martes, 23 de septiembre de 2008

Ha nacido una estrella, Pablo Casado

“No idolatramos a asesinos como el Che, idolatramos mártires como Miguel Ángel Blanco”. Con esta demoledora frase el presidente de nn.gg. de Madrid se ha ganado la admiración de los jóvenes liberales españoles.

Hoy, un par de amigos de izquierdas, tomando café, le estaban poniendo fino. Yo no pude intervenir porque no sabía de que hablaban. Busque la información y me encontré con uno de los discursos más interesantes que he leído en el PP en mucho tiempo.

Espero, tener mañana la oportunidad de contarles lo que opino de ese “chaval de la juventudes del PP de Madrid”.

24 comentarios:

  1. Qué decir, que gracias mil por este peazo discurso. Ojalá "sus mayores" lo tuviesen tan claro.

    Si así fuese, contaban con mi voto, cosa que en este momento no es posible

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Muy buen discurso!!! Sencillamente espectacular. Todo un liberal orgulloso de ello y sin complejo alguno. Pero esto asusta, y ya pudimos ver cómo articulistas como Lucía Méndez en EL MUNDO tachaban de "penoso" e "indocumentado" (sin motivo o razón que justificase tales calificativos, dicho sea de paso) el discurso del joven popular, al que sigue todo un conjunto de los llamados maricomplejines, y no necesariamente de izquierdas, que quieren distanciarse de genuinos liberales como este chico tildándolos de reaccionarios neoconservadores desfasados. Ya saben, la retahíla de siempre, el disco rayado de la progresía, pero que al parecer funciona, y lo siguen utilizando, mientras la mansurrona y lanar ciudadanía se lo traga y por ello se prefiere una oposición domesticada.

    Sin duda, es una lección para el centro-derecha español liberal-conservador; pero en pocos lugares (como LD) lo han resaltado; la mayor parte o lo pasan por alto, o consideran, aunque sea de forma errónea, que es un exaltado que sólo resta votos. No está de moda tener ideas claras, y menos defenderlas con la tenacidad de este joven. Así están las cosas.

    Pero bueno esto es una prueba de que también se equivocan los que le defienden, y que el propio locutor de la COPE que arremetía contra todas las juventudes de la índole que fueran ahora valore positivamente a liberales que considera dignos de tal nombre entrando en contradicción con opiniones anteriores. De lo que no hay duda es que de es una gran discurso. Para cualquier liberal, un magnífico ejemplo. Y un acierto publicarlo. Una estrella liberal, una esperanza esencial para una España en libertad. ¡Revolución liberal ya!

    ResponderEliminar
  3. Pues creo que es palentino. Así que algo falla en tu título, no debes de ser el último liberal palentino. Hay muchos más; o eso parece.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que Pablo Casado es un ejemplo de lo que debería ser Presidente de NNGG o del PP, discursos como el del otro día o campañas como la que organizó a favor del manifiesto de la lengua, es lo que necesita este partido

    ResponderEliminar
  5. No sé qué veis en ese discurso. Está lleno de la demagogia barata de NNGG. Peloteo barato a la Ejecutiva que al fin y al cabo es a lo que se dedican los ad lateres de esta organización.


    Echo en falta figuras verdaderamente importantes en NNGG.

    ResponderEliminar
  6. Yo ya sabía de lo que era capaz Pablo Casado, pero después del congreso se ha dado a conocer con su fuerte y gran discurso. Enhorabuena para él.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Juan Alberto24/9/08 16:47

    Efectivamente, Pablo Casado es de Palencia. Y una de las mayores promesas y esperanzas del panorama político nacional, tiempo al tiempo... A quienes le conocemos no nos sorprende en absoluto un discurso tan brillante y elocuente como éste. Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  8. Pues grandes palabras. Me conmovió. Las tendré en cuenta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Os recomiendo
    http://www.libertaddigital.tv/ldtv.php/beta/videoplayer.html/8QB_gar-Rnk

    Excelente entrevista a Pablo Casado

    ResponderEliminar
  10. Vemos un escenario donde la cultura europea, y todo lo que conlleva, está en peligro. La cultura occidental y sus valores están al borde de la desaparición. Si no ponemos remedio pronto, seremos exterminados en muy poco tiempo. Es irónico pensar que hay muchos europeos que desean este exterminio de cultura y forma de vida. Y me gustaría ver sus caras si algún día un yidahista obliga a sus hijas a vestir un burka (esto ha ocurrido en lugares como Afganistán o Irán. España, Europa entera, no sería una excepción). Seguro que no les hará mucha gracia.

