martes, 17 de marzo de 2009

Permiten que los asesinos de Miguel Ángel Blanco se lo monten

Fernando Lázaro informa en elmundo.es que la Administración, tras atender un requerimiento del juez central de vigilancia penitenciaria de la Audiencia Nacional, ha decidido reagrupar en la misma cárcel a Francisco Javier García Gaztelu “Txapote” y a su pareja, Irantzu Gallastegi, ambos condenados por torturar y asesinar a Miguel Ángel Blanco.

Estos dos “pobrecitos” no habían podido comunicarse desde diciembre de 2007 y seguro que lo estaban pasando mal. Hay que ayudarles a crear un ambiente familiar para su hijo de tres años, solo un ser inhumano no desearía lo mejor para un inocente, es decir, desde las 22 semanas de gestación hasta la mayoría de edad.

No hay que olvidar que el comando Donosti, al que pertenecían estos dos elementos, se preocuparon mucho de las familias que destrozaron al matar a Miguel Ángel Blanco, Fernando Múgica, Gregorio Ordóñez y José Luis López de Lacalle.

7 comentarios:

  1. ana patricia17/3/09 14:05

    Sólo se me ocurre una palabra VERGUENZA y dolor por la familia de Miguel Angel....pierdo la esperanza en esta sociedad, en donde priman los supuestos derechos de los criminales antes que los de las víctimas.....VERGUENZA..HONTE..SHAME....

    ResponderEliminar
  2. Es una vergüenza.

    ResponderEliminar
  3. Vergonzoso, lamentable, aberrante.

    ResponderEliminar
  4. Y encima la tipa esa piensa, y seguro que la dejan, tener a su hijo aislado del resto de presas y funcionarias de prisiones para que sólo hable vascuence. Esto es indignante y lo peor es que somos una sociedad enferma que ni se moviliza ni se opone a estas burradas hechas con meros objetivos políticos. Y si no al tiempo.

    P.D. Enhorabuena por el blog, lo seguía pero como andaba muy liado por otros hasta hoy no había comentado nada.
    Fdo. El último hombre libre. (Con sangre Palentina, del mismísimo valle del Retortillo)

    ResponderEliminar
  5. VERGONZOSAMENTE INFAME, ¡INDIGNANTE!

    ResponderEliminar
  6. Cada vez peor. Así nos va. Es un asco.

    ResponderEliminar
  7. Y ciertos personajes de la llamada "clase política" eran y son los que pensaban negociar y negociaron con los camaradas de Txapote y compañía en vez de reivindicar el anhelo de libertad, la memoria y la dignidad de las víctimas del terrorismo haciendo Justicia. Criticaron mucho a Cosidó en su momento, pero nunca estuvo tan acertado como cuando dijo a Peces-Barba que algunos se habían situado más cerca de las verdugos que de las víctimas. ¿Se acuerdan de quiénes se sentaron a negociar con Otegui y sus secuaces? ¿Y se acuerdan de qué caras poníea el hoy aspirante a lehendakari a María San Gil? ¿Y alguna vez le han oído reivindicar la figura de Miguel Ángel Blanco y tantos otros y de atener a las demandas del resto de víctimas y sus familias?

    Pues eso.

    Éste es otro espectáculo infame dentro de la cadena de indignidades miserables que llevan produciéndose mucho tiempo con la aquiescencia de unos, el mutismo de otros, e incluso la alegría de aquellos que se morían por el entendimiento con los que hoy pueden pegarse el lote mientras propugnaban el cordón sanitario contra los demócratas que preferían ir con las víctimas.

    Es una vergüenza.

    ResponderEliminar

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.