viernes, 10 de abril de 2009

En Palencia, el Plan E hace aguas

La semana pasada empezaron a “plantar” los carteles que informan de las obras financiadas en Palencia por el Plan E. Las obras no sabemos cuando empezarán pero en Semana Santa los carteles ya están bien visibles.

Uno de esos carteles indica la remodelación de la Plaza de la Constitución. Al colocarlo debieron romper una tubería de agua porque desde entonces no ha dejado de manar, y de esto hace ya diez días. Se nota que por ahí no pasan las procesiones porque si no el alcalde lo habría visto y, con la eficacia a que nos tiene acostumbrados, ya estaría el desperfecto subsanado.

Vean el video que he grabado esta misma mañana. Lamento que sea de tan mala calidad. Intentaré hacerlo mejor dentro de otros diez días, cuando vuelva a grabarlo, a no ser que para entonces ya lo hayan arreglado. Se admiten apuestas.

video

7 comentarios:

  1. Por una vez, la sectaria Docio dice algo con cierta coherencia y exento de ese dogmatismo típicamente progre y demagogo amén de plúmbeo con el que suele hacer las delicias de sus más fanáticos seguidores -si es que existen especímenes de esa índole-. Sin que sirva de precedente, acierta al cuestionar -aunque sea suave y levemente- la designación de González Sinde:

    http://elisadocio.wordpress.com/2009/04/10/internautas-por-la-libertad/

    Sobre la entrada, ¿qué decir? El Plan "E" un fiasco mayúsculo y Palencia de pena, en gran parte, por culpa del régimen heliodorino. No es nada nuevo. Pero enormemente frustrante.

    ResponderEliminar
  2. Un plan demagógico que no sirve para nada, salvo para hacer propaganda gubernamental y cuyos gastos publicitarios, si se suprimieran, supondrían un ahorro al contribuyente que, en tiempos de crisis, podría ser vital. Es un escándalo.

    Y Palencia es otra víctima más que cuenta con los cómplices necesarios como el alcaldísimo abrazafarolas más conocido por sus reiterados incumplimientos que por su fugaz paso por la FEMP. Bueno cierto sector crítico también le conoce y reconoce como cómplice necesario por su apoyo a Villarrubia (probablemente una de las cosas que mejor haya hecho). Pero sobre todo porque miente más que habla, y aunque en el PSOE hay ejemplos a mansalva, a nivel municipal Helio tiene papeletas para llevarse la palma.

    A pesar de la mejorable calidad, el vídeo permite ver con bastante claridad cómo está ese barrio y las grandes hazañas del gobierno de la ¿nación? y del municipal. Es un asco. No sería mala idea ir sacando vídeos o fotos sobre cómo van los proyectos de Helio en la capital: el tráfico en algunas zonas, la pésima pavimentación, la inseguridad ciudadana es más difícil de filmar, pero a buen seguro mucho más difícil será hacerlo con el soterramiento, el AVE, el Palacio de Exposiciones y Congresos, el Centro Cívico de la antigua cárcel, el museo del Agua o el de la Semana Santa y tantas otras cosas, porque a este paso no se verá nada hecho. Salvo salir en las fotos, ¿qué más hace? NADA. Aunque enseguida aprovechará una jornada que tenga libre Pepiño para sacarse la foto con el nuevo amo y señor de las infraestructuras como Ministro de Fomento, que de todos es conocida su habilidad para estos menesteres. A éste nunca se le escapa un "conceto". Y el de Villalbarba nunca se pierde una foto. Faltaría más, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  3. Al "luisherreriano" modo, me apuesto pincho de tortilla y caña a que dentro de diez sigue igual y no lo han subsanado. Pondrá cualquier excusa y así seguirá. Es lo típico.

    ResponderEliminar
  4. Pues podías aprovechar para mandarlo ahí:

    http://www.libertaddigital.com/economia/buscamos-postales-del-plan-e-1276351966/

    "ENVÍENOS SU FOTO
    Buscamos postales del Plan EFieles a la máxima de que una imagen vale más que mil palabras pedimos la colaboración de los lectores para ilustrar el "Plan E" de Zapatero."