    Entra en nuestro Blog udcc.wordperss.com y opina. También puedes contactar con nosotros con los correos electrónicos: derechoshisto@gmail.com.
    Necesitamos un cambio y juntos podemos hacerlo.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo4/4/09 22:57

    Me parece estúpido el comentario de este joven. No se puede "meter en el mismo saco" a todos los simpatizantes del espectro poítico que se denomina izquierda. No se puede ir diciendo por ahí que todos los de izquierdas idolatran a personajes como el Che Guevara. De todas maneras, si reconoce, a su parecer, que la izquierda idolatra al Che Guevara, porque no reconoce que muchos políticos que están en el PP han idolatrado a Franco? O es que ya no nos acordamos del famoso comentario radiofónico de Esperanza Aguirre? Yo solo sigo pensando una cosa; que en este país, la derecha y la izquierda no representan el verdadero espíritu por el que se debe de gobernar: por el bien de las personas. Para que todos tengamos las mismas oportunidades, eso es por lo que hay que gobernar, ni izquierdas ni derechas, solo las personas. Con una visión de futuro, de progresismo.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo5/4/09 03:26

    Lo que sí que es mastodónticamente estúpido es el último comentario de un ágrafo iletrado que no tiene reparo en quedarse en evidencia.

    Dicho esto, el discurso que pronunció Pablo Casado es la realidad palpable que se pudo comprobar cuando ante una manifestación anticastrista, los jóvenes -y no tan jóvenes- que se reivindicaban de izquierdas contraprogramaron otra concentración con la falacia de hacerlo a favor del pueblo cubano, y todo para justificar el castrismo, con camisas del Che Guevara, el famoso pañuelo palestino y toda la iconografía progre que muy bien han descrito periodistas de la talla de Pablo Molina.

    Sobre lo de idolatrar a Franco, al que tanto gustan de sacar ahora, no sé si se refieren a los que se enriquecieron como Polanco durante su régimen, o a “Janli” Cebrián, que fue el director de informativos de RTVE con el Arias Navarro como presidente del gobierno, o a su padre, que dirigía el Arriba. O quizá se deba al padre del ex-ministro de Justicia Bermejo, que fue jefe del Movimiento en Ávila. O al padre de Narbona. O al falangista progenitor de José Bono. O tal vez estén hablando del que le dedicaba odas al egregio Caudillo como Haro Tecglen. O los rapsodas del Generalísimo como Víctor Manuel. Desde luego, la nómina es larga, y muestra claramente como muchos de los adeptos del franquismo son hoy los líderes patrios del socialismo y la progresía y osan expedir carnés de "demócratas" cuando su trayectoria no los avala en absoluto. Y creen que se quitan el estigma haciéndose "antifranquistas retrospectivas" mientras vivieron del régimen cuando éste existía. ¡Qué fácil es ser antifranquista retrospectiva! ¡Y qué poca vergüenza y descaro el de algunos analfabetos funcionales!

    Y todo eso por no hablar del la relación directamente proporcional que existe en la progresía de hogaño por condenar a un régimen que ha expirado hace más de 30 años y, sin embargo, ir de la mano de regímenes tiránicos o caudillos bananeros como los de Hugo Chávez que no respetan los derechos humanos ni permiten la libertad de expresión o donde tan ni siquiera existe la limpieza democrático. Al igual que esas "alianzas" estratégicas de apaciguamiento irresponsable y “buenismo” hilarante con tiranía teocráticas como la promovida por el “islamofascismo” mientras después pretenden presentarse como adalides de la extensión de derechos o cargas contra la religión católico, mientras se arriman a líderes fanáticos que amenazan las democracias occidentales de corte liberal y el modo de vida occidental.

