martes, 2 de septiembre de 2008

¿Habrá, algún día, justicia en España?

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, ha propuesto, a los españoles y españolas residentes en la Comunidad Autónoma Vasca, demandar a su país por no permitir, de momento, su refrenda secesionista.

video


Pero el “superjuez”, Baltasar Garzón, en vez de procesar al presidente de la CAV –que también le daría el protagonismo que busca– prefiere “empapelar” a Franco. Que bien le viene al gobierno volver al tema de la guerra civil para no hablar ni de la crisis económica, ni de la institucional. Si, algún día, en este país queremos tener una justicia digna de tal nombre, habrá que empezar por limpiar los tribunales. Y habrá que empezar por el juez más parcial, presuntamente hablando, claro –por si acaso– de todos, Baltasar Garzón.

Os dejo que, como todo 2 de septiembre, me voy a tomar el agua milagrosa de la cripta que hay bajo la catedral de Palencia.

9 comentarios:

  1. Anónimo3/9/08 04:04

    Ya copias la corrección poítica del "españoles y españolas"... ;-)

    Pues, por si fuera poco, ya se han unido siguiendo la práctica habitual izquierdista del corporativismo más intervencionista los jueces de la Audiencia Nacional (entre ellos Marlaska, que empezó bien, pero últimamente hasta permite manifestaciones proetarras amparándose en el "derecho de reunión"... ¡válgame Dios, qué disparate!) contra Pedro J. Ramírez por su -para los liberales, magistral- editorial del día de San Antolín en El Mundo titulado "Truclenta garzonada" donde pone en su sitio al juez "estrella-do" a quien critica su afán de notoriedad mientras no tuvo tiempo de transcribir las cintas islamistas que quizá hubieran evitado el 11-M o sus devaneos con la progresía, con los sucesores de aquel otro felipismo con el que flirteó, y al que después encausó (bajo incóginitas) para volver al redil y seguir enterrando por enésima vez a Montesquieu sin que siga sin existir la separación de poderes en este país donde la Justicia está politizada, es lenta o ni siquiera funciona.

    Ante el frente de los jueces de la AN que pedían la intervención del CGPJ (menos mal que ahí hay jueces decentes, véase Enrique López) para que emitiera un comunicado contra el editorial de El Mundo... ¿les suena? Otra vez contra la libertad de expresión alegando esas cosas tan rimbombantes de la izquierda como el daño al honor, a la imagen, a la trayectoria -ya bastante desprestigiada por el propio juez, o a su prestigio (esto parecería una ironía). El caso es que estos simpaticones jueces quieren pasarse la Carta Magna por el Arco del Triunfo violando la libertad de expresión de la prensa, en este caso de la prensa liberal como El Mundo de Pedro J. para acobardar, amedrentar y perseguir a los "desafectos" del nuevo régimen surgido tras el 11-M. Ahora bien, Pedro J. no se ha reafirmado en sus certeras críticas a la enésima garzonada del titiritero de la judicatura por sus ideas peregrinas (que no le competen además) instándole a que se preocupe por esos permisos carcelarios que se conceden para tratamientos de fertilidad a Beloki, o la incompatencia, pusilanimidad y pasividad ante la fuga de otros famoso socialistón metido actor de vodevil escandaloso al que dieron hasta el pasaporte, el Sr. Emilio Rodríguez Menéndez, vinculado con los GAL, el que preparó el vídeo contra el director de El Mundo y que después tuvo la poca vergüenza de ir contra Aznar al considerarlo un criminal por su apoyo a EEUU en el conflicto iraquí. ¡Hay que ser sinvergüenza! Y mientras Garzón se dedica a reabrir fosas para sacar los cadáveres, eso sí, tendrá que encontrar la fórmula para sólo honrar a los inmaculados "republicanos" y así ganar definitivamente la Guerra Civil con el revanchismo de Lenin español, al estilo Negrín y olvidándose de una historia que reescriben soslayando al prudente Besteiro, o al Azaña que pedía paz, piedad y perdón diciendo que no quería ser presidente de una República de asesinos donde la propia policía y escolta de Prieto y Largo Caballero eran escuadrones de la muerte preparados a tal efecto. Los propios padres intelectuales de la II República (Ortega y GAsset, Pérez de Ayala, Gregorio Marañón), y tantos otros (Unamuno, etc.) despotricaron contra el régimen criminal en que se había convertido aquel período con el que quiere entroncar nuestra democracia Zapo con la inestimable ayuda de ese felipista momentáneo llamado Garzón, siempre al sol que más calienta, pero con el aura de la pertenencia a la secta progresista, jamás imparcial, siempre partidista, sesgado y politizado como cuando hizo de elogioso entrevistado hasta extremos ridículos del Zapatero negociador cuando estaba en pleno "proceso" con los asesinos de Miguel Ángel Blanco, Ordóñez, Buesa, Pagaza y tantos otro traicionados por un gobierno desleal y una magistratura o judicatura penosa cuyo ejemplar más conocido y discípulo más aventajado (o quizá ya maestro consagrado) es el bueno de Baltasar al que ahora protege ese corporativismo jurídico que va otra vez contra la libertad de expresión.