    Y un artículo (de regalo, mientras no lo impida González Sinde):

    "Plan E de ZP
    Plan I: Insumisión fiscal
    Manuel Llamas

    España ya tiene Plan. El Gobierno acaba de presentar su proyecto estrella a través de una web en la que el presidente del Ejecutivo nos da la bienvenida con una vídeo explicativo de casi cuatro minutos de duración, que no tiene desperdicio. Zapatero lo ha bautizado con el ingenioso eslogan de Plan E. Con E de estímulo y E de empleo, según el Ejecutivo.

    Sin embargo, el citado proyecto consiste, en realidad, en un ambicioso paquete de medidas destinado al Endeudamiento público, el Expolio fiscal, el Exceso Económico Errático o el Empobrecimiento social, como acertadamente lo han descrito algunos de los lectores de Libertad Digital. Basta con observar una sola vez el vídeo-anuncio del jefe del Ejecutivo para percatarse de inmediato del Engaño masivo que esconde su discurso.

    La intención política de Zapatero es muy clara: transmitir un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía ante la "grave crisis económica" que, ahora sí (cuando ya no queda más remedio que admitirlo), atraviesa España. ¡Calma y sosiego!, enfatiza el presidente. El Estado está para ayudar y nos salvará de la ruina. Pero, llegados a este punto, la pregunta clave del ya famoso Plan E resulta evidente. ¿Cómo?

    Nuevamente Zapatero, gran conocedor de los asuntos económicos y financieros, nos lo explica con meridiana transparencia: "Más inversión pública", dice; "ayudas a las familias y empresas"; "protección social", reitera; "apoyo financiero a bancos y cajas para garantizar los depósitos de lo ciudadanos"; "aumentando los recursos para la dependencia" y para el "acceso a la vivienda" explica; subiendo las "pensiones" y el "salario mínimo interprofesional", así como "otras" medidas que serán aprobadas por el Gobierno en los próximos meses.

    ¿Traducción? Más gasto público y más gasto público ¿Y después? Aún mucho más gasto público. Vaya, ¿y cómo pretende financiar el Ejecutivo tal despilfarro de recursos? La sinceridad que en esta ocasión, y de un modo excepcional, adopta Zapatero me deja incrédulo, sin palabras. El presidente solicita la "colaboración de todos". "Todos tendremos que hacer esfuerzos y sacrificios", advierte. Tras esta petición, el presidente concluye su vídeo con un mensaje de "agradecimiento", como no podía ser menos.

    Y es que, el Plan E del Gobierno consiste en Esquilmar nuestros bolsillos para sufragar su ambicioso proyecto anticrisis, que incluye por ahora 82 medidas económicas y que, pese a no estar todas en vigor, ya ha abierto un agujero en las cuentas públicas superior al 3% del PIB nacional y, de hecho, amenaza con degradar en breve la calidad de la deuda pública española.

    En apenas 12 meses, el Ejecutivo ha dilapidado más de 50.000 millones de euros, y ahora nos dice, sin entrever atisbo alguno de rubor, que la factura será mucho mayor en el futuro y que por eso precisa de nuestra ayuda. La "colaboración" de los contribuyentes, y de los hijos de los actuales trabajadores de este país –y, posiblemente, incluso de los nietos– para tratar de salir del atolladero en el que estamos inmersos.

    Hasta ahora, Zapatero nunca se había parecido tanto al inmortal cómico Groucho Marx quien, al grito de "¡más madera! ¡más madera!", trataba de insuflar desesperadamente ánimo a sus hermanos con el fin de salvar una locomotora desbocada y sin control que se dirigía sin remedio hacia el precipicio. Por desgracia, la actual situación tiene de todo menos gracia. El drama económico de España apenas acaba de dar comienzo, y la sobrealimentación del motor productivo a base de gasto público y endeudamiento masivo, tal y como pretende el Gobierno, tan sólo agravará aún más la situación.