    Por lo demás, el último comentario sólo termina con una arenga al relativismo, ni izquierda ni derecha, todo da igual, qué más da, propio de ese nihilismo "pasota" que impera entre muchos ignorantes que quieren hacerse los independientes sin perder ocasión de criticar a liberales como Casado o Esperanza Aguirre -su demonio particular- pero sin ninguna argumentación, salvo la resurrección de Franco, al que tantos progres sirvieron, para legitimar otros siniestros personajes como el Che Guevara, intentándolo además con falacias y demagogia barata, o dando a entender que la izquierda no idolatra personajes tan repulsivos como el mencionado, e incluso peores, empezando por la negativa a condenar ideologías totalitarias como el comunismo, e incluso con ramalazos propios de tales idearios como las prácticas eugenésicas propias del nazionalsocialismo que ahora quieren implantar, el intervencionismo totalitario, el proteccionismo falangista, el socialismo autocrático mussoliniano y cualquier política liberticida que al modo orwelliano conculque derechos y libertades individuales de la persona, aunque eso suponga aliarse con los enemigos de la democracia o con nacionalismos sectarios y excluyentes cuyos delirios ideológicos hacen que se sacrifiquen las libertades y derechos individuales en favor de supuestos derechos colectivos o territoriales, cuasi-feudales y medievales, a la par que asimétricos e insolidarios, que se aproximan tanto a esa izquierda divina de caviar, vino y rosas que tiene la mentira como principal bandera y luego pretende enarbolar valores como la igualdad que no pasan de menciones abstractas y retóricas muy mediocres para ornamentar la demagogia y la mercancía averiada de propaganda que intentan vender para hacerse con el poder y por intereses espurios mientras ocasionan graves perjuicios a los ciudadanos como empíricamente queda demostrado con sus nefandas políticas.

    A todo eso se resume el "progresismo" del que hace gala el escueto comentario del anónimo anterior. He ahí la estupidez. Y en su mayor grado. Una auténtica lástima. Patético y penoso.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo5/1/10 17:57

    No me impresionaron las palabras de casado, sino la de seguidores que tiene.
    Y yo me pregunto. ¿quién es más indocumentado? ¿Pablo Casado, o todos los que lo admiran?

    La tristeza de España no es que exista una minoría como Casado. Sino una mayoría de lameculos como vosotros. ¿Cuántos pensaron que el Ché era un asesino antes de que lo dijera el paleto del discurso?
    Ninguno. Pues me reafirmo. No sois más que ciegos guiados por la peor calaña, que os pone las ideas en la boca, y vosotros las reproducís como tal cosa.

    Y al "Anónimo" que escribió antes: si eres periodista, estás jodido. Si no, deja de dártelas de listillo.
    Nunca vi nada peor redactado y más aburrido de leer.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo6/1/10 20:24

    ¡Huy, lo que sí que resulta entretenidísimo de leer son las arrobadoras palabras del último y egregio anónimo! Ja, ja, ja...

    Lo que ocurre es que hay mucha envidia, tanto a Pablo Casado como a otros que no tienen miedo a decir las verdades que tanto incomodan a los inquisidores del pensamiento único.

    Es lógico que a los analfabetos funcionales que produce la LOGSE como el anónimo del 5 de enero de las 17:57 les resulten aburridos textos que ni siquiera serán capaces de comprender, y se dedique sólo al pueril insulto y a la descalificación de "paleto", "listillo" porque en su ignorancia y absoluta mediocridad, sólo le queda provocar. Y tiene que hacerlo cobardemente, en una fecha muy posterior a la publicación de la entrada para dedicarse a soltar paridas risibles e hilarantes que le dejan en ridículo.

    Se atreve a dar lecciones de redacción un mindundi provocador con espíritu de troll, que lejos de ser tedioso, sólo puede producir la más sonora carcajada por sus estupideces y mayúscula imbecilidad.

