miércoles, 8 de septiembre de 2010

Yaciendo con ministra

Se queja la diputa andaluza del PP, Teresa Ruiz-Sillero, que el novio de la ministra de Igualdad, Julián Martínez, se embolsa la cantidad de 42.000 euros anuales como delegado de la Junta de Andalucía en Madrid. Ruiz-Sillero afirma que la oficina que dirige el compañero de la ministra no hace nada, salvo, mantener una plantilla de 5 empleados gastándose la cantidad de 450.000 euros anuales.

Pero se equivoca la diputada regional popular, Julián Martínez realiza un servicio impagable a la sociedad. ¿Acaso, en esta sociedad igualitaria, no tiene derecho una ministra a disponer de unos brazos donde descansar después de un duro día ministerial? ¿O el reposo del guerrero solo sirve para los ministros masculinos?

Hay que ser más modernos, tal y como lo era Isabel II, y no dejar que los prejuicios machistas eviten que Bibiana Aido tenga un mantenido. Lógicamente debe ser mantenido por todos, no lo va a pagar la ministra de su bolsillo, con lo socialista que es.

9 comentarios:

  1. Anónimo8/9/10 14:01

    Se te ha visto el plumero, la boina y la caspa

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/9/10 17:12

    Sí, sobre todo, a Bibi, a la que se le ha visto el plumero y las vergüenzas haciéndonos pagar a todos el sueldo de su mantenido, nos obligan a pagar al chorbo de Aído, en un puesto tan kafkiano como esa mini-embajadita andaluza que han impuesto en Madrid. ¡Hay que tener poca vergüenza! Así es el socialismo patrio, una vergüenza nacional.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/9/10 18:50

    El primer anónimo, el casposo del plumero podía ofrecerse a sufragar él solito lo que nos cuesta mantener a los chikilicuatres del gobierno, desde los sindicatos y sus liberados a los que poco importan los parados hasta el churri de la Srta. Aído, a quien ha puesto su delegación andaluza, que no sirve absolutamente para nada (están copiando el modelo Roviretxe de abrir embajaditas por el mundo para colocar a sus amigos y queridos) teniéndole que pagar al tipo para que esté en compañía de esa experta en flamenco que considera no seres vivos no humanos a los fetos y cuyo grado de incultura ha quedado palmariamente demostrado nada más abrir la boca. Así que menos demagogia barata y menos rasgarse las vestiduras como hipócritas fariseos, y el que saca la boina a pasear que se ofrezca a pagar lo que nos esquilman a los demás contribuyentes para tener a Aído y sus conmilitones sonrientes y risueños. Que ya está bien.

    ResponderEliminar
  4. Oye, majete, ¿y el delegado de Galicia en Madrid, que cobra 57.000 euros anuales y reside en un palacete que le costó a la Xunta de Fraga 20 millones de euros, para qué sirve y con quién se acuesta, con tu hermana?

    ResponderEliminar
  5. Ah bueno, si uno del PP lo hace todos podemos.
    PD: y el insultito te lo metes donde te quepa, majetón.

    ResponderEliminar
  6. Ése es siempre el gran argumento de la desnortada progresía: "y tú más" y "el otro peor". Y si pueden ser zafios, groseros y chabacanos (como buenos consumidores de telebasura) mejor. Qué pena.

    ResponderEliminar
  7. http://www.youtube.com/watch?v=um0db0b-fJc

    ResponderEliminar
  8. que la Aído, y en general la casta sociata, se lo llevan como pueden es cierto. Que han arruinado más aún al país es cierto. Que son incapaces e inútiles por definición y que carecen de formación es cierto....PERO ¿Y los representantes del PP en Castilla y León, no son parecidos?¿no se dedican a enchafar a sus respectivas familias por todas partes?¿No copan los puestos de la administración de forma FAMILIAR?

    Animo al topillo a hacer un cuadro de gente emparentada en la administración. Me refiero a gente de niveles altos y sus familias.

    ¿A que no hay?

    ResponderEliminar
  9. Esta es la diferencia entre PSOE y PP. Mientras los primeros arruinan al país con el mayor descaro, los otros al menos saben crear empleo

    ResponderEliminar

Puedes opinar lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto, pero recuerda que uno es reo de sus palabras y dueño de sus silencios, así que tú mismo. Ah, y yo solo me hago responsable de lo mío, que ya es bastante.