    El suicidio colectivo está en marcha, y es evidente que nuestra clase dirigente no puede o no quiere verlo. Pues bien, ante el Plan E de Zapatero, yo contrapongo un Plan I, de Insumisión fiscal, para tratar de evitar que el ilegítimo robo gubernamental siga su curso sin oposición alguna. El Estado se alimenta y vive exclusivamente de impuestos captados coactivamente a la ciudadanía, bajo la amenaza de sanción, multa e, incluso, cárcel. Y España se enfrenta ahora al mayor programa de gasto público de su historia reciente, sin tener en cuenta las nefastas lecciones que la historia se ha encargado de imponer a aquellos países en donde el descontrol fiscal y presupuestario mediante la concesión masiva de subvenciones y ayudas ha triunfado. Es el caso de Japón, es el caso de Argentina, Venezuela, Bolivia, Ecuador o Zimbabwe, por poner tan sólo algunos ejemplos recientes.

    La insumisión fiscal está legitimada. El Gobierno va a por nuestro dinero, a por el salario que con tanto esfuerzo se ganan día a día millones de trabajadores en este país. Zapatero, con la ayuda de su brazo fiscal, Hacienda, quiere meter la mano hasta el fondo de nuestros bolsillos, ya sea vía impuestos, aumento de multas o deuda pública. Quien pueda, que coja su dinero y corra porque el Estado precisa, ahora más que nunca, recursos, y será implacable en su tarea. El Plan E, no sólo no servirá de nada para paliar la crisis, sino que además impondrá una losa a los españoles, cuya factura amenaza con batir todos los récords.

    Ante el Plan E, abogo por el Plan I. El problema es que los Estados son concientes de ello y, no por casualidad, han declarado la guerra a los paraísos fiscales, sus grandes enemigos. Pese a todo, conservo la esperanza. No obstante, David logró vencer a Goliat.

    Manuel Llamas es miembro del Instituto Juan de Mariana y jefe de Economía de Libertad Digital."

    Fuente: LD

    www.libertaddigital.com/opinion/manuel-llamas/plan-i-insumision-fiscal-47280/

    Ya saben es el plan del Expolio, el Endeudamiento, del Empobrecimiento o del Engaño. Todo con una E tan irresponsable como la famosa Zeta, de zafio, zascandil, zopenco, zoquete, zarrapastroso y zote.


    Más sobre este plan:

    "ALGUNOS DE LOS "CURIOSOS" PROYECTOS PREMIADOS

    El despilfarro del Plan E de Zapatero: Un spa rural por 350.000 euros

    Ya se empieza a conocer a dónde irán destinados los 8.000 millones de euros del Fondo de Inversión Local. Primero fue la pista de monopatín a lo que ahora se unen otras "curiosas" obras como un Spa rural por 350.000 euros, pistas de pádel, huertos para la tercera edad o focos para pistas deportivas."

    Siga leyendo en...

    www.libertaddigital.com/economia/el-derroche-del-plan-e-de-zapatero-spa-rural-por-350000-euros-1276348775/

    Y por si alguien todavía no sabe lo que es...

    http://www.libertaddigital.com/economia/zapatero-lanza-el-plan-e-mas-dinero-publico-para-publicitar-la-politica-anticrisis-1276347956/

    Así nos va.

    ResponderEliminar
  5. El Plan E es una EEEstafa. Despilfarro en aras de propaganda gubernamental a costa del dinero de las asfixiadas familias. Es un despropósito.

    Y tras echar a Corchito Solbes, ponen a Mussolini con tetas (fonseca dixit [www.fonsecablog.blogspot.com/2009/04/mussolini-tiene-tetas.html]), o sea, una que se cree Christof (Ed Harris) en el show de Truman para poder controarlo todo y a todos de forma orwelliana. Siniestramente escalofriante. Propio de la tiranía liberticida en la que ha degenerado gran parte de la progresía de hogaño.