    Va a acusando a otros anónimos, un anónimo como él que tiempos después se dedica a descolgarse con mentecatadas. Y es lógico, porque está dolido, porque sabe que gente como Pablo Casado no es una minoría, porque le escuecen las mayorías absolutas de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, como tampoco soportan las victorias en Valencia, Castilla y león o Galicia, y pretenden ganar por otros métodos lo que no consiguen en las urnas, y sólo les queda el insulto, o cuando no la agresión como la sufrida por el pobre Herman Terscht. Otros que seguro no le parecerá buen periodista a este anónimo bravucón que preferirá a "aristas" como el Wyoming.

    Un acólito de la izquierda más detestable, un lameculos sí, pero de la corrección política que en su delirio más repugnante dice que ninguno pensó que el Che fuera un asesino antes de que lo dijera Pablo Casado. ¡No, qué va! Todo el mundo es como el lameculos de Moratinos bajándose los pantalones ante el castrismo, o como Tardá y Willy Meyer hoy saliendo en defensa de la tiranía cubana, alimentada por mitos criminales como la de Ernestito Guevara.

    Aquí los únicos ciegos que hay son los amigos del caudillo venezolano, lo que negociaban con "hombres de paz" y nos llevaban a las "champions league" de la economía, esos sí que son ciegos, estúpidos y unos ignorantes de la más baja estofa y de la peor calaña cuyo único recurso es el insulto y la descalificación barata porque ni siquiera la demagogia les sirve para hilvanar correctamente cuatro palabras seguidas, y ahí tenemos el ejemplo del último anónimo mientras se retuerce visceralmente con inquina y odio ante las mayorías liberales y las personas como Pablo Casado que no tienen reparo en decir las verdades.

    Qué ridículo más espantoso y qué patéticos resultan algunos "comentaristas" anónimos como el de las 17:57 que van a entradas atrasadas a dejar expuestas sus deyecciones, aunque semejantes excreciones sólo dejen en evidencia y en ridículo a su presuntuoso y majadero autor. Como decía ese anónimo: patético y penoso. A la vista está. Ladran, luego cabalgamos.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo6/1/10 20:26

    http://www.youtube.com/watch?v=BZ_OuoYrSuk

    Una magnífica promesa de la política... por sus ideas, sus convicciones, sus principios.

    Con las ideas claras.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo6/1/10 20:29

    Muy interesante la entrevista que le hizo Dieter Brandau en LDTV:

    http://www.youtube.com/watch?v=8QB_gar-Rnk

    Su intervención y discurso en el Congreso en que fue elegido presidente, sin duda, la más ovacionada:

    http://www.youtube.com/watch?v=671zLGFsOrY

    En Periodista Digital:

    http://www.youtube.com/watch?v=zAjPSneeLWI

    Y brillantes intervenciones, por ejemplo, sobre el ya caído Bermejinski, espécimen y ejemplar claro del entierro de Montesquieu y de la Justicia que perpetró la izquierda en nuestro país:

    http://www.youtube.com/watch?v=ECbEq5h7Q98

    ResponderEliminar
  17. Anónimo6/1/10 20:32

    Un famoso debate en Intereconomía donde muestra claramente la defensa de las ideas liberales que tanto molestan a los liberticidas y sátrapas de turno con quienen tanto congenia la progresía:

    http://www.youtube.com/watch?v=UHbDoEUvqgY

    http://www.youtube.com/watch?v=srd4RH4FUbw

    http://www.youtube.com/watch?v=9kl3lbjNfcc

    ResponderEliminar
  18. Anónimo6/1/10 20:40

    Biografía de Pablo Casado:

    Ilmo. Sr. Don Pablo Casado Blanco

    Fecha de Nacimiento : 1 de febrero de 1981

    Es Abogado colegiado en Madrid, Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense, Master en Derecho Administrativo con especialidad en Derecho Autonómico y Local, Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad Rey Juan Carlos.