    Por cierto, el otro día en El Mundo abogaban por una reforma de la Constitución para cerrar de una vez el Estado de la Autonomías (17 más las ciudades autónomas de Cueta y Melilla), eliminar la disposición relativa a Navarra (lo de los fueros, y el cupo vasco [vacaciones fiscales criticadas por las otras veces ambigua UE] son otro cantar de más difícil solución), poner límites al llamado autogobierno para evitar la lucha fraticida de los derechos colectivos de los territorios por encima de los individuales de las personas, fomentando la solidaridad interterritorial evitando así la luchas intestinas de ideología nacionalista, indentitaria, excluyente, sectaria y fuera del marco constitucional que sólo suponen un chantaje al Estado de Derecho que únicamente lo debilita y ponerlo en cuestión de forma reiterada es cada vez más preocupante. Poniendo límites en las tranferencias, recuperar algunas como Educación, haciendo posible que se pueda matricular a un menor en su lengua materna cuando ésta es la oficial del Estado cuestionando la siempre "intocable" inmersión lingüística, y poner coto a competencias que deben ser sólo de ámbito nacional (política exterior, seguridad-defensa, Seguridad Social, Hacienda Pública, etc.) que hagan viable el funcionamiento del Estado evitando además burócratas y ministrines que ralentizan el trabajo, suponen despilfarro de gasto público y no sirven para nada. Dentro de esta reforma, y además de erradicar la discriminación por razón de sexo en la sucesión dinástica, habría que incidir en la despolitización de la Justicia hasta conseguir el mayor grado de independencia posible. El Mundo instaba a que el Fiscal General fuese elegido por el Parlamento, y no por el gobierno de turno, y evitar el fulanismo en otras instituciones judiciales como el Tribunal Constitucional para evitar "maría-emilias-casas" que a golpe de teléfono resuelvan el asunto de una que rebana el pescuezo a su marido, y que no se atreve a resolver casos espinosos como el aberrante estatuto catalán estando siempre pendiente del gobierno y fallando de acuerdo a las apetencias de éste. Asimismo, se contemplaba la posibilidad de limitar los mandatos de los gobernantes (como en EEUU) a un período de tiempo determinado como hizo Aznar, lo que no impide que puedan seguir en política, pero no que una misma persona ocupe un mismo cargo durante una ingente cantidad de años como ocurrió con el felipismo, con el pujolismo, con Ibarra o sucede todavía con Chaves. En fin, pongo esto porque creo que son sugerentes iniciativas que no deberían caer en saco roto, aunque vea difícil su realización por mucho que ZP en su entrevista dijese que nuestra generación (la suya, se entiende) vería la reforma de la Carta Magna. Pero ¡claro! la reforma es cambiar la forma, no la esencia, pues siempre estarán al acecho la izquierda radical (hoy inmersa en gran parte en el socialismo) y los nacionalismos para los que cualquier reforma que suponga más España y más libertad siempre les resultará intolerable, y si la izquierda es irresponsable nunca apoyará reformas de este calibre, en cualquier caso, lamentar la garzonada truculenta que denunciaba el editorial de El Mundo y seguir luchando por la libertad de expresión frente a la tiranía totalitaria que alcanza a personajes de la judicatura como el ya mencionado. A ver lo que pasa. Ya lo veremos. ¡Vaya país, vaya!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/9/08 04:13

    Quise poner que Pedro J. no se ha acobardado, sino que se ha reafirmado... y perdón por algunos errores comprensibles (incógnitas, y no incóginitas, etc.)