    Plan E = Propaganda

    ResponderEliminar
  6. Interesante entrada en Apuntes de Economía palentina sobre la necesidad de una valiente y ambiciosa reforma de trabajo replanteando el sistema actual que ha generado un no menos interesante debate en comentarios.

    http://economiapalentina.blogspot.com/2009/04/reforma-del-mercado-de-trabajo-huy-que.html

    ResponderEliminar
  7. El otro día andaba yo dando una vuelta por esa escuela de liberales que configuró la llamada "eclosión liberal" (J.C. Girauta dixit) que es LD, y primero leí un artículo de José María Marco donde reflexionaba atinadamente sobre la paradoja que se produce en estos tiempos de crisis económica donde no hay movilizaciones aunque el incremento del paro llegue a situaciones terroríficas con unos sindicatos acomodaticios, untados y al servicio del gobierno, con su cerril, obtuso y sectario seguidismo. Curiosamente, estas fuerzas sindicales se mantendrán quietas mientras el gobierno siga siendo intervencionista y llevando a la precariedad al país y hundiéndolo hasta límites insospechados. Sin embargo, si se cogiera el toro por los cuernos y, por ejemplo, se propusiera la denostada y temida reforma laboral o se hicieran las reformas requeridas por el momento actual, ya tendríamos a esa masa social y mediática y a los "poderes fácticos" intentando impedirla para que la prosperidad no pueda volver a asomar en nuestra vilipendiada nación. ¿Paradójico? Sí, pero real. Y quizá todo ello radique en "la herencia ideológica dejada por la hegemonía cultural e ideológica de la izquierda, ante la que la derecha política sigue demostrando un seguidismo casi perfecto". Sin embargo, al mismo tiempo ya hemos visto como los antisistema "mimados" por la progresía se les vuelven en contra, y ante una sangría cada vez mayor sí que existe la hipótesis de que puedan producirse convulsiones, no por incitación institucional alguna, es decir, sin sindicatos ni organizaciones crecidas al calor "cejatero", pero sí grupos que han mamado el incivismo revolucionario de salón que verán justificado al verse sin empleo, sin subsidio, y un largo etcétera. Aunque ya se encargarán los órganos y especímenes varios del régimen de acallar esas protestas si se produjeran, y que aun siendo producto del caos gubernativo de la izquierda, no vienen de la derecha civilizada, sino de los propios "antiglobalización" que ese extremismo progre tanto se empeñó en cultivar con sumo esmero para utilizarlos de mamporreros contra la derecha, creyendo que jamás iban a rebelarse contra la progresía de salón, aunque hayan tenido derecho al caviar y sus "okupaciones" no hayan sido sino acampadas y merendolas con la complacencia de las más elevadas autoridades -progres por supuesto- como el recién nombrado Angelito Gabilondo, de estirpe conocida por sus manipulaciones y de casta netamente sectaria.

    Reflexiones interesantes las de J.M. Marco de más que recomendable lectura:

    "Movilización social
    Viva la crisis
    José María Marco

    Se especula sobre un posible brote de desorden o incluso de violencia suscitado por la crisis económica. Los que conocemos por ahora, como los ocurridos en Atenas y en Londres, son limitados, nada comparables con las grandes movilizaciones antiglobalización a las que el 11-S puso punto final.

    Aun así, es una hipótesis posible. Conviene tener en cuenta, desde luego, la herencia ideológica dejada por la hegemonía cultural e ideológica de la izquierda, ante la que la derecha política sigue demostrando un seguidismo casi perfecto y que puede dar como resultado la escenificación de arrebatos presuntamente románticos, como los ocurridos en esa meca del altermundialismo chic en que han convertido a Barcelona. Ya sabemos la reacción que la izquierda instalada ha tenido ante estos alevines de manifestantes, y seguramente será más seria la perspectiva de problemas sociales cuando empiecen a agotarse las prestaciones de paro y los subsidios estatales a quienes se empezaron a quedar sin empleo hace algunos meses. Tal vez entonces la perspectiva empiece a ser un poco más crítica y justifique una portada como la de The Economist, que –con bastante cierta ironía, todo hay que decirlo– escenifica la revuelta contra los ricos con el famoso cuadro de la Libertad trepando a las barricadas pintado por Delacroix tras las gloriosas jornadas de 1830.