    Ha completado su formación académica con el Certificado de Estudios Legislativos del Government Affairs Institute de la Universidad de Georgetown (Washington DC), y con el Programa Ejecutivo DGP de la Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard (Boston). También ha concluido el Programa Superior de Gestión Pública del IESE, el Curso de Mercados Financieros del IEB y el Programa de Gestión Parlamentaria del Instituto de Empresa.

    Actualmente es Portavoz de la Comisión del Estatuto de Autonomía y Portavoz Adjunto de Presidencia, Justicia e Interior. Ha sido Portavoz de la Comisión de Justicia y Administraciones Públicas y Portavoz Adjunto de la Comisión de Presupuestos y
    Hacienda en la presente legislatura.

    Desde 2005 es Presidente de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Madrid, Secretario de la Comisión de Seguridad Ciudadana y Protección Civil del Partido Popular de Madrid, miembro de la Junta Directiva Nacional del Partido Popular, vocal del Comité de Dirección y del Comité Ejecutivo del Partido Popular de Madrid. En 2008 fue candidato al Congreso de los Diputados por Madrid.

    Pues bien, lo más destacado de la biografía de Pepiño es que no fue capaz de terminar la carrera de Derecho, que inició en su día en la Universidad de Santiago y que abandonó en segundo curso.

    Y eso por no hablar de las falsificaciones curriculares, porque para biográficas ya están las de Fdz. de la Vogue renegando de su franquista padre, pero en ornamentar y abultar currículo tenemos desde Bernat Soria:

    http://www.libertaddigital.com/sociedad/bernat-soria-falsifica-su-curriculo-y-se-inventa-que-fue-decano-e-investigo-en-singapur-1276324853/

    hasta Luis Roldán, el ficticio economista e ingeniero industrial, famoso por sus hazañas en tiempos felipistas. Por no hacer mención del electricista que se hizo famoso por su ley de la patada en la puerta, la experta en flamenco y demás fauna política que medra a través del partido repitiendo los dogmas de la secta progresí.

    ResponderEliminar
  19. Anónimo6/1/10 20:42

    IMPRESIONES DE UN VIAJE A CUBA
    La Historia no absolverá a Castro
    Por Pablo Casado Blanco

    Corría el mes de octubre del año 1953 cuando Fidel Castro concluyó su defensa en el mitificado juicio del Moncada, encomendándose a la absolución de la Historia. Al leer su interminable alocución se da uno de bruces con su demagogia y su mesianismo; y, sobre todo, con su cinismo. Y es que las injusticias y atrocidades que denunciaba entonces –las del Gobierno de Batista– se han agravado durante su medio siglo de tiranía comunista.

    En estos días, aún recientes las muertes de otros dictadores como Pinochet o Husein, no se debe pasar por alto el siniestro legado del tirano de Birán. Fidel Castro no sólo ha sometido el pueblo cubano a la dictadura y la miseria, sino que ha protagonizado conflictos internacionales que a punto han estado de causar una confrontación militar a escala planetaria. Su oportunismo le hizo enarbolar el modelo soviético con belicosidad temeraria mientras la paz mundial pendía de un hilo, en plena Guerra Fría. Y su tan cacareada internacionalización de la revolución sólo sirvió para exportar miseria y opresión a varios países africanos y latinoamericanos.

    Hace apenas unas semanas tuve ocasión de viajar a La Habana para visitar a los principales líderes de la disidencia. En esos días se celebraban en la capital cubana numerosos actos conmemorativos del octogésimo aniversario del ausente timonel bananero. El Gobierno, la cúpula militar, el politburó del PCC, los ilustres invitados de Haití, Angola, Kenia, Nicaragua, Bolivia o Venezuela..., todo el mundo proclamó su admiración por el líder del antiimperialismo capitalista, con unos discursos iracundos y falaces que, por si fuera poco, contenían un mensaje enormemente preocupante.