    ¡Ah! ¡Qué cumplidor con la tradición palentina de bajar a la Cripta de San Antolín! Digo yo que el agua milagrosa servirá -si nos atenemos a la leyenda- para dar salud, salud personal se entiende... porque la salud de la nación y el resto del panorama político se vislumbra bastante mal. Pero ya veremos. Ya lo veremos.

    PD.: Noticias: "Andalucía inicia los trámites para una muerte digna"... ¿La administrará Chavez?

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/9/08 04:23

    "DICEN QUE “EXCEDE LOS LÍMITES”
    Los jueces, ahora contra El Mundo por opinar sobre Garzón
    62 comentarios (participe también)

    Criticar que el juez Garzón opte por buscar a los muertos de un bando de la guerra civil en vez de resolver casos pendientes como el chivatazo a ETA “excede los límites”. Es lo que dicen “por unanimidad” los jueces instructores de la Audiencia Nacional que piden al CGPJ que actúe pocas horas después de un editorial del diario El Mundo. Nada ocurre cuando el propio Garzón excede los límites expresando su opinión política contraviniendo la Ley que rige para los jueces. El director del diario, Pedro J. Ramírez, ha confesado “estupor”."

    Fuente: LD.-

    Sin más comentarios

    ResponderEliminar
  4. Mucho me tenemo que a la justicia le queda mucho que recorrer para que haya un mínimo de imparcialidad y objetividad.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/9/08 01:09

    La Justicia en este país cada vez da más asco. Resulta siniestramente aterradora.

    Por cierto, no ha mucho que vi a un contertulio en una especie de mesa redonda (no sé si en VeoTV) donde ´hacía una curiosa reflexión. Más o menos venía a decir lo siguiente:

    John McCain no convencía demasiado a la bases republicanas de EEUU. Y eso a pesar de ser un veterano de Guerra. Alguien con experiencia. Que sufrió torturas indescriptibles antes que delatar a sus compañeros. Un patriota firmemente convencido de ello. Pero sus "ambigüedades", sus posturas (que aquí diríamos "centristoides", aunque aquí ni eso. aquí los populares son más bien "demócratas" al estilo estadounidense, en incluso últimamente con fiebre "obamita" que poco tiene que ver con el espíritu clintoniano de moderación o con la iniciativa individual de JFK, pero bueno, ése es otro cantar) poco claras. El caso es que acaba de despegar en las encuestas, y Barack Hussein le sacaba ventaja. Pues bien -a pesar de que un servidor hubiera preferido a Mitt Romney- McCain optó por otra persona también de la llamada línea "dura". Una mujer que fue alcaldesa y gobernadora de Alaska, políticamente incorrectísima, que ha luchado contra la corrupción, que se opone claramente al aborto, que decidió tener un hijo aun sabiendo que tendría síndrome de Down, que no tiene reparo alguno en abogar por la energía nuclear, que fustiga la burocracia de Washignton y que admira las políticas económicas de Reagan. Es decir un "halcón" que dice las cosas claras y sin ambages. Que está en las antípodas ideológicas de Obama. ¿Y qué ha pasado? Pues que lejos de perder puntos, o verla como extremista, el Partido Republicano ha subido como la espuma, Palin ha entusiasmado a sus bases, e incluso a independientes desconectentos que podrían haber apoyado a Hillary. Pero, sobre todo, ha servido para fijar su electorado, ampliándolo, pero defendiendo el tronco esencial de su ideario. Eso venía a decir ese analista, y se preguntaba si no sería ésa la solución para el centro-derecha español. Lazana esa pregunta al aire, ¿cuál sería el resultado de una Thatcher a la española? Él creía que lejos de alejar a moderados o independientes, serviría para fijar con fortaleza a grandes capas de la población sin excluir a otras, especialmente por la contudencia de quien dice las cosas como las piensa sin complejos. En cualquier caso, da que pensar. Y en el caso de Palin, han intentado una campaña de desprestigio y linchamiento personal con bulos incluidos, ¿creen que la ha perjudicado? ¡Al contrario! Ha hecho frente con entereza, y gracias a eso, el llamado "ticket" McCain-Palin ah subido muchos enteros y sus bases han recobrado la confianza en esta nueva "lideresa" que eclipsa incluso al veterano McCain.