    Mientras llega ese momento, si es que llega algún día, no creo que quepa esperar grandes movimientos sociales. (Dejo aparte los suscitados por otros motivos, como el aborto libre o la negociación con los terroristas). Las sociedades modernas son sociedades subsidiadas en un porcentaje muy alto y mientras no se agote el dinero que permite pagar la educación, la sanidad, el ocio y el entretenimiento de millones de personas, suponiendo que se agote algún día, es difícil imaginar siquiera algún tipo de movimiento.

    Además, los profesionales de la agitación están instalados en el poder social, político y cultural. Sabiendo que su permanencia depende de la opinión pública, se cuidarán de traspasar límites muy estrictos por miedo a una reacción. Los sindicatos, que podrían sacar a la gente a la calle, o impedir que salga, como hicieron durante la huelga general de 1988, se estarán quietos mientras el Gobierno siga en su línea de aumento de gasto público e incremento del intervencionismo.

    La paradoja de la actual situación consiste en eso: en que no habrá movilizaciones sociales serias mientras sigan sin intentarse las reformas imprescindibles para que la sociedad española pueda salir de la crisis. Si el Partido Socialista cambiara de línea o el Partido Popular llega al poder y empieza a demostrar cierta voluntad de modificar las cosas, entonces sí que empezaría a variar el panorama. Pero entonces la agitación irá encaminada a mantener a los españoles en la precariedad, el desempleo crónico y la ausencia de crecimiento. Mientras tanto, ¿para qué movilizar a nadie? Con lo que bien que se vive en crisis."

    www.libertaddigital.com/opinion/jose-maria-marco/viva-la-crisis-48626/

    Conclusión: Como la crisis no afecta a los que se dicen "representantes de los trabajadores" (-¡ja!-) que viven de la mamandurria estatal, no se movilizarán y sólo empezarán a hacerlo si son los "otros" (y no los de Amenábar precisamente) los que comienzan a proponer reformas, aunque éstas supongan el impulso para el crecimiento, el empleo, la generación de riqueza y prosperidad, pese a que sean "impopulares" y conlleven un sacrificio que jamás consentirán los liberados sindicales de puño cerrado en alto, los titiriteros y marionetas teledirigidas y serviles o los imperios mediáticos de esos "marxistas" millonarios que anhelan el monopolio autárquico y el proteccionismo del socialismo mussoliniano más rancio.


    También aproveché para entretenerme con los comentarios de Amando de Miguel, eminente sociólogo sin complejos que tienen lagunas y carencias en materia lingüística que no intenta ocultar, pero que siempre contribuye como profano e ignoto en la materia a diseccionar cuestiones de esa índole convirtiéndose quizá en uno de los columnistas de distracción y entretenimiento de LD con su rincón de "la lengua viva". Nunca viene mal dar una lectura a sus reflexiones aunque pueda incurrir en errores o no cuente con la autoridad de los expertos en el ámbito en el que él, por tanto, se desenvuelve con las lógicas limitaciones del desconocimiento al respecto, pero no por ello dejan de ser interesantes sus aportaciones:


    "La lengua viva
    La jerga juvenil
    Amando de Miguel

    El habla es la selección de palabras y frases del idioma que realmente empleamos en la vida cotidiana. Al igual que en la ropa del atuendo o de los alimentos de la dieta, influye en nuestra selección la moda, lo que se lleva. Nos gusta repetir determinadas expresiones por lo mismo que el atuendo elegante favorece hoy el color negro. Por cierto, no es nada nuevo; en el siglo XVI se impuso también el color negro para la vestimenta distinguida. Por esa razón de la moda el habla viene influida por la edad, la ocupación, el ambiente donde uno se mueve. Si la selección es muy particular puede llegar a derivar en jergas de unos u otros grupos. No hace falta llegar a la jerga de los delincuentes o de ciertos círculos aislados. Hay jergas perfectamente normales por la amplitud de los grupos a los que alcanzan. Tenemos, por ejemplo, la jerga de los jóvenes en nuestra sociedad.