    Así, la sucesión de Castro estaría garantizada en la Isla con el directorio de acólitos que designó el dictador cuando cedió sus poderes: Raúl, Lage, Alarcón y Pérez Roque, principalmente. Pero, por desgracia, también lo estaría en el exterior, con su fiel adlátere Chávez, que, con sus petrodólares y su flamante victoria electoral, amenaza con patrocinar un poscastrismo que complique la transición a la democracia en Cuba.

    Los disidentes con que conseguí reunirme (clandestinamente) coincidían en notar un cambio del escenario internacional en lo relacionado con Cuba. Hugo Chávez ha venido a reemplazar a los soviéticos en materia de ayuda económica, y se ha convertido en un importante actor internacional para el futuro político cubano, en detrimento de los Estados Unidos y la Unión Europea. Desde Washington no se ha bajado la guardia, pero en el Viejo Continente han tenido que tomar la iniciativa los países de la Europa Oriental, debido a su dramática experiencia comunista pero también a causa del creciente appeasement frente al castrismo que muestran otros países, especialmente el nuestro.

    spaña podría y debería tener una gran influencia en el futuro de Cuba, tanto por los profundos lazos históricos y humanos que unen a las dos naciones como por el magnífico ejemplo que representa nuestra no tan lejana Transición para el cambio político en la Isla. El cambio de estrategia de Madrid en la cuestión cubana tras la llegada de Zapatero al Gobierno ha sido muy criticado por la disidencia. Tanto Oswaldo Payá (Movimiento Cristiano Liberación) como Elizardo Sánchez (Comisión Cubana de Derechos Humanos) me transmitían su malestar por la actitud de la embajada española y por las excesivas avenencias del Ejecutivo español con el régimen de Castro. Vladimiro Roca (Partido Socialdemócrata Cubano) también me comentaba la incomprensible contemporización que el PSOE muestra en la Internacional Socialista con el castrismo.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo6/1/10 20:42

    Lo cierto es que, por acción o por omisión, el presidente del Gobierno ha hecho que España pierda posiciones en la cuestión de la Cuba post Fidel. Y lo que es más grave, está manteniendo un execrable silencio ante las violaciones de los derechos y libertades fundamentales que inflige la dictadura comunista a los que disienten de su pensamiento único. Quizá por la habitual incompetencia diplomática del Gobierno socialista, o por su complicidad con los regímenes comunistas y populistas antinorteamericanos, o por el resentimiento de Zapatero contra cualquier postura anterior de los gobiernos del Partido Popular, muy beligerantes contra el castrismo y sus cómplices.

    Sin lugar a dudas, el ocaso de Castro plantea un nuevo y complejo escenario en Cuba: por un lado, abre por fin la posibilidad de un cambio de régimen, que se antojaba imposible con el obstinado dictador al mando; pero, por otro, ha supuesto el recrudecimiento de la represión contra los periodistas, escritores y líderes sociales desafectos, que atraviesan tal estado de incertidumbre y arbitrariedad policial que temen incluso por sus vidas y las de sus familiares.

    Decía Voltaire que es peligroso tener razón cuando el Gobierno está equivocado. Pero aún lo es más cuando ese Gobierno tiene a su disposición uno de los aparatos represivos más implacables del mundo. En los escasos días que pude quedarme en Cuba se efectuaron detenciones, encarcelamientos y actos de repudio contra disidentes en diversos puntos del país, mientras la prensa internacional sólo se hacía eco de la excarcelación de un preso político y de la oferta de diálogo de Raúl Castro a Estados Unidos, declinada con acierto por la Administración Bush hasta que no se garanticen los derechos y libertades en Cuba.

    Precisamente ahí radica la clave de la actuación internacional. No es fácil que el castrismo consiga sobrevivir a Castro. De hecho, los que se sienten sus albaceas ya vienen acuñando el término "continuidad" para referirse a ese futuro inmediato, un eufemismo demasiado inquietante como para mirar hacia otro lado. Esos continuistas saben que no pueden mantener la distopía comunista demasiado tiempo, mientras el pueblo cubano roza la inanición y las ciudades se derrumban. Así que puede que intenten perpetuarse en el poder sin reestablecer las libertades públicas... pero permitiendo una leve apertura económica, tutelada, eso sí, por el ejército.

