la representación de la sociedad civil quizá en un sistema imperfecto debido a cómo se realizan las listas y todo lo que conlleva, pero si se renuncia a la posibilidad de confiar en un partido que plante cara (si de verdad lo hace, ¡ojo!, si no, crítica al canto) a la deriva actual, ¿qué queda? el derecho al pataleo, pero poco más. Y no estamos, en el momento actual, precisamente para eso. Precisamente por lo que dices, y por el poder que tienen. Aunque estoy totalmente de acuerdo contigo en las cuestiones que ejemplificas como un estatuto fruto del acuerdo entre dos formaciones; pero de espaldas al ciudadano que resultó esperpéntico. Respecto a lo del actual líder de la oposición, creo averiguar que él se agarra a su sucesor en el partido que perdió en el 90 y en el 93 y siguió hasta llegar a la mayoría absoluta del 2000 después de la ajstada victoria del 96 cuando, según se dice, muchos le cuestionaron. Además, y aunque sigue teniendo pésima valoración, empieza a relamerse con ese CIS que, al parecer por la crisis económica, le lleva al empate con el PSOE. A muchos nos gustaría que la oposición a ZP no fuera sólo la de unos brillantes gestores económicos, que también me parece fundamental, sino la de ganar y obtener la victoria en el campo de las ideas, en el campo social, histórico, cultural sin complejos y sin otorgar una superioridad moral a la izquierda de la que carece por completo. Pero hay quien se pone del lado de los pragmáticos y cree que para llevar a cabo un proyecto político (que sí sería radicalmente diferente), hay que estar en el gobierno, y para eso se necesita ganar; y que si ha de ser una por una conyuntura de índole económica y mostrándose como centristas recalcritrantes, pues que sea así (aunque no sea muy ético, son cosas de la "estrategia" que dirían los asesores áulicos); y luego ya podremos aplicar nuestro proyecto. A muchos parece un error, pero a otros una estrategia poco digna, pero quizá eficaz, y a ello se agarra el actual líder de la oposición queriendo compararse con el Aznar de los 90, obviando que éste último primero ganó, y luego pactó, que recompuso un partido dividido que le odiaba y no confiaba en él, que tenía verdaderamente un proyecto político (detallado y por escrito) y que su política, lejos de ser de Ministerio de la Oposición garbancera al estilo fraguista que él finiquitó, fue beligerante con el felipismo, contó con los principales baluartes de la comunicación a los que hoy desprecia Rajoy y un largo etcétera que no voy a detallar ahora. Pero éste último se agarra a que Aznar reinvindicaba en su momento el centro (sólo que en ese momento era un mero término vacuo, pero con un proyecto articulado de ideas claras y no de oportunismo tacticista, el nombre quizá debía ser así electoralmente, pero las ideas no se amoldaban a las circunstancias, sino que suponían una enmienda a la totalidad a un socialismo desnorttado cuya caída del muro acababa de contemplar entonces) y que pactó con los nacionalistas en la primera legislatura (aunque en situación muy diferentes, y en disposición distinta, aunque ello no le privase de cometer errores, que hasta los aznaristas reconocemos). Dicho esto, y con respecto a lo de PRISA, quizás tengas razón, tú lo verás con mayor perspectiva aunque sólo sea por edad; probablemente Aznar y PRISA tuvieron una relación de amor-odio, cuyos idilios de amor fueron aberrantes y causantes del invierno mediático que padece la derecha liberal por su condescendencia hacia el grupo de Polanco y lo favores al propio "Jesús del Gran Poder"; pero a su vez contaba con unas ideas muy claras respecto a cuáles eran sus principios y su escalar de valores, y por ende, su política y nunca fue en demasía pro-prisa como demuestra el propio grupo que lo demonizó, estigmatizó y contribuyó a su linchamiento hasta el día de hoy donde en sus editoriales lo comparaban con Osama Bin Ladem y le hacían las más peregrinas acusaciones nunca inocentes, y siempre perversas. Ya sé que eso no quiere decir nada, y que uno no tiene por qué pagar favores; pero no creo que, al final de todo, Aznar, pese a sus irresponsables flirteos, llegase a congeniar con el imperio prisaico (pese a sus tira- y afloja) ya que jamás se han tragado mutuamente, por ello me extraña eso de que apuntalara al rebelde Gallardón (ése si prisaico, las cosas como son), con el que siempre ha mantenido y mantuvo distancias (jamás llegó a nombrarle ministro, pese lo deseos desmesurados de éste); pese a que dejara a su mujer en esa lista, pero eso es algo demasiado "interno", de lo que probablemente tú conozcas mucho más, y que a mí me sigue extrañando y veo como mero espectador. Pero en fin, ya se verá. Yo me refería a la forma, porque criticaste la forma sibilina de mencionar (no mencionar, referirse a la SER) en la Comisión del 11-M, y por eso te expuso que el carácter de Aznar de no ser explícito es inherente a él, y no por ello molestan o son incomprendidos sus posibles circunloquios, ya que todos saben a quién va, de qué va y por qué va, e incluso hay a quien le gusta esa forma de decir sin necesidad de detallar de forma machacona y pueril. Ahora, en lo de su relaciones con PRISA, no entro mucho por carecer de información; pero ya digo que pese a los tira y aflojas (o lo del palo y la zanahoria) sus relaciones nunca han sido, creo yo, excelentes y de hecho lejos de pasar como un pasable ex-presidente del gobierno, para el imperior mediático sigue siendo el enemigo público número uno, incluso en la legislautra pasada cuando los que estaban en primera línea eran otros. Pero bueno quizá tú sepas más. El tiempo dirá...