    No basta con señalar los elementos repetitivos de esa jerga juvenil, los más tópicos. Por ejemplo:

    Vale
    En plan de
    Tío o tía
    ¿Sabes?
    O sea
    Por cierto, esas muletillas de los jóvenes se repiten tanto en el lenguaje conversacional que casi parecen mantras o jaculatorias. Al final, el deseo de originalidad se acaba degradando en monotonía.

    Me interesa aislar una faceta peculiar de la jerga de los jóvenes: la obsesión del superlativo. No basta con la tradicional gradación de "bueno-mejor-óptimo". Más allá de lo óptimo está todo un ramillete de expresiones coloristas. Anotemos:

    De puta madre (sin ninguna connotación afrentosa o grosera. Es una pura antífrasis, esto es, la ironía de resaltar la cualidad contraria a la que se quiere expresar)
    Lo más plus
    Cojonudo (tampoco tiene connotación sexual)
    Súper
    Fenomenal (esta fórmula es para personas de derechas)
    Guay
    Es la hostia (tampoco tiene una connotación blasfema, ni siquiera irreverente)
    Mola mazo (o simplemente "mazo" como adjetivo para hacer superlativa cualquier realidad)
    La obsesión de buscar grados que superan lo óptimo no es de ahora. A comienzos del siglo XX los jóvenes de entonces, para indicar que algo era óptimo decían "bestial". En ese momento los superlativos para la clase distinguida eran "potísimo" o "el no va más".

    Una versión del superlativo es el extraño matiz que dan muchos jóvenes al adjetivo "bastante". No equivale a algo en cantidad o intensidad notable, sino al grado máximo de esa misma cosa. De tal suerte es así que el "bastante" desplaza al "mucho" e incluso a veces parece equivaler a un grado mayor que mucho. Es otra manifestación de la manía superlativa. El "bastante" acaba sustituyendo al "muchísimo"."

    www.libertaddigital.com/opinion/amando-de-miguel/la-jerga-juvenil-48607/

    Y al terminar este artículo fue cuando me encontré con una espléndida disección del típico "progre universitario" a través de una magistral caricatura del revolucionario adolescente que realiza el joven David Jiménez Torres. A este chico le llevo leyendo desde que comenzó sus columnas semanales (Aquí Cambridge) hace poco, el 19 de Febrero del presente año, durante marzo y hasta su último -hasta ahora- artículo de esta Semana Santa de abril.

    www.libertaddigital.com/opinion/david-jimenez-torres/

    No obstante, ya había intervenido asiduamente en el blog "Democracia en América" junto a Pablo Kleinman y el brillante Alberto Acereda (véase Diario de América) comentando sus pareceres sobre las primarias entre Obama- Billary Clinton (y también entre los republicanos) y después con motivo de las elecciones en EEUU apoyando a McCain y relatando las experiencias de un estudiante español en la gran democracia estadounidense hasta su marcha a Cambridge desde donde ahora nos deleita con artículos francamente interesantes. Parece que, con un estilo distinto y de marca propia, ha heredado la buena pluma de su padre, FJL, pero este último artículo es el fiel retrato sin caer en una retórica hiperbólica de la fauna progre existente en las capas juveniles de todos los países. Sinceramente muy recomendable:

    "Aquí Cambridge
    Caricatura del revolucionario adolescente
    David Jiménez Torres


    Será tu última noche en casa antes de partir para la universidad, y tus padres entrarán en tu habitación mientras terminas de hacer la maleta. Te dirán que han intentado educarte con el mayor esmero posible, enseñándote la diferencia entre el bien y el mal, explicándote que el mundo está siendo explotado por los capitalistas fascistas, machistas e incultos, con Estados Unidos a la cabeza; que han intentado concienciarte sobre la lucha de clases, explicarte que la Historia ha sido un proceso continuo mediante el cual el proletariado (siempre ha habido proletariado) ha intentado librarse del yugo de la explotación burguesa (siempre ha habido burguesía), una revolución que nunca ha llegado a producirse, una revolución pendiente que algún día se convertirá en realidad.