    Para eso necesitan la connivencia de países inversores. De ahí que las naciones libres deban mostrarse firmes en su apoyo a la disidencia y no sucumbir al posibilismo o a la corrección política.

    El futuro de Cuba sigue siendo una gran incertidumbre, tan preocupante como ilusionante. Se puede pasar de la actual subsistencia estabulada a una sociedad abierta, del imperio del terror a un Estado de Derecho, de una población alienada a un pueblo emprendedor. Y ese futuro lo tienen que decidir todos los cubanos en libertad, sin presos en las cárceles, sin represión política e ideológica, construyendo entre todos una transición pacífica que les devuelva la soberanía y la dignidad.

    Fidel agoniza, y su régimen estalinista ha de morir con él. Hasta entonces no caben las medias tintas: o se está con el comandante liberticida, o con los disidentes que arriesgan su vida por la libertad. Una dictadura nunca puede ser un interlocutor válido para países democráticos, como ha señalado, con conocimiento de causa, Václav Havel. Y menos aún en el caso de un régimen despótico que ha sobrevivido medio siglo a costa de dos millones de emigrados, decenas de miles de encarcelados y miles de asesinados.

    Quizá sea ya demasiado tarde para que Castro responda de su pernicioso legado ante la Justicia, pero sin duda lo hará ante la Historia, que, en contra de su deseo, no le absolverá.


    PABLO CASADO BLANCO, presidente de las Nuevas Generaciones de Madrid.

    ResponderEliminar
  21. Anónimo6/1/10 20:47

    Ya que Pablo Casado, por sus muchas ocupaciones no actualiza con asiduidad el suyo, el blog de Pazos está bastante bien:

    http://tenemosquedecirlo.blogspot.com/

    Es muy recomendable. Un liberal bastante ilustrado.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo6/1/10 20:49

    Otro buen artículo del prometedor chaval:


    IMPRESIONES DE UN VIAJE A CUBA
    En la granja castrista
    Por Pablo Casado Blanco

    "Todos somos iguales, pero algunos somos más iguales que otros". Ese era el mandamiento por el que se regían los animales de la célebre sátira de Orwell, y esa es la percepción sobre la farsa castrista que me traje de La Habana. Nada más pisar suelo cubano, uno se da cuenta de que la gran mentira comunista ha sobrevivido en la Isla a duras penas y, al igual que en el cuento orwelliano, a base de engaño y represión, mitos y miedo, orejeras y palos.

    La dictadura castrista ha ido cincelando durante cincuenta años una monumental mentira sobre la revolución cubana y sus ficticios logros educativos, sanitarios, deportivos, artísticos. Mitos omnipresentes en cada rincón del país: el yate Granma, Sierra Maestra, Playa Girón, Eliancito, los Cinco Héroes y, sobre todo, el Che Guevara, convertido en rentable fetiche por sus compañeros de armas. Orejeras de mulo para que nadie vea más de lo que tiene que ver. Todo queda bajo control: los medios de comunicación, la conexión a internet, las telecomunicaciones, las aduanas, las editoriales, el correo.

    La represión está a la orden del día, así como el miedo al poder omnímodo de la nomenklatura castrista; y la delación: se obliga a la gente, desde que son niños, a delatar y repudiar a los "traidores de la patria". Palos, cárcel, paredón para quien no se someta al yugo del régimen, para los heroicos disidentes que sobreviven a la presión de la tiranía luchando por que la libertad y la democracia se instalen por fin y para siempre en Cuba.

    Precisamente ellos fueron el motivo de mi viaje a Cuba, y son ahora mi mejor ejemplo de dignidad y coraje frente a los enemigos de la libertad. Con no pocas dificultades conseguí reunirme clandestinamente con Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano Liberación, con Elizardo Sánchez, dirigente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, y con Vladimiro Roca, presidente del Partido Socialdemócrata Cubano. Los tres viven confinados en sus propias casas, vigilados día y noche por las patrullas del Ministerio del Interior. Los tres han pasado en algún momento de su vida por los temibles presidios cubanos, tristemente célebres por estar infestados de insectos y sádicos carceleros.