    ¡Ah! Ten cuidado con las faltas ortográficas, que ya he visto que en alguna entrada posterior, sale el típico fantoche a criticar de forma insultante sacando de contexto algo que le sirva de pretexto para ello. No me parece mal que te rectifiquen un error gramatical, o incluso que te reprendan por él si éste es bastante sangrante; pero que de ello hagan una crítica "ad hominem" que utilicen para descalificar por cuestión ideológica sacando la retahíla habitual de "facha, fanático...", etc. me parece bastante ruin y me parece que tienes infinita paciencia, como con algún troll al que todavía tienes el humor de contestar. No te lo reprocho, pero tienes más paciencia que el Santo Job; por eso no me gusta escribir demasiado ya que hay mucho "progre" fundamentalista que, sin argumento salguno, salta continuamente y resultan de una pesadez insoportable. Así que ¡enhorabuena! por tu capacidad de aguante. Y no me molesta que te metas con la casta política, acepto la broma de buenísimo grado; pero tampoco creo que demonizarla hiperbólicamente o estigmatizar a la única posible alternativa sirva para desalojar al actual inquilino monclovita. Aunque ya sé que una cosa no quita la otra. Pero bueno ya iremos viendo qué pasa...

    ResponderEliminar
  23. Anónimo4/8/08 21:43

    contra el último fanático palentino dijo...
    "Te recomiendo el libro "Y al final, la guerra". Al margen de tu fanatismo americano y Aznariano, en él podrás comprobar lo que contaron nuestros soldados al volver. Luego me cuentas si entraron en batalla o no, fanático, que eres un fanático."

    Ya sólo te falta recomendarnos las lecturas de Noam Chomsky, que obedezcamos a Michael Moore, que sigamos a Philip Pettit, y que comulguemos con el clan cebrianesco. ¡Qué triste, chaval! Patético, sencillamente patético.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo4/8/08 23:03

    ¿Alguien podría decirme a grandes rasgos en qué consiste ese libro antedicho de "Y al final, la guerra"?? Ya sé que habrá quien me diga que lo lea (pueden ahorrarse la indirecta); pero es por mera curiosidad; o si alguien puede dar una especie de sinopsis o comentario que grosso modo lo resuma (no hace falta la supuesta objetividad de la editorial cuya sinopsis suelen poner en la contraportada del libro diciendo siempre de éste que es "emocionante, trepidante y sumamente riguroso", ya que me interesa más opinión de un lector o conocedor, que la "oficiosa"). Pues, según tengo entendido, ese libro lo debió de escribir Lorenzo Silva (con otro, pues creo que lo co-escribió), de aquél sé que es un abogado de Carabanchel metido en la literatura, famoso por su novela de "El alquimista impaciente" y otros títulos subsiguientes de la saga, y que también se introdujo en la literatura infanto-juvenil con títulos como "Los amores lunáticos", en la línea adolescente de otros autores como Martín Casariego o Alejandro Gándara; e incluso con una temática diferente, pero parecida a las de Sierra i Fabra o las famosas Historias del kronen; también creo que L. Silva ha sido colaborador de El Mundo, al menos, en su sección educativo-universitaria de CAMPUS, y si bien se ha mostrado crítico con las reformas "logsistas" y reconoce la epidemia endémica del nefasto sistema educativo actual, así como el nepotismo y la endogamia universitaria, creo también que enseguida sobre otros asuntos saca su lado "progre", o al menos, de corrección política bastante típica en los articulistas de hoy. Sin embargo, y quizá por esa colaboración, sí que le dedicaron un buen espacio en dicho periódico cuandom salió publicado ese libro que, por otra parte, tampoco tuvo la repercusión esperada. Según se comentaba en la noticia, no dejaba bien parado al ex-ministro de Defensa Federico Trillo y cargaba contra tirios y troyanos, y según me ha comentado alguno tira más hacia el panfleto propagandísticos con el fin demagógico de la sensibilización mostrando las graves consecuencias de un injusto conflicto, pero que carece de rigor, cuenta con inexactitudes y es más bien mediocre, aunque, por otro lado, no ha sido rebatido ni respondido desde otros sitios, quizá por su poca trascendencia; sin embargo, y aunque no sé si será o no un pestiño, la verdad es que no estaba entre mis lecturas pendientes ese libro, pero ya que se ha sacado a colación; sí que me gustaría que alguien me diera su opinión sobre el libro en cuestión si es que lo ha leído, y si verdaderamente manipula de forma descarada, es más sutil, entresaca declaraciones del cuerpo militar, es tendencioso y recrea sofismas para arremeter contra los de siempre y de igual forma que siempre, o si por el contrario, resulta aceptable en algunos aspectos. Ya que parece que hay quien pude saber de él, lo dejó caer, no es necesario que nadie responda; porque ya conozco al típico que saltará diciendo que me lo lea; pero era por recabar meras opiniones sobre el libro ya que ha sido mencionado. En cualquier caso, gracias de antemano.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo4/8/08 23:17

    Se me ha olvidado mencionar entre las "obras" de L. Silva "La flaqueza del bolchevique", no es que sea gran cosa ni merezca la pena hacer otro comentario pues no es una obre literaria de gran alcance en absoluto, pero resulta curiosa porque el título nada tiene que ver con el contenido y su repercusión se debe más bien y casi únicamente a una adáptación cinematográfica que debió de hacerse para la gran pantalla en la que quedaría inmortalizada y encasillada una de las actrices, María Valderde, creo recordar que se llamaba esa actriz. Nada, simplemente lo apuntaba a modo de anecdóta. Si alguien, sabe algo más de ese "Y al final, la guerra", pues muchas gracias.

    ResponderEliminar

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.