    Entonces tu padre te entregará el tesoro familiar mientras a tu madre se le arrasan los ojos: ¿la pitillera que usó tu bisabuelo en la Primera Guerra Mundial? ¿La medalla de tu abuelo de la Segunda? No; el megáfono que portó tu padre en las manifestaciones estudiantiles de los setenta. Está algo viejo pero todavía sirve como instrumento revolucionario imprescindible. Lo meterás en la maleta agradecido, al lado de la camiseta planchada y doblada del Che.

    Al llegar a la universidad te apuntarás a cuarenta asociaciones, revistas y periódicos: la Asociación por la Libertad de Palestina, la Liga Anti-Imperialista, la Organización Antinuclear, la Sociedad Marxista, la Liga de Renovación Ecológica, la Agrupación para el Diálogo Intercultural... Leer, no leerás mucho, y en clase no prestarás demasiada atención porque estarás convencido de que el campo de batalla no son las bibliotecas sino las calles (del campus). Así que preferirás la acción, y te apuntarás a cualquier clase de bombardeo (sobre todo, a los anti-bombardeo): sentadas, manis, ocupaciones de facultades, recogidas de firmas, manifiestos, paneles y simposios. Te lo pasarás (paradójicamente) bomba. Te sorprenderá la de salidas que tiene un joven de tus convicciones a su disposición; sale casi a evento por semana. Y también te sorprenderán gratamente los valerosos profesores que proclamarán públicamente, en sus clases y seminarios, su desprecio por Estados Unidos, por el Partido Conservador, por los liberales, por Occidente. Apreciarás su valentía y su originalidad, esperando que el rectorado no inicie represalias contra ellos.

    Conocerás a muchos que a pesar de vuestra corta edad han llegado a las mismas conclusiones; y cada vez que alguien nuevo entre en el grupo, diréis, sonrientes: "Eres único; y hay otros como tú". La visión de la gente de tu generación se verá modulada por los epítetos que usarás: vosotros seréis "idealistas," los otros serán "conformistas"; vosotros seréis "enérgicos", los otros, "inmovilistas", "antifascistas" frente a "reaccionarios", "soñadores" frente a "indiferentes", "originales" frente a brainwashed. Vosotros habéis llegado a vuestras propias conclusiones; los demás repiten lo que les han dicho los padres y profesores. Si conoces a un americano en una fiesta o un pub, le espetarás de buenas a primeras que Bush era un fascista y un subnormal; y sólo te calmarás si te dice una y mil veces que está de acuerdo. Entonces comprenderás que él también forma parte de la minoría iluminada, y le dirás que ojalá hubiera más como él. Porque siempre, siempre, serás consciente de que no sois más que una pequeña y valerosa minoría.

    Mediados un par de años, quizás en último de carrera, te volverás muy serio, y empezarás a preferir las bibliotecas a las calles, y leerás a los grandes teóricos de la revolución, y dirás cosas como "si Marx nos ha enseñado algo" o "como explica Foucault". De tus labios colgarán los Nombres Ilustres (aunque no los hayas leído todavía): Trotsky, Gramsci, Hobsbawm, Thompson, Eagleton, Althusser, Marcuse, Zizek... Ahora serás el redactor jefe de aquellas revistas en que antes sólo colaborabas, el presidente de aquellas asociaciones para las que antes distribuías panfletos. Pero un día oirás que el G-20 se reúne en una ciudad cercana, y marcharás como en los buenos tiempos, y con el megáfono que te dieron tus padres gritarás consignas con rima, y llorarás de felicidad al ver que la minoría es mucho más grande de lo que creías, y pensarás que este es el comienzo de una nueva época en la historia mundial, y en algún momento verás, en la acera, las figuras sonrientes de tus padres, y les devolverás la sonrisa, y dirás: ¿Así?"

