jueves, 4 de septiembre de 2008

Hacer oposición una vez al año no hace daño

Ayer, los concejales del PP del ayuntamiento de Palencia que forman parte de Junta de Gobierno del Patronato Municipal de los Deportes abandonaron la sesión como protesta por el incumplimiento sistemático de sus estatutos. Normalmente, esta medida suele venir acompañada de la petición de dimisión del concejal de área y la decisión de no volver hasta que esa dimisión sea efectiva. Y si hay que aguantar el resto de la legislatura, se aguanta, que no es el fin del mundo.

Soy consciente que tomar esta medida provocaría que los “cronistas de la corte” –al servicio de la corte– acusasen al PP de insolidario, de hacer daño a las instituciones, de “no querer a Palencia”, etc. Pero eso ya debe darse por amortizado.

Por otro lado serviría para que Heliodoro Gallego viese que esta oposición muerde y muerde de verdad. Que su estilo showman–presidencialista no le va a salir siempre gratis y que puede que tenga los días contados como alcalde. Con más medidas del estilo veríamos que Gallego no es tan duro y que el grupo socialista, en realidad, no existe.

3 comentarios:

  1. Desde otras latitudes apreciamos este excelente blog. Me ha parecido merecedor del Premio Brillante Weblog por si desea recibirlo. Por este enlace:
    http://www.marthacolmenares.com/2008/09/04/espacios-de-otras-latitudes/

    Mis saludos desde Venezuela
    Martha Colmenares

    ResponderEliminar
  2. Gracias Martha. En cuanto pueda paso a recogerlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cómo le gusta a la Sra. Colmenares repartir ese "premio."

    De todas formas, vamos al asunto:

    Yo creo que el principal problema de España radica en el hecho de que no hay una oposición liberal ni una sola vez al año. Sinceramente ya no sé qué representan los partidos.

    ResponderEliminar

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.