    Los encontronazos de Oswaldo con la dictadura castrista vienen de lejos. Empezó a ser repudiado a los 10 años, a causa de sus convicciones religiosas. A los 17 fue condenado a trabajos forzados: hubo de cortar caña de azúcar en Camagüey por no comulgar en la escuela con la rueda de molino comunista. A los 20 se le mandó a picar piedra en la Isla de Pinos, tras ser acusado de ejercer "liderazgo" entre estudiantes, mientras estudiaba Física, carrera a la que luego añadiría una ingeniería en Telecomunicaciones.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo6/1/10 20:50

    Cada cierto tiempo, a Oswaldo le apedrean la casa o sufre actos de repudio. La juerga corre por cuenta del Partido Comunista y sus hampones. Su supervisor laboral (y buena parte del vecindario) lo designan los servicios de espionaje. Sus hijos han de sufrir en la escuela el adoctrinamiento normal y el que tiene por objetivo a su propio padre. En definitiva: Oswaldo vive en un estado de sitio tan sólo soportable por su amor a la libertad y a Cuba.

    Le llevé ropa y comida de parte de uno de sus hermanos, y unos libros prohibidos en la Isla, que tuve que llevar escondidos en el doble fondo de la maleta para que no me los quitaran en la aduana. Es insólito comprobar el poder de los libros en ausencia de libertad. Recuerdo su alegría al ver el Alegato por la democracia de Natan Sharansky, lo que me hizo pensar en las similitudes entre los padecimientos de ambos luchadores por la libertad.

    Estuvimos hablando durante horas del pasado, del presente y, sobre todo, del futuro de Cuba. Un futuro sin fusilados, sin presos, sin repudiados. En definitiva, un futuro en libertad. Desde que Castro está enfermo, la represión se ha agravado, y la incertidumbre se ha apoderado aun más de los 11 millones de cubanos que viven en la Isla, muy en especial de los opositores.

    Yo mismo sufrí la presión de los servicios de seguridad castristas. Fui interrogado, registrado y seguido por tener la ocurrencia de entrar en casas de disidentes, y me imagino que por ser representante del Partido Popular, una bestia negra para Fidel y sus acólitos.

    La atmósfera en La Habana, sobre todo lejos del circuito turístico, se hace irrespirable. Tras el velo decrépito que envuelve todo se puede vislumbrar el esplendor de un pasado no tan lejano, demolido minuciosamente por el socialismo en acción de Fidel y sus muchachos. Ni rastro del sempiterno optimismo cubano que publicitan las empresas turísticas. Del ideal revolucionario que pregona la doctrina dictatorial. Sólo se ve tristeza y resignación. Miseria y desconfianza.

    Tuve la sensación de estar en la Varsovia ultrajada por los nazis: las casas derruidas, la ubicua propaganda oficial; los vecinos que señalan con aversión a hombres valientes y buenos, sitiados en sus propias casas y tratados como apestados por el mero hecho de pensar distinto de lo que manda el tirano.

    Después de conocer a los disidentes cubanos valoras como se debe la exhortación de Don Quijote a Sancho: por la libertad se puede y aun se debe aventurar la vida. Te das cuenta de la grandeza de las sociedades abiertas, y de la sinrazón del comunismo y de cualquier otro totalitarismo fanático, valga la redundancia.

    Pese a quien pese, Castro se muere; y con él debe morir el castrismo. Ahora más que nunca, la verdad absoluta encarnada en un sátrapa agonizante debe dar paso a la Libertad. La necesita más Cuba que el tirano médicos madrileños, lo que ya es decir...


    PABLO CASADO BLANCO, presidente de Nuevas Generaciones de Madrid.

    ResponderEliminar
  24. Preguntarle a Pilar Marcos quién escribió el discurso.

    ResponderEliminar

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.