    www.libertaddigital.com/opinion/david-jimenez-torres/caricatura-del-revolucionario-adolescente-48622/

    También los comentarios son dignos de una lectura porque corroboran empíricamente el fiel reflejo que describe el columnista:

    "Erbilyos dijo:

    Qué envidia me das, David. Ojalá yo hubiera sido tan lúcido a tu edad. En mi época universitaria, mis ídolos eran Jim Morrison y Henry Miller. Vivía en una embriaguez continua, entre clases sobre geografía de la percepción y sobre la Institución Libre de Enseñanza (clases que me permitía saltarme alegremente porque eso no me impedía obtener sobresaliente alto en los exámenes gracias a mi inteligencia privilegiada y también al bajo nivel de exigencia), entre versos de Enrique Molina ("Monzón Napalm"), de César Vallejo y de Baudelaire, y libros sobre la muerte de Durruti o ensayos de Walter Benjamin sobre los efectos del haschisch; artículos de Félix de Azúa en Ajoblanco y conferencias de Francisco Jarauta sobre los neoexpresionistas alemanes; películas de Fassbinder y reposiciones de Easy Ryder. Me creía inmortal y superhombre, me creía iluminado y portador de la antorcha de la liberación entre rebaños conformistas. Mis artículos en la revista universitaria, aunque provocadores y ambivalentes, no eran tan impublicables como tus columnas en LD. Afortunadamente nunca me sentí atraído por el socialismo ortodoxo y no pasé de ácrata difuso. Sin embargo, me llevó muchos años madurar intelectual y políticamente. En aquella época no existía Libertad Digital ni nada que se le pareciera, y aún tardé bastante en descubrir a autores como Popper o Revel.

    Aaah, amigo. No conocía a ese Zizek que citas, pero ahora ya lo tengo fichado. Hay un montón de artículos suyos en Internet. La madre que lo parió. Repito: la madre que lo parió. ¿De qué conoces tú a este individuo? ¿Con qué clase de gente te relacionas? Lo único que le falta a este Zizek es una factura que lo relacione con el suministro de armas a la banda Baader-Meinhof.

    Bueno, enhorabuena. Me encantan tus artículos.



    pablocj dijo:

    Jajaja, que gracia, me recordó mis primeros años en la universidad, yo la verdad es que me sorprendí mi primer año al ver a tantos de estos individuos en Granada,(está plagada de ellos) la verdad es que luego no eran tantos, pero sí los que más ladraban. Luego muchos de ellos ni si quiera de los que había allí eran universitarios, y sí este tipo de antisistema nómada que vive de tocar la flauta y hacer malabares en la calle mientras ocupa alguna de las casas abandonadas de los cascos antiguos. Pero la verdad es que el artículo es muy bueno, yo creo que todos hemos pasado por eso, a mí me ha tocado vivir lo de el "papeles para todos", el "informe bricall" entre otras cosas, pero sobre todo la guerra de Irak, ahí si que se implicaron profesores y participaban en manifestaciones o realizaban actos en horario lectivo, a los que yo por supuesto no asistía. Lo que más gracia me hacía era la indignación que les producía que no firmase en las recogidas de firmas o no participase en los actos, la verdad es que acosaban a la gente, pero me divertía ver como les sacaba de sus casillas y cómo no podían llegar a comprender que alguien pensase diferente, con lo claro que lo veían ellos..."

    www.libertaddigital.com/opinion/david-jimenez-torres/caricatura-del-revolucionario-adolescente-48622/1.html

    Habrá que seguir atento a la nueva incorporación. El chaval promete. Y es un oasis en el desierto de la sociedad adormecida, los jóvenes antisistema y antiglobalización y los progres de la gauche divine. Otro ejemplo a contracorriente. Otro liberal más.

    ResponderEliminar

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.