    Y respecto a la Justicia española, ya nada sorprende. Perseguir al discrepante, y dejar en la calle al criminal, al asesino, al corrupto y al más abyecto personaje. Y así siempre. Como dice un conocido y polémico historiador furibundamente odiado por la progresía: es la España de la trola, el choriceo y el puterior. La España decandente donde la Justicia o no existe o es mero instrumento del gobierno. ¡Una auténtica vergüenza!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5/9/08 01:13

    "¿Habrá, algún día, justicia en España?"

    No hay Justicia...

    ¡Es un despropósito!

    ResponderEliminar
  7. II. EL JUEZ RAFAEL TIRADO VERSUS EL JUEZ FERRÍN CALAMITA

    Rafael del Barco Carreras

    Aun resultará que el confesado asesino (no existen más pruebas que su autoinculpación) de la pequeña Mari Luz no es el autor, ni de la violación ni del asesinato. O que el lío de la hija de la pareja de lesbianas, hija natural de una de ellas, no es más que un montaje de los grupos, lobbys, dicen, gays o homosexuales, aprovechando las "creencias" del juez Ferrín. Total, la "verdad" se la tragará el griterío.

    Que un retrasado mental pederasta se confiese autor se podría asegurar que es más normal de lo que el común de los mortales admitiría. En casos, la autoinculpación es parte del ancestral acervo popular, al igual que el linchamiento, o incluso la no admisión o desilusión por las pruebas que ponen en duda o anulan esa autoconfesión, ¡también pueden ser falsas!

    El "antiguo Sistema español", ¡y no tan antiguo!, consistía en el "hábilmente interrogado"que solucionaba el 100% de las denuncias, o casi, y que añadiendo una entregada Prensa, el confesado se convertía en autor indiscutido e indiscutible. La guinda, la sentencia, el dogma. Secuelas de la Inquisición, las chekas, Guantánamo, el Terror del Poder. Me negaba a creerlo cuando los etarras, que por los 80 se convirtieron en buenos amigos de cárcel, me lo aseguraban. Confesándose autores de los más de los atentados, se ahorraban torturas, cumplirían igual el tope máximo de condena, y libraban a otros compañeros. Leyes ancestrales con infinitas variantes, pero reales. Tampoco olvidaré a los dos pobres moros acusados de violación que en la enfermería de Brians me juraban ser inocentes. Me encogía de hombros, "todos somos inocentes". Quince años después, el ADN y un culpable real, me convencieron. Uno muerto y el otro quince años de cárcel, ¡peor que la muerte! Mis dos compañeros de causa me repetían que no incordiara con más escritos, nos habían condenado antes de juzgarnos, el dinero en juego pervertía voluntades. Ver www.lagrancorrupción.com.

    Si la Sociedad Española parece haber cambiado olvidando ese oscuro pasado, el Franquismo o la peor Transición, palabreja difícil de digerir para quien crea que no ha existido esa Transición a la Democracia, sino que la Democracia Vertical sigue vigente un tanto "humanizada"… estamos donde estábamos… con modas "exóticas" o "progresistas" montando los mismos fiascos que sus "dicen" franquistas oponentes.

    De nuevo mi pregunta ¿para cuando el barrido total de nuestro Fascista Sistema Judicial?... que tanto gusta a los "progres" una vez alcanzado el Poder y colocado a sus "jueces amigos" en la cúpula de la pirámide de mando... en cuanto a la Prensa… ya parece que quiebra sola… con solo la ayuda de su entregada adhesión al Régimen, colaborando a los linchamientos y creación de una "opinión pública", no tan entregada como los genios de la política y periodismo se auto convencen.

    ResponderEliminar
  8. NO HAY JUSTICIA. ¡Qué asco! Puaf

    ResponderEliminar

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.